LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LA SEGURIDAD SOCIAL SE QUEDA CON EL 89% DE LAS COTIZACIONES DE PARO DE LOS AUTÓNOMOS


Seguir a @PIRENAICADIGITA


LA SEGURIDAD SOCIAL SE QUEDA CON EL 89% DE LAS COTIZACIONES DE PARO DE LOS AUTÓNOMOS

Ana Requena Aguilar - eldiario.es

Solo el 11% de lo cotizado por los profesionales para cubrirse ante un cese de actividad se convierte en prestaciones de desempleo

La Seguridad Social prevé ingresar 154,93 millones de euros en 2016 por estas cotizaciones, pero calcula que gastará solo 17,42 millones.

Casi medio millón de autónomos se verán perjudicados por la subida de la base mínima en 2016, según ATA

Pocos autónomos cobran el cese de actividad.

El número de autónomos que decide jubilarse disminuye un 35 por ciento por la crisis

El subsidio de desempleo para los autónomos ha beneficiado a poco más de 3.000 personas en tres años 

El cese de actividad de los autónomos -que vendría a ser una especie de paro para los profesionales por cuenta propia- resulta una de las prestaciones más ventajosas para las arcas sociales. Según los Presupuestos Generales de 2016, solo el 11% del dinero recaudado en cotizaciones sociales para este fin se convertirá en prestaciones de cese de actividad que cobrarán los autónomos. O, lo que es lo mismo, la Seguridad Social se queda con el 89% de las cotizaciones por el llamado paro de los trabajadores por cuenta propia.

Las cifras contenidas en los Presupuestos hablan por sí solas.

La Seguridad Social prevé ingresar 154,93 millones de euros en 2016 por las cotizaciones sociales que los autónomos pagan por el cese de actividad. Es un 2,6% menos que este año, cuando se estimaba una recaudación de 159,08 millones.

Por otro lado, el sistema ha presupuestado un gasto de solo 17,42 millones para el pago de estas prestaciones.

Es decir, solo el 11% de las cotizaciones sociales para cese de actividad acabará en el bolsillo de los trabajadores por cuenta propia.

El excedente, 137,51 millones de euros, irá al Fondo de Reserva del cese de actividad, que gestiona la Seguridad Social, y que a principios de año acumulaba 350 millones. Se trata de un dinero al que se puede recurrir en caso de que la demanda de ayudas aumente. La Seguridad Social también puede acudir a él para hacer frente a sus pagos, de la misma forma que lo hace con el Fondo de Reserva (la famosa hucha de las pensiones).

Las cuentas del año próximo reflejan este escenario a pesar de que el Gobierno aprobó hace unos meses cambios en los requisitos necesarios para cobrar la prestación de cese de actividad. Fueron precisamente las bajas cifras de beneficiarios y las quejas de las asociaciones de autónomos las que empujaron al Ejecutivo a hacer modificaciones que facilitaran el cobro de la prestación.

Para el secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Sebastián Reyna, las previsiones contenidas en los Presupuestos son "contradictorias" con estos nuevos criterios de acceso al cese de actividad. "El paro de los autónomos es, según estos datos, una prestación muy rentable para el sistema", apunta el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, que pide que el excedente de las cotizaciones se reinvierta en los propios autónomos.

La cotización por cese de actividad es voluntaria. Actualmente, cerca de 640.000 autónomos pagan cuotas para poder acceder a esta ayuda.

En 2015, se aprobaron cerca del 35% de las solicitudes presentadas y en 2014 apenas eran el 20%.

En cifras absolutas, el número de beneficiarios ha sido escaso: en los tres primeros años de funcionamiento fueron cerca de 3.000. "En los primeros seis meses de este año ha mejorado, han pasado a reconocerse el 45% de las peticiones, pero eso no deja de suponer que se rechazan más de la mitad de las solicitudes", resume el secretario general de UPTA.