LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LOS DESPIDOS COLECTIVOS Y EL PAPEL DE LOS JUECES EN ESPAÑA


Seguir a @PIRENAICADIGITA


LOS DESPIDOS COLECTIVOS Y EL PAPEL DE LOS JUECES EN ESPAÑA

Luis Sosa Martell. Abogado Laboralista. Madrid

El 13-5-2015 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictó una sentencia muy importante. En resumen, dictaminó que la definición española de “despido colectivo” (antiguos EREs) es contraria al Derecho Comunitario.

En España se considera despido colectivo cuando, en un periodo de 90 días, se despida a:

a) 10 trabajadores, en las empresas que ocupen menos de 100 trabajadores.

b) El 10% del número de trabajadores de la empresa en aquéllas que ocupen entre 100 y 300 trabajadores.

c) 30 trabajadores en las empresas que ocupen más de 300 trabajadores.

Estos despidos deben ser por causas objetivas, por lo que no computarían a estos efectos los despidos disciplinarios, así como tampoco las extinciones de contratos temporales.

Pues bien, resulta que el Estatuto de los Trabajadores español tiene como referencia a la plantilla total de la empresa, pero lo que viene a decir la sentencia del TJUE es que no debe ser la empresa, sino el centro de trabajo lo que debe tomarse en consideración.

Ejemplo:

- Si una empresa de 200 trabajadores despide a 20, estaría en el supuesto b) anteriormente descrito, ya que esto supone un 10% de su plantilla.

- Pero si otra empresa que supongamos, tiene un centro de trabajo X con 120 trabajadores y 80 trabajadores en el centro Y, despidiese a 10 empleados del centro Y, no estaría incurriendo en despido colectivo, ya que 10 empleados de 200 totales no llegan al 10% exigido por la Ley.

Pero según el TJUE sí debería ser un despido colectivo, ya que, al tomarse como referencia el centro de trabajo, 10 trabajadores del centro Y supone que estamos en el supuesto a) “10 trabajadores en los centros de trabajo que ocupen menos de 100 trabajadores”.

¿Y qué supone que un despido sea colectivo en vez de individual?

Pues que deben seguirse los trámites del artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores y del Real Decreto 1483/2012, sobre Procedimientos de Despedido Colectivo, Suspensión de Contratos y Reducción de Jornada.

Estos trámites suponen abrir un periodo de consultas con los representantes de los trabajadores y aportar información sobre la empresa que justifique dicho despido colectivo.

De no seguirse correctamente este procedimiento, un Juzgado, ante las demandas de los sindicatos o de los propios trabajadores, podría declarar nulo los despidos, lo que conllevaría la obligatoria reincorporación de todos los trabajadores despedidos con los salarios de tramitación (todos los salarios que no han percibido desde que se produjo el despido hasta la sentencia).

Entonces, ¿modificará el Legislativo el Estatuto de los Trabajadores?

Lamentablemente no. Ya la Secretaria de Estado del Ministerio de Empleo, Engracia Hildago, dijo el mismo día, según una noticia de Europa Press, que la sentencia del TJUE de 13 de mayo no iba a afectar a la Reforma Laboral de 2012.

A mi parecer, es obvio y hasta obligatorio que el Poder Legislativo debería tramitar ya una reforma del Estatuto de los Trabajadores para adaptarse a la Directiva 98/59/CE sobre Despidos Colectivos, ya que ha quedado patente que el legislador español no ha sabido interpretarla, a raíz de esta Sentencia del TJUE.

De no ser así, se estaría vulnerando el Derecho Europeo y se estará causando un grave perjuicio a los trabajadores españoles, que deberán acudir al Tribunal Europeo para ver satisfechos sus derechos.

Por lo tanto, es urgente una modificación de la legislación laboral española.

¿Y qué harán los jueces españoles?

Los jueces ya han actuado. Recientemente, concretamente el 21 de mayo, ya se ha dictado una sentencia por el TSJ del País Vasco declarando nulo un despido colectivo usando como argumento la sentencia del TJUE del 13 de mayo.

En dicha sentencia, tal y como explica el profesor Don Eduardo Rojo Torrecilla, Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la Universidad Autónoma de Barcelona, se consideró como punto de referencia para el despido colectivo el centro de trabajo y no la plantilla total de la empresa, y por lo tanto, un despido de 12 trabajadores en un centro de trabajo de 77 trabajadores se consideró despido colectivo, aún cuando la empresa tenía una plantilla total de 3100 empleados.

 Recordemos que aproximadamente un 50% de los despidos colectivos son declarados nulos en los Tribunales, la mayoría por defectos formales en el procedimiento, lo que deja entrever la poca o nula información de las empresas (o falta de interés, en algunos casos) sobre la normativa laboral.

Por esto se puede afirmar que los Jueces de lo Social tienen ahora un papel muy importante, ya que tienen fundamentos jurídicos para seguir declarando nulos muchos despidos colectivos, y deben hacerlo, ante la falta de diligencia del Parlamento español con respecto a modificar la normativa.