LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


SENTENCIA DEL TS DE 23-03-2015


Seguir a @PIRENAICADIGITA


SENTENCIA DEL TS DE 23-03-2015 SOBRE CRÉDITO HORARIO DE DELEGADOS SINDICALES

RESUMEN

El crédito horario reconocido en el artículo 68 e) del ET -15 horas- es mensual y durante los 11 meses de actividad laboral, sin que se extienda a las vacaciones, por lo que anualmente comporta las 155 horas reconocidas por la AN y no las 180 reclamadas.

Así lo impone la regulación estatutaria y la naturaleza jurídica del crédito como exención retribuida del trabajo.

Recurso de casación interpuesto por USO frente a la sentencia de la AN, dictada el 26-11-2012 en autos a instancia de USO contra Serramar Vigilancia y Seguridad, sobre conflicto colectivo.

ANTECEDENTES DE HECHO

Por USO se planteó demanda sobre conflicto colectivo ante la AN suplicando se dictara sentencia:

"por la que se declare y reconozca el derecho del Delegado Sindical Estatal de este Sindicato en la empresa Serramar Vigilancia y Seguridad, S.L., a disfrutar de un crédito horario de 15 horas en cómputo mensual y en cómputo anual 180 horas, conforme establece el artículo 10 de la LOLS en relación con el artículo 68 del E.T. y el artículo 63 del Convenio vigente".

El 26-11-2012 la AN, dictó sentencia cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente:

"Estimamos parcialmente la demanda de conflicto colectivo, promovida por USO y declaramos que su delegado sindical estatal tiene derecho a disfrutar un crédito de 15 horas mensuales en los meses que preste servicios y condenamos en consecuencia a Serramar Vigilancia y Seguridad, SL a estar y pasar por dicha declaración a todos los efectos legales oportunos, absolviéndole de los restantes pedimentos de la demanda".

En dicha sentencia se declararon probados los siguientes hechos:

- USO nombró a D. Faustino como delegado estatal.

.- El 16-04-2012 notificó a la empresa la sustitución del delegado sindical de la sección sindical estatal por el nombramiento de D. Maximiliano.

- Los representantes de los trabajadores del centro de trabajo, donde presta servicios el señor Maximiliano, tienen un crédito horario de 15 horas mensuales.

- USO acredita 8 representantes unitarios en la empresa demandada.

El señor Maximiliano ha disfrutado 232 horas sindicales con cargo a la bolsa de horas, prevista en el art. 63 del convenio colectivo vigente.

- El sindicato demandante ha requerido a la empresa demandada para que concediera a su delegado sindical las mismas horas que los representantes unitarios en la empresa demandada, quien se ha limitado a ofrecer que el citado delegado disfrute las 6 horas, que le quedan pendientes de disfrutar de la bolsa de horas ya citada.-

- El 24-09-2012 USO reclamó ante la Comisión Paritaria del convenio.

Contra dicha sentencia se interpuso recurso de casación por USO, amparándose en el siguiente motivo:

"ÚNICO.- Al amparo del apartado e) del artículo 207 de la LRJS, por infracción de los artículos 28.1 y 37.1 de la Constitución Española donde se establece el derecho de Libertad sindical y de negociación respectivamente, artículo 68 del E.T. donde se recogen los derechos y garantías de los representantes de los trabajadores y entre ellos el crédito horario, artículo 10 de la LOLS donde se establecen las garantías de los Delegados Sindicales y Convenio n° 98 de la OIT sobre aplicación de los principios del derecho de sindicación y de negociación colectiva, así como la doctrina elaborada por el propio tribunal constitucional en tomo, a estos preceptos".

El Ministerio Fiscal emitió el preceptivo informe en el sentido de considerar procedente el recurso

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- 1.- La cuestión que se inicialmente se suscitaba en las presentes actuaciones era la determinar la posible compatibilidad -negada por la empresa- entre la bolsa de horas reconocidas por CºCº al Sindicato accionante -USO- en función de su representatividad, con las horas que correspondían a un Delegado de aquel Sindicato por su equiparación a los representantes unitarios y que en demanda se reclamaban, refiriendo el derecho a un «crédito horario de 15 horas en cómputo mensual y en cómputo anual 180 horas».

2.- Por sentencia de 26-11-2012, la AN estimó parcialmente la demanda y declaró el derecho del indicado Delegado sindical estatal a «disfrutar un crédito de 15 horas mensuales en los meses que preste servicios».

Decisión que la Sala justifica afirmando la plena compatibilidad de ambos derechos, y argumentando que

«No podemos admitir, sin embargo, las 180 horas anuales reclamadas, puesto que la garantía, reconocida propiamente, es la disfrutada por los representantes unitarios, quienes disfrutan, al igual que el delegado sindical, su correspondiente mes de vacaciones o cualquier otro periodo de inactividad laboral a lo largo del año, en el que no se desarrollarán lógicamente actividades sindicales, por lo que procede estimar parcialmente la demanda».

3.- El pronunciamiento es recurrido exclusivamente por USO, quien denuncia exclusivamente la infracción de los arts. 28.1 y 37.1 CE, el art. 68 ET, el art. 10 LOLS y el Convenio OIT nº 158, por considerar que el crédito horario no puede ser descontado en el periodo de vacaciones, porque «se está ante un periodo de descanso de derecho necesario durante el cual, aunque la prestación de trabajo no se encuentre en ejecución, la relación laboral sigue "viva". Y es que durante las vacaciones, salvo la obligación de prestación de servicios, subsisten todas las demás obligaciones laborales de las partes...»; y porque -éste es el argumento en el que se insiste- para la doctrina de Suplicación los periodos de IT no comportan le pérdida del crédito mensual correspondiente.

SEGUNDO.- 1.- Aunque el recurso reproduce inicialmente algunas consideraciones de Tribunales Superiores en torno a las vicisitudes del crédito horario durante situación de IT, que consideran no es causa para minorar tal garantía de los representantes de los trabajadores, haciendo una verdadera pirueta dialéctica el Sindicato recurrente transpone al periodo de vacaciones el presupuesto argumental de esa doctrina -el que durante la IT únicamente se suspende la actividad laboral, pero no los restantes derechos y deberes-, argumentando que como esos mismos limitados efectos suspensivos del entramado contractual se producen durante las vacaciones, ello justifica que igualmente se mantenga en tal periodo el crédito horario.

Con ello incurre el Sindicato en un verdadero sofisma, pues aunque en ambos supuestos media la común ausencia de prestación de servicios, la divergencia entre ellos viene determinada por la también diversa «causa» de su respectiva inactividad. Así, en tanto que la IT se produce en tiempo de actividad laboral que no puede llevarse a cabo precisamente porque media la contingencia protegida, muy contrariamente el periodo de vacaciones es -por imposición legal- tiempo de obligada inactividad.

O lo que es igual, el recurso sostiene la identidad de soluciones atendiendo a una coincidencia que a los efectos aquí pretendidos resulta secundario, cual es la ausencia de servicios, sin atender -como veremos- a la disparidad en su fundamental característica y que es justamente la causa de su diferente tratamiento jurídico: la IT va referida a periodo con originaria obligación de trabajar y produce la «suspensión» del contrato de trabajo, mientras que las vacaciones son - por definición- obligado periodo de descanso -inactividad- que se configura como «interrupción» del vínculo laboral.

Aparte de que con tal razonamiento el Sindicato reclamante da un salto dialéctico en el vacío, puesto que de la simple coincidencia en la falta de servicios que median tanto en la IT como en las vacaciones, pretende deducir la identidad de tratamiento jurídico respecto de un derecho [crédito horario] que en un caso simplemente «se mantiene» [caso de la IT], mientras que en el otro pretende que «se reconozca» [en vacaciones], precisamente en función de aquella coincidencia [la inactividad laboral].

2.- Así pues, rechazamos la pretensión porque el argumento no se ajusta ni a la naturaleza jurídica de la garantía, ni a su regulación legal ni a la doctrina judicial hasta la fecha establecida:

a).- Ha de partirse de la base de que el crédito horario que corresponde a los Delegados sindicales ex art. 10.3 LOLS ofrece las mismas características que el propio de los representantes unitarios por el art. 68.e) ET [precepto al que se aquél se remite], por lo que también ofrece naturaleza de permiso retribuido, pues conforme al art. 37 ET

«el trabajador, previo aviso y justificación, podrán ausentarse del trabajo, con derecho a remuneración por alguno de los motivos y por el tiempo siguientes:

e) Para realizar funciones sindicales o de representación del personal en los términos establecidos legal o convencionalmente».

Siquiera sea apreciable la fundamental diferencia de que en los permisos propiamente dichos el interés a satisfacer es individual y se dirige a necesidades que sólo al trabajador incumbe determinar, en tanto que el crédito horario atiende a intereses colectivos y se concreta en funciones de representación de tales intereses.

b).- Sentando ello procede señalar que lo mismo que los restantes permisos retribuidos, el ejercicio del crédito horario requiere preaviso y justificación [art. 37.3 ET], determinados por la necesidad de organizar el proceso productivo y de prevenir el uso abusivo del crédito, siquiera su exigencia está muy relativizada por la doctrina y la jurisprudencia, en términos que no viene al caso reseñar.

Pero estas indicaciones previas, tanto de la naturaleza jurídica de permiso retribuido que corresponde al crédito cuanto de la doble exigencia -un tanto desdibujada- para su ejercicio [previo aviso y justificación], sirven para resaltar que en la regulación legal el crédito horario está indefectiblemente ligado a la actividad laboral, pues en elementales términos lógicos el «permiso» [crédito horario] no es concebible sino como exención al cumplimiento de una obligación previa [actividad laboral].

c).- Es cierto que la doctrina jurisprudencial ha admitido que el crédito se utilice en todo o en parte fuera de la jornada de trabajo, razonando al efecto que

«el derecho a disponer de las horas retribuidas, que garantiza el art. 68 e) citado, no debe entenderse de modo que hayan de coincidir, para su devengo, el tiempo que se invierta para actividades sindicales con el tiempo de trabajo», pues «exigirlo así pondría en evidencia la existencia misma del comité de empresa compuesto por trabajadores que tuvieran asignado turnos diferentes en una empresa con trabajo en régimen de turnos»

y tampoco cabe desconocer que en la doctrina de Suplicación se ha admitido igualmente, como argumenta el recurso, la persistencia del crédito en las situaciones de IT -es de suponer que con acumulación de las horas a otro trabajador o al mismo afectado, pero en diferente periodo-.

Hemos de destacar que tanto la primera solución como la segunda no son extrapolables al supuesto de que tratamos, porque ninguna de ellas cuestiona -como hace el recurrente- que el crédito horario se halle establecido con carácter «mensual» pero en relación con el periodo de actividad desempeñada, lo que consiguientemente lleva al disfrute del derecho tan sólo en los 11 meses de trabajo, en tanto que la tesis recurrente -sin apoyo legal alguno- mantiene que el derecho al crédito «mensual» de 15 horas se ostenta durante todos los meses de año [así las 180 horas reclamadas], incluido el mes de vacaciones.

d).- Este planteamiento de USO prescinde de la naturaleza jurídica de «permiso retribuido» que caracteriza al crédito horario y que determina su necesaria relación con la actividad laboral del titular [pues en principio ha de disfrutarse en periodo de trabajo]. Naturaleza y vínculo que no impiden:

1º) que si la actividad representativa hubiera de realizarse por fuerza en tiempo no coincidente con el de la actividad laboral del titular del crédito [supuesto del trabajo a turnos], razonablemente ha de admitirse que aquella función colectiva se lleve a cabo fuera de turno y con igual consideración -para ese tiempo de actividad sindical o representativa- como tiempo de trabajo efectivo y por lo tanto a descontar de su normal jornada de trabajo

2º) que llevando más lejos el planteamiento deba igualmente entenderse que pueda aplicarse el mismo criterio de mantenimiento del crédito en los supuestos en que su titular se vea afectado por IT, pues con tal solución se evitaría que resultasen injustificadamente perjudicados los intereses colectivos a que el crédito atiende, en tanto que la solución contraria privaría -durante toda la IT- de la defensa representativa que el legislador dispone a favor del colectivo de trabajadores. Supuestos excepcionales ambos que ninguna relación guardan con el de autos, en que se pretende extender la garantía más allá de los términos en que es concebida por el legislador: eximir de la obligación de trabajar para poder defender los intereses del colectivo de trabajadores.

TERCERO.- Las precedentes consideraciones nos llevan a afirmar que procede rechazar el recurso de casación interpuesto y confirmar íntegramente la sentencia recurrida.

FALLO

Desestimamos el recurso de casación interpuesto por USO y confirmamos la sentencia de la AN de 27-11-2012, a instancia de aquel Sindicato frente a Serramar Vigilancia y Seguridad.

Voto particular que formula la magistrada Dª Maria Lourdes Arastey Sahun,

VER SENTENCIA

http://www.poderjudicial.es/search/doAction?action=contentpdf&databasematch=TS&reference=7393064&links=%2249/2014%22&optimize=20150529&publicinterface=true

VER OTRAS SENTENCIAS DE TEMAS LABORALES

http://www.lapirenaicadigital.es/SITIO/SENTENCIASLAB.html