LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


EMPLEO BLINDA LA JUBILACIÓN A LOS 61 AÑOS



EMPLEO BLINDA LA JUBILACIÓN A LOS 61 AÑOS EN 2.400 EMPRESAS GALLEGAS

Gabriel Lemos - lavozdegalicia.es

Respeta los acuerdos colectivos, resoluciones concursales y ERE

El cambio de criterio aplicado por la Seguridad Social, que impide ahora a miles de parados mayores de 55 años jubilarse a los 61 en caso de que hayan suscrito convenios especiales por los que siguen cotizando por su cuenta para su pensión, no afectará a los trabajadores de 30.845 empresas que han blindado el acceso de sus plantillas a la jubilación anticipada o parcial en las condiciones más ventajosas previas a las últimas reformas del sistema de pensiones.

Se trata de firmas que cuentan con un acuerdo expresamente recogido en su convenio colectivo para tal fin (la mayoría) o aquellas que habían pactado un expediente de regulación de empleo o en las que se habían acordado despidos en el marco de un concurso de acreedores con anterioridad a abril del 2013.

En estos casos, y siempre que las respectivas resoluciones se comunicasen en tiempo y forma a la Seguridad Social, se habilitaba un período transitorio hasta el 31-12-2018 para que los trabajadores afectados por estas medidas puedan seguir jubilándose a los 61 con un mínimo de 30 años cotizados y con unos coeficientes reductores más benévolos que los fijados en la nueva normativa.

El Ministerio de Empleo acaba de hacer pública la relación de empresas acogidas a este período transitorio, en la que aparecen 2.388 firmas gallegas -aunque la cifra real es ligeramente inferior, ya que hay casos en los que la misma compañía aparece en diferentes provincias en las que tiene centros de trabajo-. Entre ellas se incluyen también numerosas administraciones públicas, como las diferentes consellerías de la Xunta, partidos políticos y oenegés. Por provincias, Pontevedra es la que tiene más empresas en esta relación, un total de 955, frente a las 859 de A Coruña, las 338 de Lugo o las 236 de Ourense.

Mejores condiciones

Aunque aparecer en este listado no significa que todos los trabajadores en edad de hacerlo puedan retirarse anticipadamente -la solicitud es voluntaria y debe ser consensuada con la empresa-, las ventajas de aparecer en esta relación son evidentes, tanto para las empresas como para los trabajadores. En el caso de estos, no solo se trata de poder seguir retirándose a los 61, sino que las condiciones de la jubilación parcial, por ejemplo, son más favorables.

Así, la reducción de jornada puede llegar hasta el 85 %, cuando con la nueva normativa no podría pasar del 75 % en el mejor de los supuestos. Para la empresa, una de las ventajas es que, en el período de disfrute de la jubilación parcial (hasta que el trabajador llegue a la edad legal de retiro) solo tendrá que abonar el porcentaje de su base de cotización correspondiente a la jornada que realmente desempeña en la empresa (que puede ser de un 15 %), mientras que con la norma actual este año tendría que hacer frente al 55 % de la cuota.

Doble rasero

Frente a las críticas de afectados y sindicatos por la doble vara de medir que se aplica a los trabajadores a los que su empresa les planifica la jubilación respecto de aquellos que fueron despedidos y siguieron cotizando por su cuenta, desde el Ministerio de Empleo explican que este régimen transitorio busca respetar las condiciones de jubilación que, en caso de afectados por un ERE, había en el momento en que este se firmó, aunque el despido sea posterior.

Insisten, además, en que van a revisar caso por caso las solicitudes de los parados mayores de 55 que suscribieron convenios especiales -a los que en una nueva interpretación de la ley, que no ha cambiado, se les niega ahora el acceso al retiro a los 61- y recuerdan que si estos no están cotizando y cobran subsidios sí podrán jubilarse anticipadamente a esa edad.