LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


PARO, DEVALUACIÓN SALARIAL Y SINDICALISMO DE CONCERTACIÓN


Seguir a @PIRENAICADIGITA


PARO, DEVALUACIÓN SALARIAL Y SINDICALISMO DE CONCERTACIÓN

Artículo de opinión de Ermengol Gassiot, Secretario General de CGT Cataluña

Años de crisis han instituido en muchos espacios públicos el discurso de la lucha contra el paro. Parece como si la virulencia de la crisis se mida únicamente en el número de personas inscritas como desempleadas en los servicios públicos de empleo.

En consecuencia, la disminución de esta cifra que nos presentan las últimas Encuestas de Población Activa puede entenderse como un indicador de que la economía de España está saliendo de la crisis. De hecho, así nos lo venden tanto los gobiernos estatal y autonómicos como la patronal, con el eco oportuno de los grandes medios de comunicación. Todo ello hace tufo a una gran estafa.

Por un lado, la forma de contabilizar el paro es más bien discutible. No deja de ser sorprendente que mientras baja la cifra de personas sin trabajo, en paralelo también lo haga la de las que tienen. En otras palabras, entre el primer trimestre de 2013 y la actualidad, según la EPA el paro ha bajado en cerca de 1,4 millones de personas.

Asimismo, en este periodo la tasa de actividad ha disminuido del 60,2 al 59,4% de la población. Menos parados / as y, simultáneamente, menos personas trabajando y buscando trabajo. Además, la gente que venimos de la precariedad sabemos muy bien que no tener trabajo no necesariamente nos lleva a inscribirnos en paro.

 Por el otro lado, situar en el centro de la opinión pública el paro o la miedo al paro es un arma muy peligrosa para nosotros. Camufla las condiciones en las que nos vemos obligados / as a trabajar. De hecho, hoy lo ha reconocido en Rosell en la radio Onda Cero cuando ha dicho literalmente que "En las últimas reformas laborales se han relajado Algunos Derechos".

Puestos a buscar datos para ilustrar la situación de los trabajadores, son muy clarificadoras las estadísticas de salarios de la Agencia Tributaria. En pocas semanas se hará pública la del año 2014. Sin embargo, cogiendo las que actualmente ya están disponibles, las cifras referentes a los sueldos ya su evolución son muy ilustrativas.

Por ejemplo, el año 2013 algo más del 46% de los y las asalariadas del conjunto del Estado cobraban por debajo de 1,5 veces el salario mínimo interprofesional (SMI); es decir, menos de 980 € al mes. En realidad, uno de cada tres asalariados / as en el cómputo anual no llegó a cobrar ni el propio SMI. La tendencia al empobrecimiento de los salarios ha sido clara y evidente en los últimos años. Por ejemplo, en 2010 los trabajadores / as que cobraban por debajo 1,5 veces el SMI eran poco más del 43% y en 2007 el 40%.

A esta situación han contribuido muchos factores. Por un lado es innegable la incidencia de las reformas laborales de 2010 (PSOE) y 2012 (PP) y aplaudidas por las patronales española y catalana. Pero no debemos dejar tampoco de lado la responsabilidad sindical.

Trato de explicarme rápidamente. Más allá de las grandes proclamas, el sindicalismo de la concertación ha promovido empresa detrás empresa salidas negociadas a los intentos de la patronal de recortar las condiciones laborales y salariales. Muy a menudo el argumento utilizado ha sido el fantasma del paro. Ante una amenaza real o no de despidos o de cierre de la planta o del centro, defendió asumir congelaciones o, directamente, recortes de sueldos como mal menor.

El argumento principal, y que en muchos casos ha terminado doblando las plantillas, ha sido el del miedo a la pérdida del puesto de trabajo. El resultado de esta política es notorio: un descenso generalizado del que los y las empresarias pagan por el trabajo (los costes laborales), una bajada de las cotizaciones a la Seguridad Social y una disminución importante de las rentas de los trabajadores.

Y la desvinculación pactada entre CEOE, CEPYME, CCOO y UGT para desvincular la actualización salarial del IPC previsiblemente apunta también hacia esta dirección. la degradación de los sueldos en los últimos años ha sido de tal magnitud que, según el último Global Wage Report (Informe global de salarios) de la Organización Internacional del Trabajo, casi uno de cada cuatro trabajadores / se gana menos del 60% de la renta media. Es decir, es pobre.

El asalto de nuestras condiciones de vida por parte del Capital es evidente y preocupante. Especialmente cuando la respuesta promovida por el sindicalismo mayoritario parece dar ya por perdida la defensa de los intereses de la clase trabajadora. Es necesario, desde el sindicalismo de clase, volver a situar el conflicto y la lucha en el centro de nuestra acción sindical. El escenario donde nos lleva el no hacerlo ya lo estamos viendo.