LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LOS NI-NI Y LA ALTA TEMPORALIDAD, LASTRES DEL MERCADO LABORAL ESPAÑOL, SEGÚN LA OCDE


Seguir a @PIRENAICADIGITA


SEGÚN LA OCDE LOS NI-NI Y LA ALTA TEMPORALIDAD, LASTRES DEL MERCADO LABORAL ESPAÑOL

EFE

Más de un tercio de los jóvenes españoles que no tienen empleo y no se están formando viven en hogares en los que ningún familiar trabaja

La OCDE ha hecho público este jueves su Informe de Perspectivas de Empleo 2016, en el que España sale bien parada en ciertos aspectos y golpeada en otros. Así, mientras el mercado laboral ha mejorado “de manera continua durante los últimos dos años”, la mayoría de nuevos contratos son temporales y se necesitan más reformas para reducir la segmentación.

El mercado laboral español, uno de los que peor evolución demostró en la crisis económica y que aún registra la segunda mayor tasa de paro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con un 20,1% en abril, será el segundo con mejor evolución del empleo entre los 34 países del bloque durante 2016, lo que ha llevado a la institución internacional a revisar a la baja sus pronósticos de paro para España este año y el siguiente.

A pesar de esta mejoría del mercado laboral español, la tasa de paro del país aún se mantendrá durante el escenario previsto muy por encima del 8,6% del cuarto trimestre de 2007, mientras que el nivel de ocupación continuará por debajo de la tasa de empleo del 59,8% previa a la crisis, con un 52,7% a finales de este año y del 54,1% el siguiente.

De hecho, según la OCDE la brecha de 5,7 puntos porcentuales en España prevista para 2017 en comparación a la situación del empleo anterior de la crisis es la segunda mayor entre los 34 países de la organización, sólo por detrás de Grecia, que al cierre del próximo año aún mantendrá una tasa de empleo 6,9 puntos porcentuales por debajo de la existente a finales de 2007. “Una recuperación total de empleo sigue estando ciertamente lejos (en estos países) y existe el riesgo de que no se consiga antes de que se produzca una nueva recesión”, advirtió el director de la OCDE de Asuntos Sociales, Empleo y Trabajo, Stefano Scarpetta.

Una de las claves del actual panorama español en cuanto a empleo es la reforma laboral de 2012, que “no generó ningún efecto negativo a corto plazo” pese a ser implementada en el momento más agudo de la crisis, según se lee en el informe. De hecho, ha ayudado a abordar la “profundamente arraigada segmentación” del mercado español mejorando los incentivos para la contratación permanente. Los análisis del organismo sugieren que la reforma incrementó en un 45% la proporción de contratos indefinidos dentro del total de nuevas contrataciones.

Sin embargo, la gran mayoría de nuevos empleos aún son temporales, por lo que el organismo cree que una serie de “reformas adicionales” podría reducir la brecha en los costos de extinción que existe entre contratos indefinidos y temporales.

Alta temporalidad

En total, uno de cada cuatro puestos de trabajo en España sigue siendo con contrato temporal, por debajo de los niveles de 2007 (cuando se situaba por encima del 30%), pero también por debajo de la media OCDE, que está en el 11%. Asimismo, la tasa de ocupación se situaba en el 51,3% en el último trimestre del año, por debajo del 60% precrisis.

En cuanto al paro, la OCDE estima que para el último trimestre de 2017 la tasa se habrá reducido ya por debajo del 21% actual hasta en torno al 17,5%. El informe vuelve a alertar sobre la situación de los parados de larga duración (aquellos que llevan sin trabajar un año o más) y que en España suponen más de la mitad de los desempleados, muy por encima del promedio OCDE del 34%.

El problema de los ni-ni

La OCDE también subraya los riesgos para el colectivo ni-ni, aquellos de entre 15 y 29 años que ni estudian ni trabajan y que suponen en España el 12,9 % de todos los jóvenes, uno de los niveles más altos de la OCDE, cuya media está ligeramente por encima del 5%.

Esa proporción de jóvenes con dicho perfil está además 3,4 puntos porcentuales por encima del nivel precrisis. Además, al igual que sucede también en países como México o Turquía, más del 50% de los ni-ni en España no terminaron la educación secundaria.

A esto se añade el que más de un tercio de los jóvenes españoles que no tienen empleo y no se están formando viven en hogares en los que ningún familiar trabaja. En este sentido, la OCDE pide para ellos “políticas efectivas” que los reconecte con el mercado laboral y evite que caigan en la pobreza y la marginación.