LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


SENTENCIA DEL TSJ DE CATALUNYA DE 03-05-2016


SUBCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS DE LA PIRENAICA, ENVIANDO TU DIRECCIÓN DE CORREO -->

Seguir a @PIRENAICADIGITA


SENTENCIA DEL TSJ DE CATALUNYA DE 03-05-2016 SOBRE DESPIDO OBJETIVO POR FALTAS DE ASISTENCIA JUSTIFICADAS E INTERMITENTES

Despido por causas objetivas: absentismo laboral. Fórmula de cálculo.

Faltas de asistencia del 32,5% en un periodo de 3 meses discontinuos, alegándose por la trabajadora que en el cuarto periodo mensual tomado como referencia no existió absentismo alguno

Recurso de suplicación interpuesto por Amelia frente a la Sentencia del Juzgado Social nº 1 de Barcelona de 15-10-2015, siendo recurridos Rouremar, S.L. y el FOGASA.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- La sentencia de 15-10-2015 contenía el siguiente Fallo:

"Desestimando la demanda interpuesta por Dª Amelia contra Rouremar, SL. y el FOGASA, declaro la procedencia del despido de la actora acordado por la demandada y el derecho de la aquélla a percibir una indemnización por importe de 10.258,86 euros, que ya le ha sido abonada, absolviendo, en consecuencia, a la empresa de las pretensiones en su contra ejercitadas.

Estimando la reconvención planteada por Rouremar, SL. contra Amelia, condeno a la trabajadora demandada a abonar a la empresa la cantidad de 1.249,32 euros."

SEGUNDO.- En dicha sentencia, como hechos probados, se declaran los siguientes:

- La demandante ha prestado servicios para la empresa demandada desde el 6-5-2002.

- El 4-11-2014 la empresa demandada comunica a la actora que procede a la extinción de su contrato con efectos del mismo día, en base a causas objetivas, por faltas de asistencia al trabajo justificadas e intermitentes. La actora se ha negado a firmar el acuse de recibo de la notificación, por lo que lo han hecho testigos.

La empresa demandada ese mismo día a remitió a la trabajadora la carta de despido vía burofax, que la actora ha recibido el 6-11-2014.

- La empresa demandada ha procedido el mismo día 4-11-2014 a efectuar sendas transferencias bancarias a la cuenta de la trabajadora demandante por el importe de la indemnización fijada en la carta de despido, 11.508,18 euros, y por el importe de los salarios pendientes a fecha de cese.

- La actora ha estado en situación de I.T.., derivada de enfermedad común, en los períodos siguientes: 17-2-2014 a 21-2-2014, 11-3-2014 a 11-3-2014, 31-3-2014 a 11-4-2014 y 26-8-2014 a 9-9-2014

- El 9-10-2014, con anterioridad a proceder a su despido objetivo, la empresa demandada ha remitido a la actora, vía burofax, escrito en el que le requiere para que, en 4 días, aporte documentación médica acreditativa de las causas de los distintos procesos de I.T., a los efectos de comprobar si debían excluirse del cómputo de inasistencias para el despido objetivo. La actora recibió el burofax el 11-10-2014, sin haber procedido a contestar el requerimiento de la empresa.

- La actora disfrutó de vacaciones en el período de 8-8-2014 a 24-8-2014.

- La indemnización correspondiente al despido objetivo de la actora, dada su antigüedad (6-5-2002) y su salario (41,035 euros/día) asciende a 10.258,86 euros. En consecuencia, la demandada ha abonado en exceso la cantidad de 1.249,32 euros.

- El 20-11-2014 la actora ha presentado demanda de conciliación administrativa previa, celebrándose el intento conciliatorio el 9-12-2014, sin avenencia. En este acto la demandada ha formulado reconvención por el importe de 1.249,32 euros."

TERCERO.- Contra dicha sentencia anunció recurso de suplicación la parte demandante.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- Por la parte actora se interpone recurso de suplicación contra la sentencia del Juzgado de lo Social que, desestimando la demanda interpuesta en materia de despido, declaró su procedencia, absolviendo a la empresa demandada de las pretensiones deducidas en su contra; y, estimando la reconvención planteada por Rouremar, S. L., condenó a la actora a abonar a aquélla el importe de 1.249,32 euros. El recurso ha sido impugnado por la entidad codemandada Rouremar, S. L., que interesó su desestimación, con íntegra confirmación de la resolución recurrida.

Constituye el objeto del recurso interpuesto la calificación del despido efectuado por la empresa por absentismo.

Al amparo del apartado c) del artículo 193 de la LRJS, como único motivo del recurso, la parte actora recurrente denuncia la infracción, por indebida aplicación, del artículo 52.d) del E.T., en relación con los artículos 53.5 y 56.1 del mismo cuerpo legal, así como la doctrina jurisprudencial contenida en la sentencia del TS de 9-12-2010, en relación al modo de cómputo de los meses para determinar las faltas de asistencia de la parte actora. Se alega, en síntesis, que integrándose los 2 primeros períodos de baja en un solo mes, no componen 2 períodos de inasistencia, sino sólo 1; por lo que resultarían absentismos injustificados en 3 meses discontinuos en el período de 1 año, pero no así en 4, tal como exige el precepto legal invocado.

Opone la parte codemandada, al impugnar el recurso, que partiendo de que la trabajadora estuvo en situación de I.T., computable a los efectos previstos en el artículo 52.d) del E.T., durante varios períodos, su absentismo fue de 26 jornadas hábiles, lo que excede con creces del 25% de las jornadas hábiles correspondientes a 4 meses.

Constituye necesario punto de partida, para dirimir sobre la cuestión jurídica controvertida, el pacífico relato fáctico de la sentencia de instancia, del que se colige que la empresa extinguió el contrato de trabajo que le unía con la actora, por causas objetivas, al amparo del artículo 52.d) del E.T., basándose en los períodos de inasistencia, por encontrarse en situación de I.T., derivada de enfermedad común.

El objeto de controversia al cómputo de los períodos de absentismo laboral, en aras a estimar aplicable el artículo 52.d) del E.T., conviene recordar que, conforme a éste, tras la reforma operada por Ley 3/2012, de 6-7, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, constituyen causa de despido objetivo las:

"faltas de asistencia al trabajo, aún justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los 12 meses anteriores alcance el 5 por ciento de las jornadas hábiles, o el 25% en 4 meses discontinuos dentro de un periodo de 12 meses.”

No se computarán como faltas de asistencia, a los efectos del párrafo anterior, las ausencias debidas a:

- huelga legal por el tiempo de duración de la misma

- el ejercicio de actividades de representación legal de los trabajadores

- accidente de trabajo

- maternidad, riesgo durante el embarazo y la lactancia-

- enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia

- paternidad

- licencias y vacaciones-

- enfermedad o accidente no laboral cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de 20 días consecutivos,

- las motivadas por la situación física o psicológica derivada de violencia de género, acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de Salud, según proceda.

Tampoco se computarán las ausencias que obedezcan a un tratamiento médico de cáncer o enfermedad grave".

En relación a la interpretación que ha de darse al término "meses", expusimos en la sentencia de 22-4-2015:

(VER SENTENCIA)

Posteriormente, la sentencia del TS de 7-5-2015, reiterando la doctrina contenida en su anterior resolución de 26-7-2005, concluyó:

"La recurrente alega la infracción del apartado d) del artículo 52 del E.T., el artículo 122.1 de la LRJS y el artículo 53.4 del E.T..

La norma de aplicación, sobre la que no existe controversia, contempla 2 posibilidades de cómputo de las faltas justificadas de asistencia.

- en la primera, el 20% de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos, lo serán con carácter intermitente

- en la segunda, el 25% en 4 meses discontinuos

no existe referencia al carácter intermitente o no por lo que deberá entenderse que en ese caso cualquiera de las dos situaciones se ajusta al precepto.

No sucede lo mismo en la primera opción en la que la introducción del requisito de ausencias intermitentes no deja lugar a dudas ni permite por lo tanto otro tipo de interpretación que no sea el sentido literal de las palabras.

Por esta razón no cabe considerar comprendido el supuesto que da lugar al despido en la opción del 20% de ausencias en 2 meses consecutivos, y sin que se discuta acerca del número total de faltas en los 12 meses anteriores y su equivalencia al 5% de las jornadas hábiles".

La aplicación de la doctrina expuesta anteriormente comporta la desestimación de la infracción invocada.

Así resulta del incontrovertido dato de que, computando los períodos de 17-2 a 16-3, 17-3 a 16-4l, 17-8 a 16-9, y 17-9 a 16-10, todos ellos de 2014, resulta que la actora se habría ausentado un total de 26 jornadas hábiles, respecto de un total de 8’0, lo que supone un 32,50% de ausencias respecto de las jornadas hábiles.

A ello no obsta la alegación efectuada en el recurso, atinente a que durante el último de los 4 períodos mensuales tomados como referencia (17-9 a 16-10-2014) no existió absentismo laboral por parte de la actora, por cuanto, superado el número de faltas de asistencia durante un período de 3 meses discontinuos del previsto para los 4 meses en la normativa legal, resulta notorio que concurría la causa prevista en la misma, no resultando exigible que, en cada uno de los referidos períodos mensuales tomados como módulo de referencia -en aras a determinar la aplicabilidad del precepto, que de forma expresa se refiere a 4 meses discontinuos como período global- exista determinado número de ausencias laborales, al no preverse tal requisito legalmente.

Por ello, decae el motivo del recurso en relación a este particular.

SEGUNDO.- Alega, asimismo, la parte actora recurrente que la ausencia de expresión en la carta de despido del método de cálculo utilizado por la empresa para llegar al % de inasistencias, le habría causado indefensión.

Opone la parte codemandada, al impugnar el recurso, que, determinados los períodos de ausencia, el % de inasistencia resulta de un mero cálculo matemático, por lo que no se habría causado indefensión alguna a la trabajadora.

Nuevamente procede traer a colación, por su similitud con el supuesto que nos ocupa, lo expuesto en nuestra sentencia de 22-4-2015: (VER SENTENCIA)

En efecto, determinadas en las carta de despido las faltas de asistencia de la trabajadora computadas para determinar la aplicabilidad del artículo 52.d) del E.T., estimamos que la comunicación integra los requisitos exigidos jurisprudencialmente, sin que resulte necesario consignar la operación matemática de que resulta el % determinante de aplicabilidad de la causa de despido.

Por lo expuesto, procede desestimar el único de los motivos del recurso, y, consecuentemente éste, con íntegra confirmación de la resolución recurrida.

FALLO

Desestimar el recurso de suplicación interpuesto por Dª Amelia contra la sentencia de 15-10-2015 del Juzgado de lo Social nº 1 de Barcelona, en autos sobre despido seguidos, en virtud de demanda presentada a instancia de la parte recurrente contra Rouremar, S. L. y el FOGASA, confirmando íntegramente la resolución recurrida. Sin costas.

La presente resolución no es firme y contra la misma cabe Recurso de Casación para la Unificación de Doctrina ante el TS. El recurso se preparará en esta Sala dentro de los 10 días siguientes a la notificación.

VER SENTENCIA

http://www.poderjudicial.es/search/doAction?action=contentpdf&databasematch=AN&reference=7738089&links=%221240%2F2016%22&optimize=20160718&publicinterface=true

VER OTRAS SENTENCIAS DE TEMAS LABORALES

http://www.lapirenaicadigital.es/SITIO/SENTENCIASLAB.html