LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


SENTENCIA DEL TS DE 25-05-2015


Seguir a @PIRENAICADIGITA


SENTENCIA DEL TS DE 25-05-2015 SOBRE ACCIDENTE DE TRABAJO IN ITINERE

RESUMEN

Accidente de moto que acontece un viernes por la tarde después de que el trabajador recibiera de su médico de cabecera parte de alta médica.

No procede cuando no consta a donde se dirigía el trabajador cuando ocurrió el siniestro, aunque existiera relación remota con el trabajo (recogida parte de baja) pero no destino laboral concreto.

Recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por MUTUALIA, Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social nº 2 contra la sentencia de 25-3-2014 del TSJ del País Vasco, en recurso de suplicación interpuesto contra la sentencia de 9-12-2013, del Juzgado de lo Social nº 1 de San Sebastián, en autos seguidos a instancias de D. Gonzalo contra INSS, TGSS, Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles S.A. y MUTUALIA sobre Incapacidad Permanente.

ANTECEDENTES DE HECHO

El 9-12-2013 el Juzgado de lo Social nº 1 de San Sebastián dictó sentencia, en la que se declararon probados los siguientes hechos:

1º.- D. Gonzalo ha venido prestando sus servicios para la empresa demandada desde el 19-2-2004

2º.- El actor incurrió en proceso de incapacidad temporal desde el 28-6-2012, hasta el 27-7-2012.

3º.- La Dra. Carolina el 27-7-2012 emitió parte de alta por mejoría

4º.- Ese mismo día cuando el actor iba por la Nacional 1 a la altura de Tolosa, sufrió un accidente de trabajo hacia las 19:55 horas con su motocicleta.

5º.- A consecuencia del accidente de tráfico sufrido el 27-7-2012, permaneció ingresado hasta el 10-9-2012.

6º.- El parte de baja que se le emitió el 28-7-2012 fue considerado por contingencias comunes. Disconforme con la misma interpuso reclamación previa, que fue desestimada por no haber variado las causas que motivaron la resolución combatida ni haberse aportado elementos nuevos que puedan hacerla cambiar (OJO).

7º.- La B.R. diaria asciende a 108,40 euros.

8º.- 27-7-2012, el actor acudió por la tarde, al centro de salud, a fin de coger el alta que le correspondía.

9º.- Los días 30 y 31-7-2012, eran días festivos en la empresa.

10º.- Durante el mes de agosto, la empresa cierra sus puertas, a fin de disfrutar sus vacaciones.

11º.- Es práctica habitual en la empresa, hacer la entrega de los partes de alta y baja, en los buzones de las porterías o a los propios vigilantes que se encuentran en las porterías. Durante todo el año, siempre hay una o dos porterías abiertas las 24 horas.

12º.- Nunca se ha sancionado a un trabajador por entregar tarde un parte de baja o alta.

En dicha sentencia aparece la siguiente parte dispositiva:

"Desestimo la demanda interpuesta por D. Gonzalo frente al INSS, TGSS, C.A.F.S.A Y MUTUALIA y debo declarar que el proceso de I.T. de 28-7-2012 declarado derivado de Enfermedad Común, es ajustado a derecho.".

La citada sentencia fue recurrida en suplicación por D.  Gonzalo ante el TSJ del País Vasco, que dictó sentencia el 25-3-2014, en la que consta el siguiente fallo:

"Que estimamos el Recurso de Suplicación interpuesto por D. Gonzalo, frente a la Sentencia de 9-12-2013, del Juzgado de lo Social nº 1 de Donostia, revocando la misma, estimando la demanda iniciadora de estas actuaciones dirigida por D. Gonzalo frente al INSS, la TGSS, la empresa "CAF., S.A." y "MUTUALIA", y declaramos que el proceso de I.T. iniciado el día 28-7-2012 deriva de accidente de trabajo, condenando a "MUTUALIA" al abono de la prestación correspondiente - según una B.R. diaria de 108,40 euros -, sin perjuicio de las compensaciones que procedan con lo percibido por enfermedad común y condenando al resto de demandados a estar y pasar por esta declaración y sus consecuencias legales.".

Por MUTUALIA, 2 se formalizó el presente recurso de casación para la unificación de doctrina. Se aporta como sentencia contradictoria con la recurrida la dictada por el TSJ de Andalucía de 7-6-2006.

El Ministerio Fiscal emitió informe en el sentido de considerar el recurso procedente.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- 1. La cuestión planteada en el presente recurso de casación para unificación de doctrina consiste en determinar si la baja laboral del demandante deriva o no de accidente laboral.

La sentencia de suplicación tras denegar la pretensión de que se adicionara que el accidente ocurrió cuando el actor iba a entregar el parte de alta médica a la empresa porque

"el propio recurrente admite de manera expresa que no hay documento alguno que pueda acreditar que ésa fuera la finalidad del trabajador y que todo ello se deduce de los restantes hechos probados. Así, es claro que la Sala no puede concluir como lo pretende D.  Gonzalo, ya que no existe elemento probatorio adecuado al respecto, sin que pueda concluirse en el error de la instancia por meras elucubraciones o deducciones".

Sin embargo, en la fundamentación jurídica se acaba diciendo

"Es evidente que no es factible demostrar fehacientemente a dónde se dirigía D. Gonzalo cuando, a las 19,55 horas, sufrió dicho accidente, pero las reglas de la presunción humana permiten colegir que se dirigiera a la empresa a entregar el parte de alta médica. Abundan a ello diversos aspectos fácticos a tener en cuenta, relatados por la instancia: el hecho de que ello se produjera en la misma tarde en que recibió el alta médica; el hecho de que en el presente caso concurren las circunstancias que la jurisprudencia exige para la calificación de dicha fecha fuera un viernes y que ya no hubiera más días laborables hasta septiembre, tal como más arriba hemos descrito; el hecho de que en la empresa pudieran entregarse los partes de alta a cualquier hora del día, bien en el buzón, bien a los vigilantes".

Por todo ello, concluye que concurren todos los elementos exigidos por la jurisprudencia para calificar el accidente como laboral y estima la demanda con revocación de la sentencia de instancia.

SEGUNDO.- Inexistencia de accidente de trabajo "in itinere".

Como alega el recurso y mantiene el Ministerio Fiscal en su informe, la sentencia recurrida infringe lo dispuesto en el artículo 115-1 de la LGSS en relación con los apartados 2-a) y 3 del indicado artículo, por cuanto la calificación del accidente de trabajo "in itinere" requiere una vinculación entre el trabajo y el accidente que en el presente caso no existe.

En efecto, la conexión entre el trabajo y el accidente no consta, por cuánto en los hechos declarados probados no se dice que el actor fuese a entregar el parte de alta a la empresa que en ese momento estaba cerrada, aunque con vigilantes en la portería.

La posibilidad de ese supuesto viaje al centro de trabajo es rechazada expresamente por la sentencia recurrida en su fundamento de derecho primero, donde expresamente se dice, para fundar la desestimación de la revisión de los hechos declarados probados, que ese hecho no está probado,

"ya que no existe elemento probatorio adecuado al respecto, sin que puede concluirse en el error de la instancia por meras elucubraciones o deducciones".

Cierto que, posteriormente, la sentencia recurrida da por cierto ese dato con base a "las reglas de la presunción humana". Pero con ello incurre en una contradicción interna que hace incongruente la sentencia por la falta de fundamentación de esa disparidad. Ante esa contradicción, debe estarse a los hechos declarados probados y a las argumentaciones de la sentencia rechazando la revisión de los mismos sobre el supuesto viaje, así como "las elucubraciones o deducciones" que se hacían sobre el particular.

Frente a esa desestimación, al momento de fijar los hechos probados, no cabía en la fundamentación jurídica dar por probado ese dato con base en "las reglas de la presunción humana", esto es sin apoyo en norma legal alguna y con olvido de lo dispuesto sobre las presunciones judiciales en el artículo 386 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, donde para presumir la certeza de un hecho se requiere partir de otro admitido o probado que tenga con él un enlace preciso y directo.

Ese enlace preciso no se da en el presente caso porque del simple hecho de recibir el parte de alta no se deriva la necesidad de hacer un viaje de 50 km. de ida y otros tantos de vuelta al centro de trabajo que está cerrado y va a continuar sin actividad durante más de un mes, por cuanto ese viaje se puede hacer cualquier día y el parte médico puede enviarse por correo, máxime cuando es un hecho probado (ordinal duodécimo) que la empresa nunca sanciona la demora en entregar los partes médicos de alta o baja.

Por lo expuesto, procede casar y anular la sentencia recurrida y resolver el debate planteado en suplicación en el sentido de confirmar la sentencia de instancia y desestimar el recurso interpuesto contra ella por el demandante. Sin costas.

FALLO

Estimamos, el recurso de casación para unificación de doctrina interpuesto por MUTUALIA contra la sentencia de 25-3-2014 del TSJ del País Vasco, en recurso de suplicación interpuesto contra la sentencia de 9-12-2013, del Juzgado de lo Social nº 1 de San Sebastián, en autos seguidos a instancias de D. Gonzalo contra INSS, TGSS, Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles S.A. y MUTUALIA, debemos casar y anular la sentencia recurrida y resolver el debate planteado en el sentido de confirmar la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social nº 1 de San Sebastián, desestimando la demanda. Sin costas.

VER SENTENCIA

http://www.poderjudicial.es/search/doAction?action=contentpdf&databasematch=TS&reference=7443876&links=%222163/2014%22&optimize=20150728&publicinterface=true

VER OTRAS SENTENCIAS DE TEMAS LABORALES

http://www.lapirenaicadigital.es/SITIO/SENTENCIASLAB.html