LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


MÁS DE 2.000 INMIGRANTES HAN MUERTO ESTE AÑO EN EL MEDITERRÁNEO


Seguir a @PIRENAICADIGITA


MÁS DE 2.000 INMIGRANTES HAN MUERTO ESTE AÑO EN EL MEDITERRÁNEO

Agencias/Ginebra

La OIM califica de "inaceptables" las cifras y recuerda que muchas de las víctimas son personas que huyen de conflictos

Más de 2.000 personas han muerto ya este año en el Mediterráneo intentando llegar a Europa de forma irregular, una cifra "inaceptable", según ha afirmado este martes Itayi Virri, portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que ha hecho balance de los primeros siete meses del año.

En el 2014, 3.279 inmigrantes y solicitantes de asilo perecieron en el Mediterráneo, 1.607 de ellos entre enero y julio. Este año, ya han fallecido en este periodo más de 2.000 personas, según un recuento aproximado que pone de manifiesto el flujo migratorio masivo desde el norte de África.

La OIM asegura también que casi 188.000 personas han llegado a Europa desde el pasado enero, principalmente a Italia (97.000) y Grecia (90.500). Estos dos países continúan siendo el destino de la mayoría de inmigrantes si bien el balance de muertes entre quienes lo intentan es muy distinto en ambos casos. Así, mientras que se han producido 1.930 muertes en el intento de llegar a Italia, frente a 60 en el caso de Grecia.

EL CANAL DE SICILIA

La semana pasada, un total de 19 personas perdieron su vida en el canal de Sicilia. Hasta el puerto siciliano de Mesina llegaron el 29 de julio los cadáveres de 14 inmigrantes que formaban parte de un grupo de más de 450 personas rescatado en alta mar.

El director de la OIM, William Lacy Swing, ha considerado "inaceptable que, en el siglo XXI, personas que huyen de conflictos, persecuciones, miseria y degradación tengan que soportar experiencias tan terribles" que comienzan en sus países de origen y continúan durante su búsqueda de una vida mejor.

A pesar de las tragedias, la organización ha reconocido los esfuerzos de las fuerzas marítimas desplegadas en el Mediterráneo, gracias a las cuales continúan salvándose decenas de vidas prácticamente a diario.