LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LOS 8 RETOS PENDIENTES DE LA MUJER TRABAJADORA


SUBCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS DE LA PIRENAICA, ENVIANDO TU DIRECCIÓN DE CORREO -->

Seguir a @PIRENAICADIGITA


LOS 8 RETOS PENDIENTES DE LA MUJER TRABAJADORA

Raquel Quelart - lavanguardia.com - Barcelona

Los sindicatos denuncian el incumplimiento de la Ley de Igualdad

Los sindicatos alertan de la existencia de puestos de trabajo muy masculinizados, y a la inversa

La celebración de este año del Día Internacional de la Mujer Trabajadora llega cuando está a punto de cumplirse una década desde que se aprobara la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres. Si bien en los últimos años se han producido pequeños avances en la materia, los sindicatos alertan que esta norma se ha convertido en “un código de buenas prácticas”.

La secretaria de Igualdad y Formación Profesional de UGT Catalunya, Eva Gajardo, denuncia que “la igualdad que otorga la ley a las mujeres no es la que luego se practica”. El problema radica, según Alba García, secretaria de mujer y cohesión social de CC.OO., en “la falta de poder sancionador” de la norma.

El hecho es que, 10 años después de su promulgación, todavía existen diferencias muy destacables en el mercado laboral entre hombres y mujeres, las más importantes de las cuales se desgranan a continuación con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Brecha salarial

Los sueldos han aumentado desde 2007, pero las distancias entre ambos sexos apenas se reducen. Según el INE, las ganancias medias anuales de los hombres ascienden a 25.727,24 euros, frente a los 19.744,82 euros de las mujeres, lo que supone 5.982,42 euros menos (un 23,2% menos).

Según un informe reciente sobre brecha salarial de UGT Catalunya, la diferencia retributiva entre trabajadores y trabajadoras se sitúa de media en un 26%, un porcentaje que “puede llegar a alcanzar el 42% dependiendo de la tipología del puesto de trabajo, según señala Gajardo.

Una desigualdad que también está presente en el sector público, donde las mujeres cobran un 15% menos que los hombres a pesar de representar el 62% del total de la plantilla. En este sentido Alba García explica por el Día Internacional de la Mujer que la brecha en el sector público se agranda a causa de los complementos, de los que se beneficia más el género masculino.

Según el Informe Global de la Brecha de Género 2016 del Foro Económico Mundial, las mujeres tardarán 170 años en llegar al mismo nivel retributivo que los hombres, una desigualdad entre géneros que se situó este último año en un 59%, la mayor diferencia desde 2008.

Permisos parentales

Otro de los grandes retos por conquistar en el Día Internacional de la Mujer, según los sindicatos, es la equiparación de las condiciones y al acceso a reducciones de jornada, permisos de paternidad y excedencias. “Sólo un 2% de los permisos de maternidad se transfieren al hombre”, comenta Eva Gajardo, cuyo sindicato –UGT- aboga por que este derecho sea “intransferible, obligatorio e igualitario” para ambos sexos.

De hecho, el Congreso de los Diputados está tramitando una iniciativa de Unidos Podemos, que cuenta con el beneplácito de por lo menos PSOE, ERC, PDECat y Compromís, para ampliar el permiso de paternidad de las cuatro semanas actuales hasta las dieciséis.

Esta es otra cuestión en la que la mujer no avanza”, lamenta Alba García, que explica que, además del permiso de maternidad, la mayoría de las excedencias no retributivas son solicitadas por mujeres. Por otro lado, una parte importantísima de la inactividad en el mercado laboral afecta también a féminas en edad de trabajar que no lo hacen por las responsabilidades familiares que tienen que atender. Esto evidencia, según García, que “el cuidado de menores y familiares aún recae mayormente en las mujeres y que el mercado laboral no tiene medidas para que esto cambie”, asevera.

Segregación horizontal

Otro de los retos pendientes a resolver del mercado laboral en relación al sexo femenino es que éste es mayoría en los sectores de ocupación menos valorados. Un ejemplo, los trabajos técnicos y en los que se requiere fuerza están mejor retribuidos que los empleos basados en la asistencia o el cuidado a personas vulnerables, según afirman los sindicatos consultados.

Hay una división sexual laboral y hay sectores muy feminizados y sectores muy masculinizados”, se queja la secretaria de la mujer y cohesión social de CC.OO. En ese sentido señala que: “todas las dedicaciones relacionadas con aspectos de sostenibilidad de la vida están menos valoradas que otras ocupaciones más técnicas o tecnológicas, en las que en muchas ocasiones las mujeres están infrarrepresentadas”.

Romper “el techo de cristal”

Este concepto hace referencia a las barreras invisibles que deben sortear las mujeres trabajadoras con alta cualificación para ascender en sus empresas. Precisamente, una de las asignaturas pendientes para conquistar la igualdad laboral entre hombres y mujeres son las cuotas actuales de mujeres directivas, que se estipulan en la Ley de Igualdad, que establece que en una organización o en una lista electoral no tiene que haber más del 60% ni menos del 40% de cada uno de los sexos. “Desde que existe esta ley, hay más políticas, esto no lo podemos negar”, reconoce Alba García, pero también advierte que aunque las cuotas “ayudan”, no son “el único instrumento”.

Según la presidenta de la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE), Ana Bujaldón, el número de mujeres directivas ha ido creciendo en esta última década ya que hace diez años se situaba en un 17% y “según los últimos datos, está en un 26%, por lo que la proporción es de una mujer frente a cuatro hombres”.

Avanzamos, aunque muy lentamente”, apostilla en el Día Internacional de la Mujer. En cambio, en cuanto al número de mujeres en la alta dirección “apenas llega al 12% en las grandes empresas”, por lo que aboga por “impulsar y fomentar el liderazgo de las mujeres” ya que “sigue sin existir una equidad natural en puestos de alta dirección y de toma de decisiones”. “Las empresas del siglo XXI no se pueden permitir prescindir del talento femenino”, advierte.

En España, el V Informe ‘Mujeres en los Consejos de Administración de las compañías del Ibex-35’, elaborado por Atrevia e IESE Business School, constata que el número de mujeres en los Consejos de las empresas del Ibex 35 aumentó un 1,1% en 2016, el menor porcentaje de los últimos diez años debido a la reducción del tamaño de los Consejos así como al cambio de las empresas que forman parte del selectivo.

Riesgos laborales invisibles

Las actuaciones para prevenir los riesgos laborales deberían tener perspectiva de género, según los sindicatos consultados. “Hemos detectado que hay un incremento de la siniestralidad en mujeres”, advierte Alba García. El modelo de valorar los riesgos en muchos de los sectores de actividad “son muy androcéntricos”, según la experta, ya que se tienden a considerar de mayor riesgo los puestos de trabajo más vinculados a las capacidades masculinas que a las femeninas.

García señala que en el informe 8 de marzo de CC.OO. se detecta que las mujeres son más proclives que los hombres a no declarar enfermedades que padecen por miedo a perder el trabajo.

Estereotipos de género

Otra de las reivindicaciones de este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, es acabar con los estereotipos de género en el mercado laboral. “En algunos puestos de trabajo se continúa utilizando el cuerpo de la mujer”, denuncia Eva Gajardo. Concretamente, hace referencia a las empresas que exigen a sus trabajadoras asistir a su puesto de trabajo vestidas de una determinada manera, por ejemplo, con la cara pintada y tacones. “Unos requisitos que jamás se le exigiría a un hombre”, sentencia.

Uno de los casos más notorios en este sentido es el de la británica Nicola Thorp, que ha recogido 150.000 firmas para que el Parlamento británico endurezca las leyes para que los códigos de vestimenta no sean sexistas. Thorp, de 27 años, fue suspendida de sueldo por acudir a la oficina con zapatos planos cuando, según su jefe, debía ir con tacones de entre cinco y diez centímetros.

Erradicar el acoso sexual en el trabajo

La Ley de Igualdad también obliga a las empresas a desarrollar protocolos para prevenir el acoso sexual. Pero a pesar de que la norma fue aprobada ya hace unos años, según los sindicatos, todavía hay mucho trabajo que hacer en este aspecto.

CC.OO. ha elaborado una guía de recomendaciones en la negociación colectiva en las empresas con el objetivo que las compañías no sólo desarrollen estos protocolos, sino que también los registren debidamente, ya que actualmente son pocas las que lo hacen.

Conciliación de vida familiar y laboral

Es una utopía porque culturalmente aún se adjudica la obligación a la conciliación a las mujeres, y desde la reforma laboral se ha desordenado la jornada de muchas trabajadoras”, denuncia Alba García. “Los horarios son irregulares y pueden cambiar con poco tiempo de preaviso, además, la flexibilidad no es voluntaria, lo cual no sólo impide la conciliación sino el tener una vida”, lamenta.

García indica que, tras la reforma laboral, hay empresas que obligan a sus trabajadoras –y también a trabajadores- con reducción de jornada a hacer turnos. Aparte de esto, los sindicatos aseguran que hay otras cuestiones del mercado laboral que preocupan, como la feminización de la pobreza, ya que un estudio reciente indica que una de cada cuatro mujeres asalariadas –el 26%- es pobre.

Para visualizar estas carencias y desigualdades del mercado laboral en relación a la población femenina, durante la jornada del Día Internacional de la Mujer se celebrarán varias acciones reivindicativas en muchos lugares del planeta.