LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LAS PENSIONES PIERDEN PODER ADQUISITIVO POR PRIMERA VEZ DESDE 2012


SUBCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS DE LA PIRENAICA, ENVIANDO TU DIRECCIÓN DE CORREO -->

Seguir a @PIRENAICADIGITA


LAS PENSIONES PIERDEN PODER ADQUISITIVO POR PRIMERA VEZ DESDE 2012

Cristina Delgado - elpais.com

La inflación de diciembre termina en el 1,6%, lo que reduce también el poder de compra de los funcionarios y asalariados

Los precios han terminado 2016 con una fuerte subida. La inflación se ha disparado hasta el 1,6% en diciembre. El año comenzó con el IPC en caída libre y llegó a marcar el -1,1% en abril. Sin embargo, los precios fueron ganando terreno, comenzaron a registrar subidas interanuales en septiembre y terminan el año disparados, sobre todo por el coste de la energía.

Para los 8,5 millones de pensionistas se aprobó 2016 un alza solo del 0,25% en sus pagas, el mínimo que marca la ley. Como consecuencia, con una subida de precios en el año del 1,6%, su poder de compra acaba perdiendo 1,35 puntos, una pérdida que se consolida aunque durante la mayor parte del año los pensionistas no la hayan ido sufriendo.

El Ministerio de Economía, sin embargo, señala que según su estimación, la inflación media del año fue del -0,2%, por lo que pese a la fuerte subida al acabar el año, considera que no ha habido pérdida de poder adquisitivo. (NO PASA NADA POR DECIRLO)

Evolución de las pensiones ->

http://ep01.epimg.net/economia/imagenes/2016/12/30/actualidad/1483089318_577257_1483094560_sumario_normal.png

La de 2016 es la primera pérdida de capacidad de compra de los pensionistas desde 2012. Para la pensión máxima de este año, que quedó fijada en el 2.567 euros, esa pérdida de poder adquisitivo de 1,35 puntos, equivale a 32 euros al mes. Para la mínima, de 636 euros, serían 7,95 euros al mes. Y no solo el bolsillo de este grupo sufre.

Los salarios de los funcionarios subieron un 1%. Un alza robusta, en comparación con las pensiones, pero también insuficiente a tenor de la subida del coste de la vida en el último mes del año. En su caso, su poder adquisitivo cae un 0,5 puntos.

En cuanto a los trabajadores por cuenta ajena, depende de las subidas de sus empresas y sectores. El III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva fijaba una subida salarial del 1,6% en 2016. Hasta octubre, de media, la subida salarial media pactada en los convenios colectivos (que afectaron a convenios afectaron a 839.940 empresas) se situó en el 1,08%.

Si el Ejecutivo no cambia sus planes, para el año que viene se prevé que la situación se agrave. El petróleo está subiendo con fuerza y el Banco de España alertó de que inflación media en 2017 puede alcanzar el 2%. Sin embargo, el Gobierno ya avanzó que la subida de las pensiones será, de nuevo, ese 0,25% mínimo que marca la ley. Han rechazado replanteárselo. De cumplirse ese alza y las previsiones de subidas de precio, su poder de compra volverá a verse golpeado.

Y en el caso de los funcionarios, la revalorización de sus salarios para 2017 no está aprobada (depende de los Presupuestos, que todavía no han sido pactado y deberán pasar por el Congreso). Sin embargo, de las primeras reuniones con los sindicatos, se extrae que la idea del Gobierno es que probablemente los sueldos de los empleados públicos vuelvan a subir el 1%. Lo que, de nuevo, supondría también una rebaja del poder de compra para este nutrido colectivo.

Evolución del IPC -> http://www.lapirenaicadigital.es/SITIO/EVOLUCIONIPC.xls

Subidas desligadas del IPC

En 2011 fue el primero en el que estas prestaciones dejaron de estar vinculadas al IPC. Se quedaron congeladas. Hasta entonces, las subidas se vinculaban al alza anual de los precios, con una subida inicial aprobada para el arranque del año y una compensación posterior para ajustar el cobro según cómo terminara la inflación real, para lo que se tomaba el dato de noviembre de cada año.

Desde 2012, con la llegada del Gobierno de Mariano Rajoy, se desligan por completo las subidas del IPC. Ese ejercicio se aprobó un alza del 1%. Y los precios subieron el 2,9%. Los pensionistas registraron una pérdida de poder de compra del 1,9%.

Al año siguiente, en 2013, se aprobaron dos subidas distintas según la cuantía de la pensión, pero los precios comenzaron a moderar su avance. Y desde 2014 solo se han actualizado el 0,25% mínimo que indica la nueva ley que desligó por completo las prestaciones del IPC y las vinculó a la salud financiera de la Seguridad Social. Ha coincidido esa modesta subida con un periodo de inflación negativa.

Las pensiones subían poco, pero los precios menos. Así, en 2015, el IPC acabó en el 0,0%. Se estancó el coste de la vida. Y como consecuencia, la subida del 0,25% supuso una mejora de la capacidad de compra. En 2016, sin embargo, de nuevo el coste de la vida toma impulso y la revalorización del 0,25% golpea los bolsillos de 8,5 millones de pensionistas.