LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LA JUSTICIA CONDENA A SACYL A READMITIR E INDEMNIZAR A LOS MÉDICOS QUE JUBILÓ



Seguir a @PIRENAICADIGITA

LA JUSTICIA CONDENA A SACYL A READMITIR E INDEMNIZAR A LOS MÉDICOS QUE JUBILÓ

Carmen Tapia – León

El TSJ esgrime que los gerentes no tienen potestad para mandar a un facultativo a casa.

La sentencia cuestiona las jubilaciones de facultativos en León

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León condena a la Consejería de Sanidad a readmitir a los médicos jubilados forzosamente en León con la puesta en marcha en 2012 del Plan de Recursos Humanos que regula la retirada forzosa de los facultativos a partir de los 65 años.

Las dos primeras sentencias emitidas ayer por la sección primera del tribunal de Valladolid anulan las resoluciones de jubilación forzosa de un médico de Atención Primaria de León y del cirujano especialista del Hospital de León, Jesús Culebras, uno de los primeros retirados de su puesto en marzo de 2012, poniendo fin a la prolongación de la permanencia en el servicio que tenía autorizada.

La sentencia da la razón a los primeros casos presentados por el abogado del sindicato médico Cesm, José Luis Celemín, que tiene en los juzgados una treintena de recursos contra jubilaciones en León y otros treinta en tramitación.

Las dos sentencias anulan los acuerdos de jubilación y reconocen a los médicos el derecho a volver a su puesto de trabajo anterior y el derecho al abono de las retribuciones dejadas de percibir desde su retirada hasta la fecha de su jubilación (la diferencia entre lo que han dejado de cobrar y lo que cobran por la jubilación). También obliga a Sacyl a pagar la seguridad social y las costas del proceso.

El principal motivo por el que el tribunal anula las jubilaciones es que considera que ni el gerente del Hospital ni el del Atención Primaria ni, como órgano superior, la Gerencia Regional de Salud tienen competencias para decidir sobre la jubilación de los facultativos, como así lo establece la norma. «Ha de entenderse» —dice la sentencia— «que es el consejero de Sanidad al que le corresponde la competencia para adoptar un acuerdo extintivo de la relación en servicios como el analizado».

Otro argumento utilizado por el tribunal es que en estos dos primeros casos, los profesionales ya tenían concedida una prolongación en el servicio antes de la entrada en vigor de la orden SAN/1119/2012 de 27 de diciembre que reguló «la jubilación forzosa», como la define el tribunal, que considera que la decisión de apartarlos del servicio vulnera los derechos que tenían consolidados.

Tampoco encuentra el tribunal una justificación objetiva a la decisión de apartarlos de la actividad clínica. «Ninguna motivación individual se han producido en la resolución recurrida, que se ha limitado a expresar que la finalización de la prolongación inicialmente concedida deriva de lo establecido en la orden. Y ello se ha hecho en términos generales para todos los funcionarios afectados, creando una resolución tipo que se reitera para todos ellos, sin concreción de circunstancia individual alguna»

El Tribunal Superior de Justicia no anula el Plan de Ordenación de Recursos Humanos, que el sindicato médico y el Consejo General de Colegio de Médicos tienen recurrido en el Supremo. Sacyl podrá recurrir las sentencias en un plazo no superior a los diez días.

Sacyl jubiló sólo en 2013, año en que desde abril un año después de su entrada en vigor, a 135 trabajadores entre las áreas sanitarias de León y Bierzo. La medida forma parte del Plan de Recursos Humanos en materia de prolongación de permanencia en el servicio activo.

El sindicato médico Cesm recurrió la norma, que está ahora en estudio en el Supremo, y tramitó demandas individuales, de las que ahora se conocen las primeras sentencias. De los 51 médicos jubilados sólo en 2013, 31 disfrutaban ya de la prolongación en el servicio y tenían más de 65.

La norma establecía las gerencias de los centros hospitalarios y Atención Primaria podían mantener en el servicio más allá de los 65 años por cuestiones organizativas o porque el personal afectado estuviera inmerso en proyectos de investigación. Los primeros en salir forzosamente fueron el neurocirujano José García Cosamalón, el neurofisiólogo Manuel Conde, y el cirujano, Jesús Culebras