LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


SENTENCIA DEL TSJ DE CATALUNYA DE 15-06-2015


Seguir a @PIRENAICADIGITA


SENTENCIA DEL TSJ DE CATALUNYA DE 15-06-2015 SOBRE DELIMITACIÓN DE COMPETENCIAS ENTRE EL ORDEN SOCIAL Y EL CIVIL

RESUMEN

Indemnización por daños y perjuicios derivados de incumplimientos contractuales.

Fallecimiento de la esposa de un operario que trabajaba manipulando materiales para la construcción compuestos de amianto, como consecuencia de las labores de lavado y planchado durante 20 años de la ropa de trabajo de su marido –impregnada en ese nocivo producto–, sin que constara ninguna otra forma en que pudiera haber estado en contacto con dicha sustancia.

Recurso de suplicación interpuesto por Uralita, S.A. frente a la Sentencia del Juzgado Social 14 de Barcelona de 31-7-2014 siendo recurrido el Ministerio Fiscal y Clement.

ANTECEDENTES DE HECHO

El Juzgado de lo Social en demanda sobre Indemnización daños y perjuicios dictó sentencia el 31-7-2014 que contenía el siguiente Fallo:

"Estimando en parte y en la forma expuesta la demanda interpuesta por D. Clemente contra "URALITA, S.A.", debo condenar a la sociedad demandada a que abone al actor la cantidad de 86.276,40 €."

En dicha sentencia, como hechos probados, se declaran los siguientes:

- El trabajador demandante D. Clemente pensionista de jubilación desde el 1-8-1995, en el periodo 29-3-1963 a 30-6-1992 prestó servicios como operario en el centro de trabajo de Castelldefels (Barcelona) para la empresa "ROCALLA, S.A.", que fue absorbida por la sociedad demandada "URALITA, S.A." el 24-6-2004 dedicada a la fabricación de materiales auxiliares para la construcción compuestos de fibrocemento (amianto y cemento).

- El actor prestó sus servicios en el patio de almacén de material en que se apilaba el material ya elaborado y seco aunque también traslado sacos de esparto de amianto.

- El actor, en el año 2.008, padecía ciertas limitaciones que se estimaron judicialmente que no tenían la entidad suficiente para declarar al actor en situación de incapacidad permanente en grado de total o parcial derivada de enfermedad profesional ni para modificar la calificación en relación con el baremo de lesiones permanentes no incapacitantes causadas por accidente de trabajo o enfermedad profesional.

- En la citada empresa, en el periodo de 1940 a 1990 se fabricaron diferentes piezas de fibrocemento (mezcla de cemento y fibras de amianto). Realizó trabajos de carga y descarga de sacos con amianto, lo que implicaba la posibilidad de inhalación de fibras de amianto, en algunos casos en cantidades considerables de los trabajadores que realizaban dichas operaciones y también en otros trabajadores que aunque no las realizasen podían inhalar también dichas fibras (trabajadores pasivos). Varios trabajadores de dicha empresa han sido declarados en situación de IP en diversos grados derivada de enfermedad profesional, al padecer asbestosis, patología derivada de las fibras de amianto.

En los años 1.974, 1.977, 1.986, 1.990 y 1.993 se detectaron por la Autoridad laboral (Centre de Seguretat i Salut Laboral) e Inspección de Trabajo diversas deficiencias en las medidas de prevención existentes en la empresa y se recomendaron diversas medidas correctoras.

- En el año 1979 la Autoridad laboral recomendó a la empresa que la limpieza de la ropa de trabajo se efectuara regularmente, que se lavara por la propia empresa o bien por una tercera empresa conocedora del riesgo y sobre las condiciones de la ropa de trabajo y de los vestuarios para evitar acumulación de fibras y disponer de sistemas de aspiración.

Como mínimo hasta finales del año 1.984 y principios del año 1.985 todos y cada uno de los trabajadores de la empresa siempre habían lavado la ropa de trabajo en su casa.

En el año 1.993 se constata que la empresa únicamente se ocupa del lavado de la ropa de los trabajadores a los que se realiza el muestreo personal y que el resto de los trabajadores se encargan ellos mismos del lavado de ropa, recomendándose la limpieza de la ropa de trabajo de todos los operarios a realizar por una empresa externa.

En el año 1.990 se detecta la falta de doble taquilla en los vestuarios, con lo que no se distinguía entre la ropa expuesta al amianto y la ropa de calle que podía contaminarse fácilmente.

- En el año 1.982 "URALITA, S.A." adquirió acciones de "ROCALLA, S.A." y pasó a tener el control de dicha sociedad; el centro de trabajo de "ROCALLA, S.A." en Castelldefels siguió funcionado en la fabricación hasta el año 1.994, en que se reestructuran societariamente las diversas empresas del Grupo Uralita.

- El actor durante todo el tiempo de prestación de servicios a la empresa llevaba a su casa la ropa de trabajo y en dicho domicilio se procedía a su lavado, funciones en las que intervenía su esposa.

- El actor estaba casado desde el día 6-5-1965 con Dª Modesta; los que, al menos, desde el día 20-9-1974 vivieron, junto con sus tres hijos comunes, en un domicilio ubicado en Castelldefels.

- A Dª Modesta, se le diagnostica el 20-7- 2011, mesotelioma difuso maligno. Requirió de sucesivos ingresos y de tratamiento por quimioterapia paliativa y mórficos, falleciendo el 15-11-2011 siendo la causa intermedia "pancitopenia severa" y la causa fundamental "mesotelioma metastásico".

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- Recurre en suplicación la demandada URALITA, S.A, contra la sentencia de instancia que ha estimado parcialmente la demanda y la condena a pagar al actor la cantidad de 86.276,40 euros, en concepto de indemnización de daños y perjuicios derivados del fallecimiento de su esposa.

Al amparo de la letra b) del art. 193 de la LRJS, se formula el primer motivo del recurso que en cinco apartados diferentes interesa la revisión de los hechos probados.

SEGUNDO.- Al amparo de la letra c) del art. 193 de la LRJS, se formula el motivo segundo que denuncia infracción del art. 2 de la LRJS, alegando la excepción de incompetencia del orden social de la jurisdicción para conocer de la acción ejercitada en la demanda.

Pretensión que no puede ser acogida, por cuanto el objeto de la demanda no es sino la petición de una indemnización de daños y perjuicios sufridos por el trabajador como consecuencia del fallecimiento de su esposa, y causados por el incumplimiento de obligaciones contractuales por parte de la empresa.

TERCERO.- Indebidamente se entremezcla en este primer motivo del recurso la excepción de falta de legitimación pasiva ad causam y ad processum, alegando la recurrente que no ha quedado acreditada la relación de causalidad entre la enfermedad que ha determinado el fallecimiento de la esposa del actor y el posible incumplimiento empresarial en el ámbito de la actividad laboral desempeñada por el mismo.

Argumento que debemos desestimar en su integridad, toda vez que a la esposa del demandante se le había diagnosticado un mesotelioma pleural y ha fallecido como consecuencia de mesotelioma matastásico.

La empresa recurrente ha incurrido en negligencia en el cumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato de trabajo, y dicho incumplimiento guarda una precisa y directa relación de causalidad con la enfermedad que ha provocado el fallecimiento de la esposa del actor, como consecuencia de las fibras de amianto inhaladas al lavar y planchar durante muchos años su ropa de trabajo impregnada en ese nocivo producto, en un caso en el que no consta ningún otro factor de riesgo o circunstancia que pudiere haber generado la enfermedad de la fallecida esposa del actor.

CUARTO.- El motivo tercero denuncia infracción del art. 44 del E.T. y doctrina jurisprudencial que se cita, para sostener que este tipo de responsabilidad civil no puede ser imputada a la sociedad URALITA, S.A. en su condición de sucesora de la empresa ROCALLA, S.A. para la que había prestado servicios el trabajador.

Cuestión que debe considerarse definitivamente zanjada tras la sentencia dictada por la sala IV del Tribunal Supremo de 23-3-2015 que se refiere justamente a la sucesión entre las empresas URALITA S.A. y ROCALLA, S.A.

QUINTO.- El quinto motivo del recurso denuncia infracción de los arts. 1089, 1093, 1101 y 1902 del Código Civil, para negar que exista relación de causalidad entre el fallecimiento de la esposa del actor y un eventual incumplimiento de normas laborales por parte de la empresa.

No hay dato alguno que permita considerar que los esposos no vivían juntos desde la fecha de su matrimonio en el año 1965, sin que la referencia que se hace en un hecho probado de la sentencia al domicilio en el que residían con sus hijos desde 1974 conduzca a la solución contraria, como indebidamente quiere hacer valer la empresa.

No hay elemento alguno que permita considerar que la enfermedad que provocó el fallecimiento de la esposa del actor pudiere estar asociada a ningún otro factor de riesgo, diferente al de la inhalación de fibras de amianto de la ropa de trabajo de su marido que lavaba y planchaba durante tantos años, sea mayor o menor ese periodo, que en todo caso sería muy extenso y prolongado.

Queda debidamente acreditado el incumplimiento empresarial de normas laborales, y la relación de causalidad con el fallecimiento de la esposa del actor.

SEXTO.- Se formulan subsidiariamente los motivos sexto y séptimo, que denuncian infracción de los arts. 127.3º de la LGSS, 1101, 1103 y 10.9º del Código Civil, así como de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro de Circulación de Vehículos a motor RDL 8/2004.

Ambos motivos que solicitan una disminución del importe de la indemnización establecida en la sentencia y que deberemos desestimar en su integridad, toda vez que no se imputa a la juzgadora de instancia un error en la aplicación del baremo de circulación de vehículos de motor, sino que se sostiene la aplicabilidad del mismo en un caso como el presente.

SÉPTIMO.- En el que se refiere a la aplicación actualizada de las tablas contempladas en dicho baremo, la sentencia también actúa correctamente al compensar por esta vía los posibles intereses de demora, aplicando acertadamente el criterio de la sentencia del TS de 30-1-2008, cuando nos dice que en orden al adecuado resarcimiento de los daños y perjuicios causados al trabajador por el accidente de trabajo y ante los sistemas intereses/actualización  en el bien entendido de que ambos son de imposible utilización simultánea, propugna una interpretación "pro operario", contraria al tradicional "favor debitoris" que informa la práctica civil, y con apoyo en la jurisprudencia también reciente de este TS concluye que los intereses moratorios ex artículos 1100, 1101 y 1108 del Código Civil se devengan automáticamente, por imponerlo así la defensa de los legítimos intereses del acreedor.

En orden a los intereses moratorios, la misma sentencia matiza que esta flexibilidad aplicativa de la máxima tradicional efectuada por la jurisprudencia civil

"todavía con mayor rotundidad ha de tenerse en cuenta en el campo del Derecho del Trabajo, terreno en el que los principios sociales han de imperar todavía con más fuerza que en el Derecho Civil..., sino que los intereses en juego imponen una interpretación pro operario, contraria al tradicional favor debitoris que informa la práctica civil" y que" estas singularidades de nuestro Ordenamiento laboral justifican plenamente que en el ámbito de esta jurisdicción social, la interpretación de los arts. 1.101 y 1.108 CC atienda incluso a un mayor automatismo que el orden civil, de manera que la regla general en la materia ha de ser la de que las deudas en favor del trabajador generan intereses a favor de éstos desde la interpelación judicial".

En nuestro caso se aplican las tablas actualizadas y no se conceden intereses de demora, por lo que deberemos confirmar en sus términos este pronunciamiento.

CONCLUSIÓN

Partiendo de que la relación de causalidad entre las fibras de amianto y la enfermedad que ha motivado el fallecimiento de la esposa del actor es indudable, ante la ausencia de mecanismos adecuados de ventilación y protección en las instalaciones de la empresa (la cual incumplió sistemáticamente las normas laborales en materia de seguridad y salud de los trabajadores), el orden social es competente para conocer de las acciones que puedan ejercitar los trabajadores contra la compañía por los daños originados en el ámbito de la prestación de servicios, siendo los perjuicios sufridos en este caso evidentes.

La acción de responsabilidad contractual que puede ejercitar el trabajador contra su empresa no se limita a los supuestos en los que el daño, la lesión o la enfermedad recaen directamente sobre la propia persona física del trabajador, sino que también se extiende a todas aquellas situaciones en las que el trabajador sufre un perjuicio como consecuencia de la actuación de la empresa en el ámbito del contrato de trabajo, aunque ese perjuicio hubiere recaído además sobre una tercera persona ajena a la relación laboral.

En cuanto al importe de la indemnización, debe cuantificarse conforme a las reglas del baremo de accidentes de circulación.

Precisamente porque en el caso no hay una relación laboral con la víctima fallecida, resulta más razonable el recurso a tal baremo, y porque la situación guarda evidente similitud con el supuesto en el que la esposa hubiere fallecido como consecuencia de un accidente de circulación; y a mayores, porque no consta que el actor haya percibido ninguna prestación de seguridad social como consecuencia de la muerte de su esposa que pudiere ser descontada.

Lo que obliga a desestimar en si integridad el recurso para confirmar en su totalidad la sentencia de instancia, y como como establece el art. 235.1º de la LRJS, procede condenar a la recurrente al pago de honorarios del letrado de la parte impugnante del recurso.

FALLO

Desestimamos el recurso de suplicación interpuesto por URALITA, S.A., contra la Sentencia de 31-7-2014, del Juzgado de lo Social 14 de Barcelona, en el procedimiento seguido en virtud de demanda formulada contra la misma por Clemente, y en consecuencia, confirmamos dicha resolución en todas sus partes, imponiendo a la recurrente el pago de los honorarios del letrado de la recurrida que la Sala establece en 800 euros. Se decreta la pérdida del depósito y consignaciones constituidas para recurrir.

La presente resolución no es firme y contra la misma cabe Recurso de Casación para la Unificación de Doctrina ante el TS. El recurso se preparará en esta Sala dentro de los diez días siguientes a la notificación

VER SENTENCIA

http://www.poderjudicial.es/search/doAction?action=contentpdf&databasematch=AN&reference=7445236&links=%221703%2F2015%22&optimize=20150730&publicinterface=true

VER OTRAS SENTENCIAS DE TEMAS LABORALES

http://www.lapirenaicadigital.es/SITIO/SENTENCIASLAB.html