LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LOS EMPLEADOS PÚBLICOS HAN PERDIDO UN 33,1% DE PODER ADQUISITIVO ENTRE 1991 Y 2014



LOS EMPLEADOS PÚBLICOS HAN PERDIDO UN 33,1% DE PODER ADQUISITIVO ENTRE 1991 Y 2014, SEGÚN USO

Madrid (Europa Press)

Los empleados públicos, que en 2015 verán su salario congelado por quinto año consecutivo, han perdido un 33,14% de poder adquisitivo entre 1991 y 2014, según un informe difundido por Unión Sindical Obrera (USO), en el que se analiza la diferencia entre el IPC real de estos años y la evolución de las retribuciones del colectivo.

Además, el sindicato subraya que los salarios de los empleados públicos se han reducido una media del 11,5% en los últimos cinco años y cuantifica en un -28,3% la diferencia de la evolución salarial del sector público respecto al sector privado.

Para el secretario general de la Federación de Empleados Públicos de USO, Luis Deleito, la congelación de las retribuciones para el año 2015 "viene a confirmar de nuevo que los empleados públicos son los pagadores de la mala situación económica, provocada por otros".

"Los empleados y empleadas públicas no somos culpables de la crisis, pero la pagamos y lo más llamativo es que nunca, en época de bonanza, hemos tenido ninguna compensación", ha denunciado Deleito, que ha criticado también que se quiera "vender" a la sociedad que el Gobierno ha actuado "generosamente" al devolver al colectivo un 25% de la paga extraordinaria suprimida en 2012.

En este sentido, recuerda que hay "miles" de sentencias y otras pendientes del fallo del Tribunal Constitucional que establecen que el Gobierno y las Administraciones Públicas "confiscaron" parte de la paga extra que ya había sido devengada.

"Esto supone que aceptan pagar los famosos 44 días que se les iba a obligar a devolver por sentencia judicial, pero siguen reteniendo el resto a pesar de sus repetidas manifestaciones de que se suspendía temporalmente la paga extra y que se devolvería en 2015", argumenta.

El sindicato exige el pago total de la paga extra de 2012 y "la devolución de los derechos laborales suprimidos" en los últimos años a los empleados públicos.