LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


EL DÉFICIT DE LA SEGURIDAD SOCIAL CRECIÓ A CASI 17.000 MILLONES, 3.000 MILLONES MÁS QUE EN 2014


Seguir a @PIRENAICADIGITA


EL DÉFICIT DE LA SEGURIDAD SOCIAL CRECIÓ A CASI 17.000 MILLONES, 3.000 MILLONES MÁS QUE EN 2014

Francisco Núñez - elmundo.es

La Seguridad Social sufre un desfase de 9.341 millones en 2015

Registró su peor resultados histórico

El Gobierno recaudó un 8,5% menos de lo previsto para 2015

En 2015, el mejor año para la economía en la crisis, con un crecimiento del PIB del 3,2%, y para el empleo, 533.186 ocupados más que en el ejercicio anterior, la Seguridad Social registró su peor resultado histórico.

Este año electoral fue también el peor ejercicio en presupuestación ya que el Gobierno hizo lo mismo que critica de las comunidades autónomas. Hinchó la previsión de ingresos e infraponderó también la de gastos.

En concreto, presupuestó unos ingresos por cotizaciones de 109.833 millones y sólo alcanzó 100.492 millones. Es decir, se produjo un desfase de 9.341 millones, el triple del año anterior. Lo que supone que recaudó un 8,5% menos de lo previsto. Nunca se había producido un desfase tan elevado a pesar de que en el cuadro macroeconómico con que elaboró los cálculos de ingresos preveía un crecimiento del empleo en términos de contabilidad nacional (a jornada completa) del 1,4% y acabó en el 3%.

En todo caso, esa recaudación podría ser aún inferior, ya que la Seguridad Social la calcula según los derechos devengados de futuros cobros y no sobre los ingresos netos efectivos. Es decir, lo habitual es que baje, ya que muchas empresas tienden a desaparecer cuando tienen deudas pendientes y los activos que dejan no cubren el pufo.

Según las cifras oficiales, la Seguridad Social ingresó un 1,30% más por cotizaciones en este año frente a una previsión del 6,8%. Es decir, las cotizaciones crecieron casi tres veces menos que la economía y que el modesto aumento del gasto en pensiones (3,38%), como consecuencia de la exigua revalorización y los efectos de la reforma del sistema.

¿Por qué se produce este desfase en los ingresos por cotizaciones a pesar del alza del empleo y del PIB?

Los partidos políticos en la oposición cuestionaron a Montoro "el engaño" presupuestario del Gobierno. Por ejemplo, el diputado de Ciudadanos, Francisco de la Torre, señaló que sería "más recomendable encargar estas previsiones de ingresos a Antoñita La Fantástica". Los diputados achacaron este desfase a "la deriva de las decisiones políticas, como la reforma laboral, que crea empleo precario, barato y temporal". Lo cierto es que la reducción de sueldos, la excesiva rotación laboral y la desinflación están reduciendo las bases reguladoras y hunden todas las expectativas para aumentar los ingresos.

Todo ello provocó que, según los datos de liquidación presupuestaria, el déficit de la caja de las pensiones alcanzara los 16.708 millones, 3.000 millones más que el año pasado. Lo que supone el 1,55% del PIB frente al 1,30% del año anterior (13.762 millones). Sin embargo, en contabilidad nacional, que hace una estimación de las cotizaciones que realmente cobrará el sistema de derechos reconocidos, así como del efecto de las bonificaciones a la contratación, el resultado es aún peor. Al ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, le sale que el 'agujero' de la caja de las pensiones llegó al 1,71% (casi 18.400 millones) frente al 1,44% del ejercicio anterior (unos 15.000 millones).

Esta situación se repite en los Presupuestos de 2016. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha advertido los mismos errores presupuestarios en 2016 y señala la imposibilidad de lograr bajar el déficit al 0,3% previsto.

El Gobierno estima para este año un crecimiento de ingresos de las cotizaciones imposible del 16,7% sobre los ingresos cerrados en 2015. La AIReF apuesta, como mucho, un 3%, ya que, por ejemplo, en este año la exención de cotizar por los primeros 500 euros en los nuevos contratos indefinidos detraerá unos 2.000 millones en los ingresos. Y, desde el lado del gasto, se suma la decisión del Gobierno de cargar a la caja de las pensiones el nuevo complemento para las mujeres con dos o más hijos.

Todo esto se produce cuando el Fondo de Reserva, que aún tendrá que financiar el déficit de 2015, sólo llega a los 32.500 millones (la mitad que en 2012).

Además, la Seguridad Social aún mantiene una deuda histórica con el Estado (préstamos), que sigue aplazándose, de 17.197 millones.

Mientras, el Gobierno ha decidido adormecer, a pesar de que estaba prevista su entrada efectiva en mayo de 2015, la liquidación de las cuotas a las empresas desde la propia Seguridad Social eliminando la autoliquidación. Con este cambio, se preveían unos ingresos de 2.800 millones. Según los sindicatos, el Ejecutivo no se ha atrevido a su puesta en marcha en este año electoral, porque podría afectar inicialmente al empleo ya que las liquidaciones salen más gravosas a las empresas.

El Gobierno, que es responsable de propiciar el equilibrio de las cuentas públicas, es consciente por primera vez de que las cotizaciones ya no dan más de síy de que no son capaces de financiar el sistema público. Por ello, Montoro ha introducido en los Presupuestos de 2016 el compromiso para que se aborde en la Comisión del Pacto de Toledo "proyecciones de finanzas para la Seguridad Social con novedades en la parte de las pensiones no contributivas". Se trata de que las pensiones de viudedad (21.000 millones) y orfandad (2.000 millones) corran a cargo progresivamente del Estado. Es decir, se pagarán con la caja de los impuestos de todos los ciudadanos. Con esto se aliviarán las cargas de caja de las pensiones. Pero, una nueva convocatoria electoral retrasará esta decisión.