LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


EL DRAMA DE LOS PARADOS MAYORES DE 45 AÑOS



Seguir a @PIRENAICADIGITA

EL DRAMA DE LOS PARADOS MAYORES DE 45 AÑOS

Rafael Simancas - Sistema Digital

Resulta especialmente deplorable la política adoptada por el Gobierno del PP durante esta legislatura hacia las personas mayores en paro o en riesgo de desempleo

A menudo se focaliza el debate sobre las consecuencias del paro en los más jóvenes, y ciertamente resulta gravísimo que más de la mitad de los menores de treinta años no encuentre un empleo, o que la mayor parte de los empleados jóvenes padezcan unas condiciones laborales precarias en extremo. Las vocaciones frustradas, los proyectos vitales limitados y la emigración forzosa son fenómenos que expulsan a las nuevas generaciones del sistema socio-económico y que no dicen nada bueno respecto al futuro que nos espera.

No obstante, el drama de las personas mayores que acaban fuera del mercado de trabajo es terrible también. Se trata, además, de personas que a menudo tienen cargas familiares, que han vivido dignamente como clase media o clase trabajadora, y que de pronto son arrojadas de forma directa a la pobreza y la exclusión social.

Los datos son determinantes. A partir de los 30 años, el riesgo de desempleo crece con la edad, de tal manera que el paro entre los mayores de 55 años ha aumentado durante los tres últimos años un 61%, cuatro veces más que el paro entre la población general en España. Además, cuando estas personas caen en el paro, tienen más dificultades que los demás para volver a emplearse. De hecho, entre los españoles que permanecen más de 24 meses en el paro, el 67% son mayores de 45 años.

Por eso resulta especialmente deplorable la política adoptada por el Gobierno del PP durante esta legislatura hacia las personas mayores en paro o en riesgo de desempleo. No es que les hayan perjudicado. Es que se han empleado con saña contra ellos, para promover el beneficio fácil entre algunos empresarios, y para ahorrar algo de dinero público allí donde ahorrar dinero público es una indecencia.

En un decreto de julio de 2013 facilitaron el despido de los mayores de 50 años. En la legislación anterior, el empresario con beneficios que incluía mayores de 50 años en un Expediente de Regulación de Empleo estaba obligado a tributar en el Tesoro Público. A partir de esta norma, despedir mayores resulta gratis siempre y cuando la proporción de mayores despedidos sea menor que la de mayores no despedidos.

En ese mismo decreto, el Gobierno eliminó las bonificaciones a las empresas para el mantenimiento del empleo a mayores de 60 años, así como las ayudas a las empresas que contrataran mayores de 52. Un año antes, en otro decreto suprimieron directamente el subsidio de subsistencia para los parados mayores de 45 años, retrasaron la percepción del subsidio de los mayores de 52 hasta los 55, y pasaron la jubilación no voluntaria de los 61 a los 63 años.

No contentos aún, han rebajado las cotizaciones a la Seguridad Social para los mayores en paro y han decidido contabilizar a la baja las llamadas lagunas de cotización. El resultado es que cuando estas personas llegan a la jubilación, sus prestaciones se reducen drásticamente, aunque tengan cargas familiares que atender.

En el Parlamento hemos intentado que el Gobierno rectificara. Hemos presentado iniciativas para que se dediquen a las personas mayores estrategias específicas, con formación, orientación e incentivos económicos para su contratación. Hemos pedido una moratoria en los despidos por causas económicas, con ayudas a las empresas que opten por reducir jornada antes que por despedir mayores. Reclamamos recuperar los subsidios para mayores de 45 y de 52 años. Y Pedro Sánchez lanzó la iniciativa de una prestación permanente para parados de larga duración con cargas familiares.

Todo ha sido inútil. El PP ha rechazado una iniciativa tras otra. Y cabe preguntarse si lo hacen porque no se creen la recuperación que pregonan, porque son tan crueles como para rebajar impuestos a las rentas altas mientras niegan 400 euros a los más débiles, o sencillamente porque el gurú Arriola les ha dicho que sacudir a los mayores no tiene coste electoral.

Deberían rectificar por justicia. Pero debieran hacerlo también por eficiencia económica. Porque no habrá recuperación ni sostenibilidad para este modelo económico mientras muchos de los más jóvenes deban emigrar para sobrevivir, y buena parte de los más mayores acaben abandonados a la indigencia.