LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LAS MUJERES TIENEN QUE TRABAJAR 67 DÍAS MÁS AL AÑO PARA GANAR EL MISMO SALARIO/HORA QUE UN HOMBRE


Seguir a @PIRENAICADIGITA


LAS MUJERES TIENEN QUE TRABAJAR 67 DÍAS MÁS AL AÑO PARA GANAR EL MISMO SALARIO/HORA QUE UN HOMBRE

nuevatribuna.es

Corresponde a una brecha salarial del 18 por ciento

Para la Comisión Europea desde el 2 de noviembre las mujeres europeas trabajan gratis

La brecha salarial entre hombres y mujeres se ha visto agravada en los últimos años como consecuencia de la crisis, las políticas de recortes y en España por los cambios legislativos introducidos por la regresiva reforma laboral del PP.

En Europa, de media, las mujeres ganan un 16,4% por hora menos que los hombres, esto se traduce en que desde el 2 de noviembre las mujeres en Europa dejan de percibir ingresos salariales por trabajar.

Las mujeres tienen una doble brecha en el mercado de trabajo en términos de salario:

- por una parte, tienen un salario por hora inferior al de los hombres

- por otra parte, hay más mujeres trabajando a tiempo parcial

La diferencia salarial refleja los diferentes patrones de trabajo de las mujeres; así, en aquellos países donde la tasa de empleo de las mujeres es baja, la diferencia salarial es inferior a la media.

Las diferencias salariales elevadas suelen darse en mercados altamente segregados o en los que existe una importante proporción de mujeres trabajando a tiempo parcial.

En los últimos años, la brecha salarial entre hombres y mujeres se ha visto agravada como consecuencia de la crisis, las políticas de recortes y en España por los cambios legislativos introducidos por la regresiva reforma laboral del PP.

Siguiendo los cálculos realizados por la Comisión Europea, los últimos datos disponibles para España (año 2013) confirman que las mujeres tienen que trabajar 67 días más al año para ganar el mismo salario/hora que un hombre, por realizar el mismo trabajo o trabajos de igual valor, que corresponde a una brecha salarial del 18%.

Atendiendo a los grupos de edad, la brecha aumenta entre los 45 y 60 años, es decir, tiene incidencia en una parte importante del tiempo de cotización, elemento fundamental para el cálculo de la protección social, principalmente la jubilación.

La menor renta salarial de las mujeres lleva asociada una mayor desprotección social en las situaciones de desempleo y, de cara al futuro, en las pensiones por jubilación que se traducen en un 40% menos que las de los hombres.

Para combatir esta situación de desigualdad y discriminación, es necesario luchar por un empleo de calidad, así como en incluir desde la negociación colectiva cláusulas de acción positiva para la promoción de las mujeres en las empresas, y en hacer cumplir la obligatoriedad de negociar planes y medidas de igualdad en las empresas.