LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


NEGAR LA EXHUMACIÓN, ES UNA SEGUNDA MUERTE


Seguir a @PIRENAICADIGITA


NEGAR LA EXHUMACIÓN, ES UNA SEGUNDA MUERTE

José Enrique Centén - http://www.vitrubio03.es

“En primer lugar, no se deben de mezclar las cosas de la política con las de la  justicia. La justicia es sacra, la política es profana”. (1)

Con la postura del silente administrativo de determinados estamentos políticos, pretenden pervertir la memoria por agotamiento, ahora están reducidos a unas pocas decenas de personas: quizá sean demasiado pocas para que las escuchen, y además tenemos a menudo la impresión de que son narradores molestos, el interlocutor no escucha, no comprende, los deja solos, el acto en sí ya no existe para él.

“Se corre el riesgo de ser acusado de victimismo. O de amor gratuito por lo macabro, en la mejor de las hipótesis; en la peor, de mentir simple y llanamente, o quizá de atentar contra el pudor.

¿Puede justificarse el silencio?¿Deben tolerarlo aquellos que, fulminados por el espanto y el rechazo, asistieron, entre golpes, insultos y gritos inhumanos, quebrantados en cuerpos y espíritu. Solo puede darse una respuesta. No es lícito olvidar, no es lícito callar. Si faltasen sus testimonios, en un futuro no lejano las proezas de la bestialidad, por su propia enormidad, podían quedar relegadas al modo de leyendas. Hablar, por tanto, es preciso.

Prevalece el silencio, fruto de una conciencia insegura, o de mala conciencia; es el silencio de quienes, viéndose incitados o forzados a expresar un juicio, tratan por todos los medios de desviar la discusión, y sacan a colación, las problemáticas checas, argumentos no faltos de peso, pero del todo irrelevantes si con ello se pretende dar una justificación moral a los delitos fascistas, los cuales, por su forma y extensión, constituyen un monumento de crueldad extrema.

¿Pero qué decir del silencio del mundo civil, de nuestro propio silencio, ante nuestros hijos, ante los amigos. Este silencio no se debe solo al agotamiento, al desgate de los años, a la normal disposición del - primum vivere -. Es de vergüenza, somos hombres, pertenecemos a la misma familia humana a la que pertenecían los verdugos”. (2)

Remo Cantoni expone: “es preciso mostrar el rostro verdadero, ilegal, sanguinario, bestial, mezquino de estos movimientos políticos que trajeron la destrucción de la patria, las persecuciones más viles y abyectas, el hundimiento de todo orden fundado en la civilización y la razón, los mitos grotescos del estado, del Partido, del Superhombre, de la Raza”. (3)

“A veces pensando en ti recuerdo que me dijiste: “tenemos fuerza para recordar. No con el hielo del odio, sino con el calor de la verdad que llevamos dentro”. (4)

La cuestión del exterminio judío, nunca se olvidará, razones poderosas existen y todas para procurar que no se repita, por ello mandatarios de todos los países rinden un profundo homenaje de respeto anualmente el día de la liberación de Auschwitz. 

El mismo que ha realizado nuestro jefe de Estado el presente año, mostrando admiración y gratitud a “los españoles que hicieron prevalecer el principio de humanidad" frente al horror. Así como posteriormente el reconocimiento a los republicanos españoles que entraron en París el 24 de agosto de 1944 al frente de la Brigada Leclerc.

Pero olvida que esos mismos republicanos huyeron de España tras la sublevación fascista y tres años de lucha, lucha que perdieron, perdimos todos los españoles, por dejarnos a nuestra suerte las llamadas naciones democráticas europeas haciendo caso omiso a la legitimidad de las urnas y la expulsión del último borbón felón por el advenimiento de la II República. Fascistas con la ayuda del nazismo enarbolaron el patriotismo, pero repudiaron la Patria legalmente establecida, ese patriotismo salió a flote sobre un río de sangre, la misma que aún tenía en sus manos el mayor genocida de nuestra historia cuando ciñó la corona al nieto del borbón repudiado. Hoy su bisnieto muestra la cara más cínica de esta protodinastía al condenar al nazismo y reconocer el valor en defensa de las libertades a los mismos que ignora en nuestra Patria, o calla ante los nietos de los sin tumba que se encuentran en las cunetas esperando que sus bisnietos se aburran y olviden, porque los hechos en sí ya no existen para él.

Y para que la Memoria Histórica siga viva y continúe, surgió a principios del 2012 “La Comuna”, sumándose a aquellos a los que pretenden herir su dignidad, con su lema: “formamos parte de la generación que desde los años 60 se enfrentó a la dictadura, y por ello sufrió tortura, cárcel, exilio, clandestinidad y el más diverso tipo de represalias. Luchamos contra la impunidad en el presente, mirando al pasado, por el FUTURO”.

Otra forma de no olvidar que la lucha continuó en el interior, pidiendo a través de la justicia Argentina el procesamiento de muchos que en el tardofranquismo ejercieron de verdugos, fuesen de la BPS, exministros, ex altos cargos…, porque la justicia española se inhibe, y como dijo Primo Levi “no es lícito olvidar, no es lícito callar”, porque muchos de los torturados y torturadores viven, los represaliados exigen justicia, a estos les seguirán sus hijos y nietos hasta alcanzar el triunfo, pasos se han logrado, la ONU y la UE, ambas instituciones han elevado notas de protestas por la nula atención a los crímenes de la dictadura y de sus esbirros por el gobierno actual, somos el único país democrático, mejor dicho pseudo-democrático por ese desprecio, donde los gobernantes no han condenado la dictadura y el genocidio fascista en nuestra Patria.

(1) Extracto  de Francesco Carnelutti, (1879-1965), abogado y jurista italiano en: “Mesa redonda”, publicado en la Revista Storia Ilustratat, nº 6 año 1961.

(2) Literatura prohibida, Ediciones Alpha Decay S.A. 2011, Primo Levi  (1919-1987).

(3) Extracto del filósofo italiano Remo Cantoni (1914-1978) en “Mesa redonda”, publicado en la Revista Storia Ilistratat, nº 6 año 1961.

(4) Extracto de la carta de Raffaele (Ferruccio) Maruffi a Primo Levi, publicada en Fermo Posta Paradiso, 3ª edición, La Stamperia, Carrú, 2008.