LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


EL MODELO DE CREACIÓN DE EMPLEO PONE EN PELIGRO LAS PENSIONES


Seguir a @PIRENAICADIGITA


EL MODELO DE CREACIÓN DE EMPLEO PONE EN PELIGRO LAS PENSIONES

Vicente Clavero - publico.es

La recaudación media por cotizaciones sociales lleva dos años bajando debido a la caída de los salarios, las bonificaciones a la contratación y el aumento del trabajo por horas.

Los últimos datos conocidos sobre la recaudación de la Seguridad Social, correspondientes al primer semestre de 2015, revelan que los ingresos por cotizaciones están creciendo muy por debajo de lo que lo hace el empleo, con grave riesgo para el equilibrio del sistema, que lleva 3 años exprimiendo el Fondo de Reserva (más conocido como la hucha de las pensiones) para estar en condiciones de atender puntualmente todos sus pagos.

Entre enero y junio, el número medio de afiliados a la Seguridad Social fue de 16.927.722, con un incremento del 3,2% frente a los 16.404.270 contabilizados en el primer semestre de 2014.

Sin embargo, la recaudación creció en el mismo periodo apenas un 0,8%, al pasar de 49.601,63 a 49.982,24 millones de euros.

Como consecuencia de ello, la cotización media, que en la primera mitad de 2014 había sido de 3.023 euros, bajó este año a 2.952 euros.

La caída de la cotización media resulta todavía mayor si se toma como referencia el primer semestre de 2013, cuando alcanzó los 3.039 euros. La Seguridad Social obtuvo entonces 49.389 millones gracias a las cuotas obligatorias que recaen sobre empresarios y trabajadores; es decir, sólo 1,1% menos que entre enero y junio de 2015. Y eso a pesar de que la diferencia en el número de afiliados entre un momento y otro fue del 4,2%.

Espejismo estadístico

El desfase entre el ritmo de creación de empleo y el de la recaudación de la Seguridad Social obedece a razones como:

- la caída de los salarios

- el aumento de las bonificaciones a la contratación

- muy especialmente, al recurso masivo de las empresas al trabajo por horas.

Este último fenómeno propicia que dos medias jornadas se reflejen en las estadísticas como dos empleos, pero en realidad coticen prácticamente como uno solo de 40 horas semanales.

No se trata, además, de un fenómeno aislado, sino cada vez más extendido, según puede deducirse de los datos que facilita la propia Administración. Así, por ejemplo, la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2015 cifra en 17.454.800 el número de ocupados, lo que supone medio millón más que entre enero y marzo de 2014. En cambio, el aumento de las horas de trabajo equivalió en ese periodo a sólo 310.000 jornadas completas.

Con el modelo actual de creación de empleo de baja calidad por el que ha apostado el Gobierno, nada tiene de particular que a la Seguridad Social le cueste cada vez más cuadrar sus cuentas. Hasta el punto de que, de un tiempo a esta parte, los ingresos dan para sufragar el coste mensual de las pensiones, pero no las pagas extras ni las retenciones por IRPF que periódicamente se ingresan en las arcas de Hacienda.

Para sortear la situación, desde 2012 el Gobierno viene detrayendo importantes fondos de la hucha de las pensiones, que no se creó con el fin de cubrir estos desequilibrios, sino el brusco aumento de beneficiarios que se producirá cuando empiecen a jubilarse, allá por 2023-2024, los trabajadores que nacieron durante el baby boom. Hasta ahora, el gobierno de Rajoy ha sacado 41.000 millones de la hucha y para 2016 está previsto sacar más de 6.000 millones más.