LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


EL PARO DE LARGA DURACIÓN SE ENSAÑA CON LOS MAYORES DE 50


SUBCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS DE LA PIRENAICA, ENVIANDO TU DIRECCIÓN DE CORREO -->

Seguir a @PIRENAICADIGITA


EL PARO DE LARGA DURACIÓN SE ENSAÑA CON LOS MAYORES DE 50

Ester Yerro - blog.infoempleo.com

El 39,2% de desempleados mayores de 50 años llevan 4 años sin encontrar un empleo. Son unas cifras escalofriantes que se pueden comparar con el porcentaje de jóvenes que llevan el mismo tiempo parados: el 10,6%.

No es una cifra tampoco baja, pero hay una brecha muy clara relacionada con la edad de los desempleados.

Estos datos han sido puestos en relieve por el último documento publicado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie). Su intención es destacar que hay una situación de precariedad laboral que acompaña al supuesto repunte de la recuperación del empleo. La conclusión es que hacen falta medidas activas de empleo dirigidas a los colectivos con mayor riesgo de pobreza por prolongar por más tiempo su falta de trabajo.

Los parados de larga duración apenas notan la recuperación del empleo

Según estudios publicados por estas dos entidades, estar desempleado durante más de un año tiende a perpetuar la situación. Los que llevan menos de un año buscando empleo han mejorado sus expectativas desde el año 2012. Sin embargo, los que buscan trabajo desde hace más de un año apenas han progresado en su situación, y lo han hecho solo a partir de 2015. Hasta entonces, no hacía más que aumentar el número de afectados. La recuperación para los parados de larga duración es mucho menos visible.

En concreto, entre los parados que llevan buscando empleo más de 4 años la evolución ha sido desastrosa. Si en 2013 representaban el 5,5% de los parados, en 2016 este porcentaje ha aumentado casi 20 puntos. Actualmente suponen el 24,1% de los desempleados.

Si se tiene en cuenta que el número de parados que llevan menos de un año buscando empleo ha descendido notablemente, la conclusión que apunta el documento es que el crecimiento del empleo se ha centrado en determinados grupos de población. Sin embargo, ha dejado de lado otros. Este es el caso de los parados mayores de 50 años. La peor de las consecuencias es que se vean abocados a la pobreza por no poder salir de esta situación precaria.

El desempleo se perpetúa en los mayores de 50 años

Como acabamos de indicar, dentro del colectivo de parados de larga duración, los mayores de 50 años son los que tienen peores expectativas. Es más difícil encontrar empleo a partir de los 45 años. Según indica la Fundación BBVA y el Ivie, a partir de los datos de la EPA, el 57,2% de los jóvenes entre 16 y 29 años encuentra empleo durante el primer año. Sin embargo, tan solo el 27,9% de los mayores de 50 años logra salir del desempleo en ese tiempo.

Por otro lado, 1 de cada 10 jóvenes tardan más de 4 años en encontrar empleo. Esta cifra aumenta a cuatro de cada diez desempleados mayores de 50 años que lleva buscando cuatro años trabajo.

El análisis que realiza el texto mencionado señala las diferencias que hay entre estos dos grupos de edad en cuanto a su empleabilidad. Las razones por las que los mayores encuentran menos empleo serían estas dos:

- La propia edad

- Un nivel de cualificación por debajo de la media de los parados

Tan solo el 8,9% de los parados mayores de 50 años posee estudios universitarios. Este porcentaje aumenta hasta el 15% en la franja de los jóvenes.

Por otro lado, hasta el 65,6% de los primeros posee como máximo el nivel de estudios obligatorio, mientras que este porcentaje se reduce más de 15 puntos entre los parados de 16 a 29 años.

El riesgo de pobreza en desempleados de larga duración es mucho mayor, pues, tal como indica el documento, el desempleo es el principal generador de pobreza en las sociedades desarrolladas. Representa además un factor que contribuye a la desigualdad, por lo que son necesarias políticas públicas de inserción laboral dirigidas específicamente a este grupo de población. Y especialmente en el caso de los mayores de 50 años.