LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LOS EMPLEADOS CON DISCAPACIDAD COBRAN CASI UN 16% MENOS


SUBCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS DE LA PIRENAICA, ENVIANDO TU DIRECCIÓN DE CORREO -->

Seguir a @PIRENAICADIGITA


LOS EMPLEADOS CON DISCAPACIDAD COBRAN CASI UN 16% MENOS

Europa Press

Un trabajador discapacitado cobra 19.569 euros anuales, frente a los 23.208 euros de los trabajadores sin discapacidad.

El salario medio bruto anual de las personas con discapacidad ascendió a 19.569 euros en 2015, un 2,9% más que el año anterior, aunque continúa siendo sensiblemente inferior (un 15,7%) al de los trabajadores sin discapacidad, que alcanzó en ese año los 23.208 euros, según la explotación de la Encuesta Anual de Estructura Salarial 2015 y de la Base Estatal de Personas con Discapacidad, publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por sexo, el salario de las mujeres con discapacidad fue de 17.778 euros de media por trabajadora y año, mientras que para los hombres fue de 20.835 euros. El salario de las mujeres fue, por tanto, un 14,7% inferior al de los varones, diferencia menor que en el caso de la población sin discapacidad (23,1% más bajo).

El INE indica que además se detectaron menos desigualdades salariales entre la población femenina con y sin discapacidad (el salario de las primeras fue un 11,6% menor que el de las segundas), que en el caso de los hombres, cuyo salario fue un 20,4% inferior al de los empleados sin discapacidad.

Salario medio de las personas con discapacidad ->

http://www.porcentual.es/backoffice/widget.html#/charts/ie7Q0qHuRZuqOwpGufSqZA/widget

Los datos constatan que, a medida que aumenta la edad, las diferencias salariales disminuyen, aunque en ningún caso la ratio salarial llega a superar el 82%. Es decir, el salario de las personas con discapacidad para ningún grupo de edad distó menos del 18% del de las personas sin discapacidad.

Sobre al tipo de jornada, el estudio señala que en 2015 se observaron menos diferencias salariales entre personas con y sin discapacidad en los contratos a tiempo parcial, para los cuales la ratio salarial se situó en el 94,6%. Por tipo de contrato la ratio resultó similar, tanto para el contrato indefinido como para el de duración determinada (85,5% y 84,6%, respectivamente).

"La ocupación de los trabajadores es la variable más ilustrativa de la situación laboral de las personas con discapacidad", destaca el INE, que señala que en 2015, en ningún grupo de ocupación las personas con discapacidad superaron el salario bruto de la población sin discapacidad.

Menos diferencias en los puestos altos

El colectivo con discapacidad en puestos de ocupación altos (directores y gerentes; técnicos y profesionales científicos, o técnicos intelectuales) redujeron sus diferencias salariales respecto a las personas sin discapacidad en los mismos puestos, pues la ratio salarial aumentó respecto a 2014, situándose en el 92,8%.

Por el contrario, en puestos de ocupación medios (empleados, artesanos y trabajadores cualificados) y en puestos de ocupación bajos (operadores y trabajadores no cualificados) las personas con discapacidad aumentaron la brecha salarial respecto a 2014, reduciéndose la ratio salarial al 95,9% y 83,1%, respectivamente.

Las mayores discrepancias salariales se deben al tipo de la discapacidad. Así, las ganancias más elevadas correspondieron en 2015 a personas con discapacidad sensorial, seguidas de personas con discapacidad física y otras, con salarios que superaron al salario medio de las personas con discapacidad en un 7,5% y un 5,2%, respectivamente.

En el extremo opuesto, los trabajadores con discapacidad intelectual y mental percibieron los salarios más bajos (12.353 y 15.699 euros anuales, respectivamente), con salarios inferiores a la media anual del colectivo con discapacidad en un 36,9% y un 19,8%, respectivamente.

Además, según los datos del INE, el colectivo de empleados con discapacidad presentaron una tasa de actividad del 33,9%, más de 44 puntos porcentuales inferior a la de la población sin discapacidad; la tasa de ocupación fue del 23,4%, menos de la mitad que en el caso de las personas sin discapacidad, y la tasa de paro fue del 31%, superior en 9 puntos a la de la población sin discapacidad.