LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LA CRISIS HA AGRAVADO LA SITUACIÓN DE JUZGADOS QUE LLEVAN AÑOS COLAPSADOS


Seguir a @PIRENAICADIGITA


LA CRISIS HA AGRAVADO LA SITUACIÓN DE JUZGADOS QUE LLEVAN AÑOS COLAPSADOS

Belén Rodríguez - Ciudad Real - lanzadigital.com

Los juzgados de lo Social de Ciudad Real no notan la supuesta recuperación económica

La supuesta reactivación económica de la que habla el Gobierno aferrándose a los datos macroeconómicos ni se la ve ni se la intuye por los juzgados de lo Social de Ciudad Real, colapsados, “como todos”, apostilla la juez titular del número 3 y decana de Ciudad Real, Isabel Serrano, obligados a posponer los asuntos no urgentes (lo que no son despidos) “para verlos en año y medio o dos años”, y funcionado con niveles de pendencia que ni el juzgado de refuerzo “sin el que sería imposible ir tirando”, puede solventar.

“Es muy duro y muy agobiante trabajar en lo Social”, reconoce Serrano, juez desde hace unos treinta años, la mitad de ellos como titular de un juzgado de lo Social. “Siempre ha sido una materia muy sensible, el primer frente cuando llegan las crisis”, dice, pero si a todas esas personas que llegan con problemas tan serios como que no tienen trabajo, no pueden percibir prestaciones o están incapacitados para trabajar y la Seguridad Social no lo ve así y pleitean, no se les da da una respuesta judicial rápida, más todavía”. Y es lo que está pasando desde hace al menos cinco años en Ciudad Real.

“Cuando empecé en el año 2000 como titular de Social 3, había todo tipo de procedimientos; lo normal es que no siempre haya acuerdos, pero era una situación asumible, que  podíamos llevar y dar una respuesta en tres o cuatro meses, lo normal para cumplir plazos etc. Ahora eso es imposible, sólo respondemos en esos tiempos a lo más urgente, los despidos, que siguen entrando muchísimos”, resume la juez.

“Es verdad que a finales del año pasado entraron algo menos de demandas de despido, pero yo tengo serias dudas de que esto esté encarrilado para que el empleo que se genere sea estable. Yo no hago más que ver empresas en situación de crisis, que han presentado concursos y con los trabajadores en la calle, o empresas que por los motivos que sean dejan de pagar a sus trabajadores que lo hacen un tiempo sin percibir salario”.

Los datos del Servicio Común General de los juzgados de la capital reflejan que en el 2014 el número de demandas que se presentaron en lo Social fue de 3.156, de las que un 23,5% ha correspondido a demandas  sobre extinción de relación laboral (despido), mientras que a fecha 30 de julio el número de demandas que se han presentado ha sido de 1.804, un 20,8 % de ellas despidos.

“Es verdad que supone a mediados de año un 2,7% menos, pero no es un dato muy relevante, porque en los meses de verano suele haber mas contratación temporal, que se extingue al llegar octubre, extinciones que suelen terminar en los juzgados”, indica la experimentada Serrano, que cree que, salvo sorpresa, el año 2015 terminará con un número muy parecido de asuntos.

A la juez le “come la moral” especialmente el hecho de tener que enjuiciar lo que no son despidos “pero también muy importante”, un año y medio o dos años después. Y pone un ejemplo: una incapacidad laboral, “puede ser que un trabajador tenga una patología que le incapacite para acceder  a su trabajo actual o al que pueda conseguir en el futuro.

La Seguridad Social no lo ve y decide acudir a nosotros para emitamos una sentencia. Yo y el resto de mis compañeros de lo Social no lo podremos atender ahora mismo hasta 2017, porque mi prioridad son los despidos. Como lo normal es que alguien que tenga una patología no mejore, cuando llegue a mí y examine los informes ya no tendrá ningún sentido mi decisión, damos una solución que no es solución, y eso no se debería permitir”, agrega. Serrano también se queja la escasez de medios técnicos y de su mala calidad, “por  mucho queramos multiplicarnos es imposible”.

Un juzgado comarcal de violencia

En su calidad de decana (el año pasado fue refrendada en por el voto de jueces unipersonales de Ciudad Real), Isabel Serrano vuelve a insistir en la necesidad de que Ciudad Real cuente con al menos un juzgado exclusivo de violencia de género, de ámbito comarcal, que agrupe un par de partidos judiciales, como podrían ser Ciudad Real, Almagro y Daimiel, y así dar una respuesta más especializada a uno de los mayores problemas de conflictividad social, al tiempo que se descongestiona el resto de juzgados mixtos para sobrellevar mejor el día a día de todo tipo de asuntos.

La reivindicación se viene planteando desde que se aprobó la Ley Integral de Violencia de Género, un hito del que el año pasado se cumplieron diez años, que ha cambiado la forma de abordar las denuncias de violencia machista, pero no mucho el panorama judicial. Aquí en Ciudad Real existe un juzgado, el 5, semiespecializado en violencia contra la mujer, que ve todos los asuntos del partido judicial, pero que también hace guardias y se tiene que repartir el resto de asuntos con el resto de los siete juzgados de la capital, aunque no al mismo nivel de reparto que el resto. “Lo que seguimos haciendo es repartir miseria, esto se debe cambiar”.