LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


SENTENCIA DEL TSJ DE ANDALUCÍA DE 19-11-2015


Seguir a @PIRENAICADIGITA


SENTENCIA DEL TSJ DE ANDALUCÍA DE 19-11-2015 SOBRE EXIGENCIAS SOBRE EL VESTUARIO DEL TRABAJADOR

RESUMEN

Solicitud por el trabajador a la empresa que le facilite el vestuario que se le exige en el contrato de trabajo (traje de chaqueta con corbata, americana y pantalón con corbata, camisa de manga larga y zapatos formales).

Si bien la empresa debe sufragar los equipos de protección, según el convenio, no está obligada a facilitar al trabajador chaqueta ni corbata, ni su valor, pues así se pactó en el contrato de trabajo.

Recursos de Suplicación interpuesto por  Eliseo  contra la sentencia dictada por JUZGADO DE LO SOCIAL Nº8 DE MALAGA, ha sido ponente el Iltmo./Iltma Sr. /Sra D./ MANUEL MARTIN HERNANDEZ CARRILLO.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Se presentó demanda por Eliseo sobre Procedimiento Ordinario siendo demandado Pelayo Mutua de Seguros y Reaseguros A.P. habiéndose dictado sentencia por el Juzgado de referencia el 29-4-2015.

La parte dispositiva de dicha resolución expresa:

Desestimando la demanda interpuesta por D. Eliseo contra Pelayo Mutua de Seguros y Reaseguros A.P., se acuerda: Absolver a la parte demandada de las pretensiones ejercitadas en la demanda.

SEGUNDO.- En la sentencia aludida se declararon como hechos probados los siguientes:

I.- D. Eliseo presta servicios para Pelayo Mutua de Seguros y Reaseguros A.P., desde el 1-7-2008. La relación laboral se formalizó mediante la suscripción del contrato de duración determinada que devino en indefinido.

II.- El actor trabaja como tramitador de siniestros (daños personales) y sus funciones implican relaciones externas con médicos, abogados, lesionados, investigadores y entidades aseguradores.

III.- Los empresa tiene un "Manual de estilo de vestimenta profesional" de obligado cumplimiento para los empleados. En dicho manual se indica que en los entornos de trabajo en los que sea continuada o frecuente la presencia de clientes o de terceras personas externas a la organización: oficinas centrales, red comercial y red de servicios la vestimenta para los hombres se caracteriza por traje de chaqueta con corbata, americana y pantalón con corbata, camisa de manga larga y zapatos formales.

IV.- La empresa proporciona a los trabajadores que desempeñan funciones de peritos punteras/calzado de seguridad.

V.- El 13-11-2013 el trabajador presentó papeleta de conciliación y el 27-11-2013 se celebró sin avenencia el acto de conciliación ante el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación.

VI.- El 3-12-2013 se interpuso la demanda que ha dado origen al presente procedimiento.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

PRIMERO.  El actor, que viene prestando sus servicios para la Mutua Pelayo de Seguros y Reaseguros A.P. solicita que se declare su derecho a que la empresa le facilite la vestimenta y calzado (chaqueta con corbata, americana y pantalón con corbata, camisa de manga larga y zapatos formales) que se le exige en el contrato de trabajo; subsidiariamente, que se le abone la cantidad de 1.600 euros por su valor y, por último, que se declare su derecho a no usar dicha vestimenta.

La Magistrada a quo desestima sus pretensiones y frente a su sentencia se alza el trabajador mediante el presente recurso de suplicación, articulado a través de diversos motivos de revisión fáctica y censura jurídica a fin de que, revocada la de instancia se estime cualquiera de las pretensiones ejercitadas.

SEGUNDO. Por el cauce del apartado b) del art. 193 LRJS solicita la parte recurrente la modificación del relato fáctico declarado probado por la Magistrada de instancia con la siguiente finalidad:

Añadir al ordinal primero que:

"En dicho contrato de trabajo se pactó que el trabajador prestará sus servicios como administrativo, y se incluyó una clausula adicional 2ª en la que, expresamente, se estableció que la empresa, con el fin de mejorar su imagen corporativa y cuando las circunstancias de su gestión así lo aconsejen, proveerá al trabajador de de dos uniformes para la temporada de invierno y otros tantos para la temporada de verano. Esta dotación de las que constituirán prendas de trabajo, será de obligado uso durante la jornada laboral, procurando el empleado mantenerlos y conservarlos en buen estado. Este suministro se renovará dos veces cada año e incluirá así mismo el calzado con igual periodicidad".

Introducir un nuevo ordinal que diga que:

"La empresa impone al actor el uso obligatorio de vestimenta profesional. En este sentido, e/ actor, recibió un e-mali de su superior, de fecha 30-5-2012, recordándole el cumplimiento obligatorio de la norma de empresa de vestimenta profesional y, entre otras, del uso de corbata, advirtiéndole que, de lo contrario, se considerará esa actuación como incumplimiento de las normas de la empresa".

El primer motivo debe fracasar por su intrascendencia pues la cláusula a que se refiere en el texto propuesto ya se encuentra incorporada, con valor de hecho probado, por lo que nada de interés aportaría al debate planteado.

No obstante, pese al signo de la presente resolución, que ya se anticipa desestimatorio del recurso, el segundo motivo debe prosperar al constar claramente el contenido del correo electrónico en las actuaciones y servir para una mejor y más completa comprensión del debate planteado.

TERCERO. Por el cauce del apartado c) del art. 193 LRJS denuncia la parte recurrente la infracción de los artículos 1.281 del Código Civil, 3 y 4 del E.T. por considerar, en esencia, después de discrepar sobre la doctrina judicial aplicada por la Magistrada, que el uso de determinada vestimenta es un plus que, concretamente, se pacta en el contrato individual de trabajo con la única finalidad de mejorar la imagen corporativa de la empresa por lo que el gasto que se ve obligado a realizar el trabajador debe ser reembolsado por la empresa.

La Sala no comparte los razonamientos del recurrente. Como bien expresa la Magistrada de instancia, se debe diferenciar, de un lado, las prendas de trabajo y equipos de protección que la empresa debe facilitar a sus trabajadores, ex artículo 43 del CºCº General para las Entidades de Seguros, Reaseguros y Mutuas de Accidentes de Trabajo y, de otro, la indumentaria del personal que tenga trato con clientes o terceras personas ajenas a la empresa, como son los de oficinas centrales, red comercial y de servicios, la cual, conforme al " Manual de estilo de vestimenta profesional ", de obligado cumplimiento para los empleados, será chaqueta con corbata, americana y pantalón con corbata, camisa de manga larga y zapatos formales.

Y es que la primera vestimenta (artículo 43 de la norma convencional y cláusula adicional 2ª del contrato de trabajo) se refiere, de fijo, a los uniformes y equipos de protección necesarios para desarrollar la prestación de servicios con una imagen corporativa homogénea. Y solamente estas prendas de uniformidad y equipos de protección (botas de trabajo con punteras de seguridad, por ejemplo) serán facilitados por la empresa en un número de dos para el verano y dos para el invierno. Ello es lógico y razonable para evitar que el trabajador tenga que realizar un desembolso, en ocasiones importante en atención a la naturaleza del equipo de protección que, a todas luces, debe ir a cargo de la empresa.

Sin embargo, las normas de estilo de vestimenta profesional es cosa distinta, pues están dirigidas, precisamente, a los trabajadores que no deben acudir al trabajo en régimen de uniformidad y que, por su contacto con clientes y terceras personas ajenas a la empresa (oficinas centrales, redes comerciales y de servicios, caso del actor), está interesada en mantener determinada imagen exterior, de manera que a los varones se exige chaqueta con corbata, americana y pantalón con corbata, camisa de manga larga y zapatos formales.

Dicha exigencia es, desde todo punto de vista, legítima pues la finalidad no es otra que la perseguir una imagen de decoro de sus empleados que redunda en el bien empresarial siempre que no se sobrepase, claro está, las reglas de trato social comúnmente admitidas. Y si el actor aceptó la prestación de sus servicios en dicho régimen de indumentaria, que en nada atenta, limita o lesiona derechos como el del honor, dignidad o propia imagen del trabajador, no puede ahora intentar eximirse de su cumplimiento o solicitar el pago de la indumentaria.

En razón a todo lo razonado, la Sala no aprecia las infracciones que se dicen denunciadas, lo que conduce a la desestimación del motivo y por su efecto el recurso, con la consiguiente confirmación de la sentencia combatida.

FALLO

Desestimamos el recurso de suplicación interpuesto por la representación de D. Eliseo contra la sentencia del Juzgado de lo Social nº8 de Málaga de 29-4-2015 en autos sobre derechos y cantidad, seguidos a instancias de dicho recurrente contra Mutua Pelayo de Seguros y Reaseguros A.P., confirmando la sentencia recurrida.

Contra esta sentencia cabe Recurso de Casación para la Unificación de Doctrina ante el TS, que deberá prepararse en el plazo de los 10 días siguientes a la notificación de este fallo.

VER SENTENCIA

http://www.poderjudicial.es/search/doAction?action=contentpdf&databasematch=AN&reference=7595284&links=%221340%2F2015%22&optimize=20160209&publicinterface=true

VER OTRAS SENTENCIAS DE TEMAS LABORALES

http://www.lapirenaicadigital.es/SITIO/SENTENCIASLAB.html