LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


SENTENCIA DEL TS DE 25-04-2017


SUBCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS DE LA PIRENAICA, ENVIANDO TU DIRECCIÓN DE CORREO -->

Seguir a @PIRENAICADIGITA


SENTENCIA DEL TS DE 25-04-2017 SOBRE RESPONSABILIDAD DE LA ASEGURADORA CUANDO SE COMUNICA EL ACCIDENTE DE TRABAJO CON POSTERIORIDAD AL PLAZO PREVISTO EN LA PÓLIZA

Distinción entre cláusulas limitativas y lesivas.

Recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por Plus Ultra Seguros Generales y Vida SA contra la sentencia de 25-11-2015 del TSJ de Galicia, en el recurso de suplicación, que resolvió el formulado contra la sentencia del Juzgado de lo Social nº 3 de Pontevedra, de 16-7-2014, recaída en autos seguidos a instancia de D. Bernardo, contra Groupama Seguros y Reaseguros SA; Axa Seguros Generales, SA de Seguros y Reaseguros; Sometal SL, sobre Derechos Fundamentales.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- El 16-7-2014 el Juzgado de lo Social nº 3 de Pontevedra dictó sentencia, en la que se declararon probados los siguientes hechos:

1º.- D. Bernardo vino prestando servicios para la empresa SOMETAL S.L.U. que tiene cubiertas las contingencias de I.T. con la Mutua Gallega, firmando contrato de seguro de responsabilidad civil con la entidad Groupama S.A.U. con fecha de efectos de 18-6-2010 a 18-6-2011 y limite por víctima de 180.000€, concertando póliza para cubrir el mismo riesgo con AXA con fecha inicial de efectos de 18-6-2011.

2º.- El demandante cursos de formación en materia preventiva. El 14-3-2011, cuando se encontraba trabajando colocando un canalón en una vivienda, se cayó de la escalera móvil, de una altura aproximada de 5 metros.

3º.- La Inspección de Trabajo extendió acta de infracción de seguridad y salud laboral el 30-5-2011 y emitió informe sobre el accidente de trabajo el 19 del mismo mes, calificando la falta como grave, proponiendo la imposición de sanción en grado mínimo en cuantía de 2.046 € y un recargo del 30%, dictándose resolución el 21-10-2011 confirmando el acta de infracción, interponiendo la empresa recurso de alzada que fue desestimado el 28-6-2012. Por el INSS se dictó resolución el 20-9-2011 denegando la petición de responsabilidad empresarial por falta de medidas de seguridad, interponiendo reclamación previa y posterior demanda que fue desestimada por sentencia del Juzgado de lo Social nº 4 de Pontevedra de 20-4-2012.

4º.- El trabajador fue declarado en situación de IPTPH por resolución del INSS de 19-7-2012. Presentó el actor reclamación previa que fue desestimada el 18-9-2012 y posterior demanda ante el Juzgado de lo Social n° 1 de Pontevedra.

5º.- El 5-9-2013 la entidad aseguradora Groupama se dirigió a la empresa Sometal S.L.U. rechazando las consecuencias del siniestro al tener conocimiento del mismo a través de notificación del Juzgado, incumpliendo lo dispuesto en el artículo 16 de la L.C.S. enviando nueva comunicación el día 20 del mismo mes.

En dicha sentencia aparece la siguiente parte dispositiva:

«Estimando parcialmente la demanda interpuesta por D. Bernardo frente a la empresa Sometal S.L. y las entidades aseguradoras AXA Seguros Generales S.A. y Seguros Groupama S.A.U. condeno a los demandados Sometal S.L. y Seguros Groupama S.A.U. a que de forma solidaria abonen al demandante la cantidad de 56.692,7€».

SEGUNDO.- La citada sentencia fue recurrida en suplicación por Groupama Seguros y Reaseguros SA ante el TSJ de Galicia, que dictó sentencia el 25-11-2016, en la que consta la siguiente parte dispositiva:

«Desestimando el recurso de suplicación interpuesto por la CIA Groupama Seguros y Reaseguros SA contra la Sentencia de 16-7-2014, del Juzgado de lo Social nº 3 de Pontevedra, en proceso sobre cantidades promovido por D. Bernardo frente a la empresa Sometal SLU, la CIA recurrente y otras confirmamos la sentencia de instancia. Se imponen las costas del recurso a la Cia aseguradora vencida en el recurso, que comprenderán los honorarios del letrado impugnante de su recurso por importe de 200 euros».

TERCERO.- Plus Ultra Seguros Generales y Vida SA formalizó el presente recurso de casación para la unificación de doctrina. Se aporta como sentencia contradictoria la del TSJ de Cataluña de 23-7-2013.

CUARTO.- El Ministerio Fiscal emitió informe en el sentido de considerar el recurso procedente.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- 1.- Plus Ultra Seguros Generales y Vida S.A. recurre en casación para la unificación de la doctrina la Sentencia del TSJ de Galicia de 25-11-2015, recaída en el recurso de suplicación que confirmó la sentencia del Juzgado de lo Social nº 3 de Pontevedra que estimó parcialmente la demanda interpuesta por D. Bernardo frente a la empresa Sometal, S.L. y las entidades Aseguradoras Axa Seguros Generales S.A. y Groupama, S.A.U., condenando solidariamente a ésta última aseguradora y a la mercantil empleadora al abono al actor de la cantidad de 56.692,7 Euros en concepto de indemnización derivada de accidente de Trabajo.

SEGUNDO.- La Sala entiende que existe la contradicción legalmente exigida.

TERCERO.- 1.- La recurrente denuncia infracción de normas sustantivas por vulneración de los artículos 181 y ss. CC y 1, 3 y 73 LCS. La cuestión a resolver consiste en la determinación de la naturaleza y efectos de una cláusula, incluida en las condiciones generales de un contrato de seguros colectivo de responsabilidad civil derivada de accidente de trabajo, que establece que el contrato de seguro surte efectos por los daños ocurridos por primera vez durante el período de vigencia del contrato y cuya reclamación sea comunicada a la aseguradora en el período de vigencia de la póliza o en el plazo de los 12 meses siguientes a partir de la extinción, anulación o resolución del contrato.

2.- La Sala ya ha tenido ocasión de establecer la doctrina adecuada sobre esta cuestión en sentencia dictada a propósito del análisis de una cláusula que guarda una total similitud con la examinada en este proceso. En dicha sentencia dijimos lo siguiente:

a) A propósito de la distinción entre cláusulas lesivas, limitativas y delimitadoras: las primeras son siempre inválidas en tanto que las limitativas pueden alcanzar validez si cumplen las dos condiciones que enumera la ley; esto es, que se destaquen de modo especial y que sean específicamente aceptadas por escrito.

La consideración como lesiva de una cláusula se fundamenta en la desproporción o desequilibrio insuperables que, en la economía del contrato, produce en perjuicio del asegurado. Ese vicio de lesividad comporta la nulidad de la cláusula y no la del resto del contrato, esquema que responde al conocido de la nulidad parcial del contrato.

Son cláusulas limitativas las que restrinjan los derechos del asegurado, sin llegar a producir la desproporción o desequilibrio insuperables de su posición jurídica en la economía del contrato. Por ello, se consideran válidas si cumplen los requisitos formales antes reseñados. Ocurre, sin embargo, que una buena parte de las cláusulas que merecen el calificativo de limitativas suponen, a la vez, un instrumento de delimitación del riesgo cubierto por el contrato.

Por ello, el criterio mayoritario en la doctrina y en la jurisprudencia civil es tratar de separar ambos tipos de cláusulas, excluyendo a las puramente delimitadoras del riesgo cubierto del doble requisito impuesto a las puramente limitativas por el artículo 3 de la Ley de Contrato de Seguro.

De esta forma, existe consenso en considerar que los derechos del asegurado son delimitados siempre que una cláusula acota el riesgo objeto de cobertura por medio del contrato de seguro y, por el contrario, son limitados sólo cuando tal cláusula, al perfilar el riesgo cubierto excluye supuestos que de ordinario o usualmente quedan comprendidos dentro del mismo.

En definitiva: como pone de relieve la Sentencia del TS de 5-6-1997:

«La concreción del riesgo asegurado no supone limitación en los derechos del asegurado».

Y, además, deben excluirse del concepto de cláusulas limitativas de los derechos del asegurado aquéllas que determinan qué riesgo se cubre, en qué cuantía, durante qué plazo (como es la circunstancia del caso presente) y en qué ámbito espacial.

b) Respecto de la naturaleza de la cláusula examinada afirmamos su clara naturaleza delimitadora del riesgo asegurado y, en consecuencia, su plena validez. En efecto, la literalidad de la cláusula en cuestión es un ejemplo de una forma de delimitación del riesgo en su vertiente temporal que no limita el derecho del asegurado.

Para ello basta tener en cuenta que el artículo 16 de la LCS determina que el tomador del seguro o el asegurado o el beneficiario deberán comunicar al asegurador el acaecimiento del siniestro dentro del plazo máximo de 7 días de haberlo conocido. Y, aunque es cierto que el incumplimiento de este breve plazo no determina la no cobertura del riesgo contratado sino que habilita para que el asegurador reclame daños y perjuicios derivados por la falta de declaración en plazo, no puede obviarse que la decisión de circunscribir el riesgo objeto de cobertura a los siniestros ocurridos en el ámbito temporal de la póliza siempre que estén comunicados antes de la finalización de los 2 años siguientes a la finalización del contrato, no puede considerarse, en modo alguno, una limitación de los derechos del asegurado, sino una cabal configuración del riesgo objeto de cobertura del contrato de seguro.

3.- La aplicación de la reseñada doctrina al supuesto que examinamos conduce a mantener que la doctrina correcta se encuentra en la sentencia de contraste lo que, debe comportar la estimación del recurso por considerar que la cláusula por la que se delimitaba el riesgo asegurado a los siniestros ocurridos durante la vigencia del contrato, cuya reclamación se notificase fehacientemente durante la vigencia de la póliza o hasta un año después de su finalización resultaba perfectamente lícita. Consecuentemente, la comunicación del siniestro debió efectuarse dentro del referido plazo puesto que, acaecido el accidente, surgió el deber de notificación que pudo hacerse hasta un año después de finalizado el contrato de seguro, lo que no se hizo ya que la primera comunicación que del referido siniestro tuvo la aseguradora fue la comunicación por el Juzgado de la demanda origen de este procedimiento.

FALLO: Esta sala ha decidido

1.- Estimar el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por Plus Ultra Seguros Generales y Vida SA.

2.- Casar y anular la sentencia de 25-11-2015 del TSJ de Galicia, en el recurso de suplicación que resolvió el formulado contra la sentencia del Juzgado de lo Social nº 3 de Pontevedra, de 16-7-2014, recaída en autos seguidos a instancia de D. Bernardo, contra Groupama Seguros y Reaseguros SA; Axa Seguros Generales, SA de Seguros y Reaseguros; Sometal SL, sobre Derechos Fundamentales.

3.- Resolver el debate en suplicación estimando el de tal clase y, al efecto, absolver a Plus Ultra Seguros Generales y Vida SA, manteniendo el resto de pronunciamientos de la sentencia del Juzgado de lo Social nº 3 de Pontevedra de 16-7-2014.

VER SENTENCIA

http://www.poderjudicial.es/search/contenidos.action?action=contentpdf&databasematch=TS&reference=8015946

VER OTRAS SENTENCIAS DE TEMAS LABORALES

http://www.lapirenaicadigital.es/SITIO/SENTENCIASLAB.html