LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


SENTENCIA DE LA AN DE 02-10-2015


Seguir a @PIRENAICADIGITA


SENTENCIA DE LA AN DE 02-10-2015 SOBRE INTERPRETACIÓN DEL TÉRMINO AFINIDAD EN PERMISOS RETRIBUIDOS POR FALLECIMIENTO Y HOSPITALIZACIÓN DE FAMILIARES

RESUMEN

La Sentencia estima la demanda interpuesta por CCOO contra Aena y ENAIRE sobre conflicto colectivo en la consideración de que el término "afines" que contempla el art. 81.1 aparatos b) y c) del I CºCº del Grupo Aena  incluye a los hijos del cónyuge y al cónyuge del padre, partiendo de unos criterios interpretativos del precepto gramaticales, teleológicos, sociológicos y sistemáticos.

Demanda de CC.OO. sobre conflicto colectivo frente a Aena Aeropuertos S.A. y Enaire.

ANTECEDENTES DE HECHO

- Se presentó demanda por CCOO sobre conflicto colectivo.

- CCOO solicita se dicte sentencia en la que se declare:

1) que los permisos retribuidos por fallecimiento, accidente o enfermedad grave de los apartados c) y d) del artículo 81 del I CºCº del Grupo Aena resultan de aplicación a los trabajadores respecto de sus parientes afines hasta el segundo grado, entre los que se encuentran los hijos del cónyuge -hijastros- y el cónyuge del padre o madre - padrastro/madrastra-;

2) que la afinidad, a los efectos de los permisos por fallecimiento, accidente o enfermedad grave, es un parentesco que resulta no sólo del vínculo matrimonial, siendo extensiva a las parejas de hecho legalmente constituidas. Argumentó que en nuestro ordenamiento jurídico el concepto de afinidad es el parentesco que se tiene con los consanguíneos del cónyuge o pareja de hecho, indicando normas civiles, penales y tributarias que llevaban a tal aserto y que las empresas demandadas se niegan a reconocer parentesco de afinidad a efectos de los meritados permisos entre un trabajador y el cónyuge de uno de sus padres o entre este y los hijos de su cónyuge, debiendo equipararse en todo caso el parentesco por matrimonio al parentesco por razón de pareja de hecho.

- ENAIRE solicitó se dictase sentencia desestimatoria de la demanda

- AENA solicitó el dictado de sentencia desestimatoria de las pretensiones de la actora

HECHOS CONTROVERTIDOS:

- Se conceden permisos a padrastros y madrastras propiamente- En el primer Convenio de AENA no se equipara el matrimonio con las parejas de hecho- Hay gran números de trabajadores de AENA o ENAIRE, divorciados entre sí que a su vez han contraído matrimonio con otros trabajadores de AENA o ENAIRE y, en su caso, piden el permiso los cuatro.

HECHOS PROBADOS

- El Grupo AENA, del que forman parte las dos empresas codemandadas, dispone de centros de trabajo repartidos por todo el territorio nacional, siendo el sindicato promotor del presente conflicto colectivo mayoritario en el ámbito del I CºCº del Grupo Aena.

- El I CºCº del Grupo AENA en su artículo 81.1 regula los permisos retribuidos a que tienen derecho los trabajadores, previo aviso y con justificación adecuada, cuyo apartado b) se dedica al fallecimiento del cónyuge o pareja de hecho y parientes de primer grado de consanguinidad o afinidad y su apartado c) contempla el permiso por accidente o enfermedad grave del cónyuge o pareja de hecho y parientes hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad en los siguientes términos:

"b) Por fallecimiento del cónyuge o pareja de hecho y parientes de primer grado de consanguinidad o afinidad, 5 días, y 3 días por fallecimiento de parientes de segundo grado de consanguinidad o afinidad, ampliables a 5 días si el trabajador tuviese necesidad de desplazarse fuera de su residencia.

c) Por accidente o enfermedad graves del cónyuge o pareja de hecho y parientes hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad, 3 días, ampliables a 5 días si el trabajador tuviese necesidad de desplazarse fuera de su residencia.

La intervención quirúrgica se considerará a estos efectos como enfermedad grave, siempre que requiera internamiento del afectado o atención posterior continuada por parte del trabajador.

Estos días de permiso podrán disfrutarse de forma no consecutiva, dentro de los 30 días naturales siguientes al hecho causante y siempre que se acredite que subsiste el mismo. Este permiso podrá disfrutarse cada vez que se produzca un nuevo hecho causante".

- Las empresas demandadas consideran que no tienen derecho a los permisos retribuidos de los apartados b) y c) de los art. 81.1, los trabajadores con relación a las enfermedades y decesos de los hijos de sus cónyuges, ni con relación a tales acontecimientos cuando los padecen u ocasionan los cónyuges de sus padres, por lo que cuando se han solicitado permisos en estas circunstancias han sido denegados.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

- Pretende la actora que se declare que con arreglo a lo dispuesto en el art. 81.1 b) y c) del I CºCº del grupo AENA, se reconozca a los trabajadores empleados en las empresas demandadas, el derecho a causar permiso retribuido con ocasión de la muerte o enfermedad grave, bien de los hijos del propio cónyuge, bien del cónyuge del propio padre o madre. Tal pretensión la funda en la conceptuación que del término "afinidad" existe en las diversas ramas de nuestro ordenamiento jurídico.

ENAIRE se alega la excepción de inadecuación de procedimiento, por considerar, que la cuestión debatida afecta a casos concretos que deberán, en su caso, ser objeto de reclamación y debate ante los Juzgados de lo social correspondientes, y en cuanto al fondo, que la situaciones para las que se solicita el reconocimiento del permiso retribuido no han de resultar siempre merecedoras del mismo, pues a modo de ejemplo no existe la misma relación entre quién perdió a su madre en la infancia y la segunda esposa de su padre, con quién ha convivido, que la que existe entre un empleado, que goza de la supervivencia de sus dos progenitores encontrándose estos divorciados, y el cónyuge que pudieran tener cada uno de estos; por otro lado, se argumenta que dado el alto índice de endogamia existente en el grupo AENA, es posible que por un único deceso o enfermedad, se soliciten hasta 4 permisos en la empresa -los de los 2 padres del finado o enfermo, y los de sus respectivos cónyuges, siendo los 4 trabajadores del Grupo-.

AENA reitera los argumentos de ENAIRE e incide en que la afinidad sólo se da entre colaterales.

- En lo que se refiere a la excepción de inadecuación de procedimiento, es preciso partir de la redacción del artículo 153.1 de la LRJS, sobre el proceso de conflicto colectivo y de la jurisprudencia uniforme que lo viene interpretando.

La sentencia de 5-11-2008 razona que son diversas las fórmulas empleadas por la Sala para caracterizar el procedimiento de Conflicto Colectivo. Así, en ocasiones se ha dicho que tal proceso especial implica:

1º. La existencia de un conflicto actual

2º el carácter jurídico del mismo, diferenciándose así del conflicto de intereses

3º su índole colectiva, entendiendo por tal no la mera pluralidad de trabajadores singularmente considerados, sino un conjunto dotado de homogeneidad que representa de un interés general.

Con expresión más reiterada, también se afirma que el Conflicto Colectivo se define por la conjunción de 2 elementos:

1) Uno subjetivo, integrado por la referencia a la afectación de un grupo genérico de trabajadores, «entendiendo por tal no la mera pluralidad, suma o agregado de trabajadores singularmente considerados, sino un conjunto estructurado a partir de un elemento de homogeneidad».

2) Otro elemento objetivo, consistente en la presencia de un interés general, que es el que se actúa a través del conflicto y que se define como «indivisible, correspondiente al grupo en su conjunto y, por tanto, no susceptible de fraccionamiento entre sus miembros», o como «un interés que, aunque pueda ser divisible, lo es de manera refleja en sus consecuencias, que han de ser objeto de la oportuna individualización, pero no en su propia configuración general».

Y con definición menos usual, pero no menos expresiva, se indica que es generalmente admitida, por la doctrina y la jurisprudencia, la exigencia, en el proceso de conflicto colectivo, de 3 elementos:

- interés debatido -de carácter colectivo, general e indivisible-

- subjetivo -afección indiferenciada de trabajadores-

- finalístico -admisión de los conflictos jurídico o de interpretación y exclusión de los de intereses o de innovación-».

Asimismo, esta Sala es constante al afirmar que el hecho de que un litigio tenga por objeto un interés individualizable, que se concrete o pueda concretarse en un derecho de titularidad individual, no hace inadecuado el procedimiento especial de conflicto colectivo, siempre que el origen de la controversia sea la interpretación o aplicación de una regulación jurídicamente vinculante o de una práctica o decisión de empresa que afecte de manera homogénea e indiferenciada a un grupo de trabajadores. Y ello es así porque

«al igual que en los conflictos individuales puede haber un momento colectivo (inicial) que se identifica con la interpretación de una regla general, en los conflictos colectivos divisibles hay también un momento (posterior) individual o plural en la medida en que la interpretación general ha de afectar necesariamente a los trabajadores incluidos en el ámbito de aplicación del conflicto, como muestra claramente el art. 158.3 LPL».

Y las normas reguladoras de los procesos de conflicto colectivo no pueden desnaturalizarse con construcciones artificiales o que se presenten con unos términos con los que se pretenda aparentar una generalidad de intereses de un colectivo genérico que realmente (por exceso o por defecto) no lo sea en los términos que son propios de esta especial modalidad procesal (es la esencia de la doctrina en la materia del TS).

Pues bien y a la luz de la doctrina que se acaba de exponer es claro que la excepción ha de ser desestimada pues en el presente caso concurren los siguientes elementos:

a) existe un manifiesto interés por parte de los trabajadores empleados por las demandadas en disfrutar de los permisos a que hemos hecho referencia en las situaciones descritas, dicho interés es colectivo, sin perjuicio de ser susceptible de ser individualizado en cada caso concreto

b) el grupo de afectados se delimita con criterios genéricos, pues afecta a todo trabajador de la empresa respecto del que el hijo de su cónyuge, o el cónyuge de sus padres enferme o fallezca

c) el conflicto es de carácter jurídico, pues versa sobre la interpretación que debe efectuarse de una norma de carácter general cuál es el art. 81.1 apartados b) y c) CºCº del Grupo AENA.

- En cuanto al fondo del asunto, hemos de recordar que se ha reiterado hasta la saciedad por la Doctrina judicial, que dada la naturaleza híbrida del CºCº entre la ley y el contrato, para la correcta exégesis de los mismos, resultan de aplicación tanto los criterios que para la interpretación de las leyes nos proporciona el art. 3,1 del Código Civil, como las normas que disciplinan la hermenéutica contractual contenidas en los arts. 1.281 y ss C.C.

Si acudimos a aquellos pasajes de la norma cuya interpretación se discute, esto es, las que nos indican cuando procede el permiso retribuido-

b) Por fallecimiento del cónyuge o pareja de hecho y …….

c) Por accidente o enfermedad graves del cónyuge o pareja de hecho y …….

Dicho lo cual y atendiendo al primer criterio hermenéutico que nos proporcionan dichas normas, el de interpretación literal o gramatical, al que se refieren tanto el art. 3,1 y 1281,1º CC, encontramos que el Diccionario de la Real Academia Española entre otras acepciones señala que afinidad es

"el parentesco que se ocasiona entre un cónyuge y los deudos por consanguineidad del otro"

sin referir que exista lazo afectivo alguno entre los unidos por tal tipo de parentesco o que hayan convivido en el mismo lugar un periodo determinado o indeterminado de tiempo.

En este mismo sentido, la doctrina civilista más autorizada nos expone que

"el parentesco político o de afinidad es el que liga a un esposo con los parientes de sangre del otro".

Este primer criterio hermenéutico nos llevará, pues, a asumir la tesis que sostiene la organización sindical actora, pues en él queda perfectamente englobada la relación que une a un cónyuge con los hijos del otro, tanto desde el punto de vista del hijo o hija como desde el del padre o madre, sin requerir, que previamente el hijo o hija sea huérfano de padre o de madre, en su caso, ni que exista un verdadero lazo afectivo. En este sentido resultaría de perfecta aplicación aquel aforismo según el cual "dónde la ley no distingue no es lícito distinguir".

Si acudimos a la finalidad de la norma (art. 3,1 CC y 1.281,2º) -criterio teleológico-, resulta que este precepto ha de englobarse dentro de las medidas de "conciliación de vida laboral con la vida familiar", que en el ámbito del E.T. reguló la Ley 39/1999 de 5-11, siendo esta su finalidad.

Desde este punto de vista podemos señalar que resulta más acorde con dicha finalidad la interpretación que del precepto se efectúa por la actora, pues la razón de inclusión de la afinidad en estos preceptos, no es tanto el vínculo que existe entre el trabajador en cuestión y persona cuyo fallecimiento, enfermedad grave o accidente ocasiona el permiso, como el vínculo matrimonial o filial que liga a aquel con un consanguíneo directo o cónyuge éste, de forma que mediante el uso del permiso pueda acompañar bien a su cónyuge, a su padre o madre, en el difícil trance personal que ha de suponer para él las situaciones de muerte, accidente o enfermedad que describe el precepto, dando, de esta forma, cumplimiento a los deberes que imponen entre cónyuges los arts. 66 y ss C.C., y entre hijos y padres el art. 155 C.c .

En este mismo sentido, se pronunciaba ya la Sentencia del TS de 18-2-21998 al señalar que

"la finalidad del instituto jurídico-laboral del permiso por desgracia familiar es precisamente armonizar o hacer compatibles las obligaciones de trabajo con los deberes sociales y familiares de asistencia y compañía que surgen en los casos de fallecimiento o enfermedad grave de parientes o afines muy próximos, evitando que el cumplimiento de las primeras pueda anular o impedir por completo el cumplimiento de los segundos."

Por otro lado, cabe destacar que la interpretación que se postula por las demandadas del precepto en cuestión según la cual sólo se causaría el derecho en caso de muerte del padrastro, madrastra o hijastro "tradicional", que no admite más causa de la extinción del primer vínculo matrimonial que habilite para contraer las segundas nupcias que la muerte, resulta contraria con una interpretación del precepto acorde con la realidad social del momento en que debe ser aplicado.

A raíz, del contenido de los arts. 32 y 39 de la C.E. y de su desarrollo legislativo -cabe citar, entre otras, las Leyes de 7-7-1981 y de 13-5-2005, que han regulado la separación, la nulidad matrimonial y el divorcio, por la Ley de 1-7-2005, de matrimonio entre personas del mismo sexo o la L.O. 3/2007 de igualdad entre mujeres y hombres- tanto la institución matrimonial- puestos de manifiesto en la Sentencia del TC de 6-11-2012 que declaró que el matrimonio entre personas del mismo sexo tenía perfecta cabida en nuestro ordenamiento constitucional-, como la familiar han sufrido jurídicamente grandes transformaciones de forma que se han ocasionado nuevos vínculos de parentesco, alterándose el concepto tradicional de familia, y tales cambios sociales no casan con la interpretación estricta del precepto que se sostiene por las demandadas, la cual se circunscribe únicamente al modelo de familia tradicional o anterior al texto constitucional.

Finalmente, una interpretación de la norma convencional en el contexto legislativo estrictamente laboral en el que se ubica -interpretación sistemática- y sin necesidad de efectuar un estudio amplio de otras ramas del ordenamiento jurídico-, nos lleva nuevamente a sostener las tesis del sindicato actor, pues lo cierto, es que el art. 81.1 del I CºCº del Grupo Aena, no es más que la plasmación mejorada en el mismo del art.37.3 b) del E.T., precepto este que no impone requisito específico a la afinidad.

Siendo lo ya dicho suficiente para asumir la tesis de la actora, por otro lado, debe señalarse que la fuerte endogamia- por otro lado no probada- existente en la empresa no ha de ser motivo suficiente para justificar una interpretación restrictiva de la norma que convierte al empleador, mediante una valoración pormenorizada del caso, en delimitador de sus propias obligaciones, contrariando lo dispuesto en el art. 1.256 Cc.

SÉPTIMO.- Por todo ello estimaremos la demanda sin costas.

FALLO

Desestimando la excepción de inadecuación de procedimiento y estimando la demanda interpuesta por CCOO contra AENA y ENAIRE, declaramos que los permisos retribuidos por fallecimiento, accidente o enfermedad grave de los apartados b) y c) del artículo 81 del I CºCº del Grupo AENA resultan de aplicación a los trabajadores respecto de sus parientes afines hasta el segundo grado, entre los que se encuentran los hijos del cónyuge y el cónyuge del padre o madre, condenando a las demandadas a estar y pasar por dicha declaración. Sin costas.

Contra esta sentencia cabe Recurso de Casación ante el TS, que podrá prepararse ante esta Sala de lo Social de la AN en el plazo de 5 días hábiles desde la notificación.

VER SENTENCIA

http://www.poderjudicial.es/search/doAction?action=contentpdf&databasematch=AN&reference=7498280&links=%22200%2F2015%22&optimize=20151021&publicinterface=true

VER OTRAS SENTENCIAS DE TEMAS LABORALES

http://www.lapirenaicadigital.es/SITIO/SENTENCIASLAB.html