LA PIRENAICA DIGITAL

CCOO PLANTEA REDUCCIONES DE JORNADA


BOLETÍN DE LUCHAS OBRERAS



Seguir a @PIRENAICADIGITA

CCOO PLANTEA REDUCCIONES DE JORNADA Y PREJUBILACIONES PARA EVITAR LOS DESPIDOS

El sindicato no descarta el ERE de extinción, aunque se agotarán todas las alternativas

El plazo para aprobar las nuevas medidas concluye el 31 de diciembre

CC.OO. ultima un nuevo paquete de medidas para ajustar aún más su estructura en la Comunidad Valenciana. Tras la conclusión, el pasado 30 de septiembre, del calendario de suspensiones de empleo que han afectado de forma rotatoria a los 190 trabajadores de la plantilla, el sindicato trabaja ya en nuevas fórmulas con el fin de reducir los costes. La comisión ejecutiva ha trasladado a sus trabajadores algunas de las líneas maestras: prejubilaciones, bajas incentivadas y novaciones de las jornadas. Con ello, se pretenden evitar los despidos. Aunque no se descartan.

No se repetirá, en cualquier caso, la fórmula del ERE temporal de empleo porque la comisión ejecutiva admite que el problema presupuestario es estructural, fruto del desplome de los ingresos y de las deudas que arrastra la Administración. «Sería alargar la agonía», reconoció ayer el secretario general de CCOO, Paco Molina.

El sindicato está inmerso ahora mismo en el análisis de la carga de trabajo que soporta cada departamento con el fin de determinar las necesidades de personal de cada uno de ellos. Se trata, en definitiva, de determinar qué áreas podrían afrontar un mayor número de reducciones de jornada sin que se resientan los servicios al ciudadano.

Por ahora, no se manejan cifras concretas de afectados, dado que se están acometiendo otras actuaciones de ahorro de costes a lo largo de toda la Comunidad Valenciana y se está a la espera de conocer su impacto. Como ya apuntó este diario, la central sindical está desarrollando un plan de cierre de locales en todo el territorio para adaptarse a la actual coyuntura. Hasta ahora ya se han clausurado alrededor de un 20%, lo que ha contribuido a la reducción de gastos.

«Las medidas sobre la plantilla serán siempre el último recurso. Si valoramos algo es a nuestra gente, que es lo mejor del sindicato», precisó Molina, que se ha dado tres meses de plazo para cerrar la aprobación de nuevas acciones de ajuste. El límite se sitúa en el cierre del ejercicio, el próximo 31 de diciembre. Aunque lo cierto es que todavía pueden producirse extinciones voluntarias y jubilaciones parciales, ya que el ERE en vigor, así lo contempla.

Desde el sindicato se reconoce, en cualquier caso, que el margen para ampliar el número de jubilaciones en un nuevo proceso colectivo es muy reducido. Prácticamente ya han salido todos aquellos empleados que, por edad, podrían acogerse a esta medida. Por tanto, el ahorro en el capítulo de personal tendrá que encauzarse a través de otras vías. Como la ya mencionada reducción de jornada o los recortes salariales. Los sindicalistas en nómina han contribuido hasta ahora mediante la fórmula de la reducción de sueldo. Y, si es necesario, se ampliará aún más dicho ajuste, adelantó el secretario general de CCOO. El principal objetivo es eludir una vez más el temido ERE de extinción. Aunque Molina admitió que esta opción no puede descartarse todavía: «Si llega el momento trataremos de explicarlo».