LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LA INDUSTRIA SE CONTAGIA DE LA ROTACIÓN LABORAL


Seguir a @PIRENAICADIGITA


LA INDUSTRIA SE CONTAGIA DE LA ROTACIÓN LABORAL

Raquel Pascual - Cinco Días

La duración media de un contrato cae de 137 a 57 días

Históricamente, el sector industrial ha sido el que menos temporalidad ha tenido en España. Y, de hecho, así sigue siendo, pero la crisis y las dos últimas reformas laborales han pasado factura a esta actividad, que se ha visto contagiada por la elevada rotación en la contratación temporal, que se practica con intensidad en otros sectores como los servicios.

Dicha rotación consiste en aumentar las veces que el trabajador temporal entra y sale del mercado, lo que suele llevar aparejada una precarización del empleo en forma de una duración menor media de los contratos.

Así, haciendo una comparativa entre la contratación en 2010 –antes de las reformas de 2011 y 2012– y 2015, los contratos en la industria han crecido el doble pero, sin embargo, duran la mitad de tiempo.

Según las cifras oficiales recopiladas por la Federación de Metal, Construcción y Afines (MCA) de UGT, el pasado año se realizaron en toda la industria española 1,8 millones de contratos, lo que supuso un notable incremento del 118% respecto a los 861.139 que se firmaron en 2010, 5 años antes. Sin embargo, a pesar de este aumento, durante este periodo se redujo considerablemente la duración media de estos contratos. Mientras que hace 5 años dicha duración media superaba los 4 meses y medio (137,7 días), en la actualidad no llegan ni a dos meses (57,5 días).

De esta forma, el nivel de rotación laboral de la industria se equipara prácticamente al de la economía en general, donde es mucho mayor, ya que la duración media de los contratos se situó en 53,3 días en 2015, tras recortarse un 17% en los últimos cinco años, desde los 64,3 días en 2010.

La mayor precarización del sector industrial se manifiesta también en el fuerte incremento del 139% que han experimentado los contratos temporales en el último lustro. Con ello, 9 de cada 10 contratos firmados en 2015 fueron eventuales, lo que hace la situación prácticamente equiparable a la contratación en general de toda la economía.

El secretario general de MCA-UGT, Carlos Romero explica:

“Desde la reforma laboral de 2012 la temporalidad se ha extendido también a sectores estables como la industria. El efecto perverso de la reforma es que se mantiene el mismo número de empleos, pero distribuidos entre más personas que trabajan muchas menos horas”.

No obstante, la industria sigue siendo el sector con menos tasa de temporalidad: el 20,1% de los asalariados tiene un contrato eventual; frente al 25% del sector servicios o al 41% de la construcción. Si bien, es el tipo de actividad donde más ha crecido la tasa de temporalidad. En concreto, casi 4 puntos en 5 años, ya que en 2010 era del 16,4%; mientras que en el sector servicios y en la construcción se mantiene en porcentajes similares a los actuales.

De hecho, para los responsables de MCA-UGT, hay también otros datos “muy graves” que ilustran esta precarización del mercado laboral industrial, como son que:

- la mitad de los contratos que se realizaron en esta actividad el pasado año duraron poco más de un mes (38,3 días de media)

- el 28% de los contratos suscritos el pasado año duraron incluso menos de 7 días.

Hace 5 años, las contrataciones inferiores a una semana de duración suponían solo el 6% del total.

Todo esto lleva al dirigente ugetista a asegurar que “se está produciendo una preocupante sustitución de contratos indefinidos por temporales”, indicó Romero. Es más, aseguró que el Gobierno está ya consiguiendo, por la vía de la práctica, “el contrato único, sin necesidad de legislar, sino por el deterioro de la contratación indefinida”.