LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


SENTENCIA DEL TSJ DE MADRID DE 18-01-2017


SUBCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS DE LA PIRENAICA, ENVIANDO TU DIRECCIÓN DE CORREO -->

Seguir a @PIRENAICADIGITA


SENTENCIA DEL TSJ DE MADRID DE 18-01-2017 SOBRE DERECHO AL DISFRUTE DE LA TOTALIDAD DE LAS VACACIONES TRAS LA REINCORPORACIÓN AL TRABAJO COMO CONSECUENCIA DE DESPIDO DECLARADO IMPROCEDENTE

Recurso de Suplicación formalizado por D. Leandro, contra la sentencia de 23 de febrero, dictada por el Juzgado de lo Social nº 28 de Madrid, en autos seguidos a instancia del recurrente frente a Telefónica de España, S.A., en reclamación de derecho y cantidad

ANTECEDENTES DE HECHO

En la sentencia recurrida en suplicación se consignaron los siguientes hechos probados:

1º.- D. Leandro presta sus servicios para la empresa demandada.

2º.- El actor como consecuencia de la tramitación de su despido estuvo sin prestar servicios, aunque recibiendo como compensación los salarios dejados de percibir, desde el día 1-2-2012 al 4-2-2015.

En caso de que le correspondiera la compensación económica de las vacaciones reclamadas en la demanda, ambas partes están de acuerdo en que las cantidades que le corresponderían serían 782'27 euros por los días correspondientes a las vacaciones de 2015 y 3.352'57 euros por las vacaciones de 2014.

En la resolución recurrida en suplicación se emitió el siguiente fallo:

"Desestimo la demanda de D. Leandro contra Telefónica de España SA. y absuelvo a la parte demandada de las pretensiones deducidas en su contra."

Frente a dicha sentencia se formalizó recurso de suplicación por la parte demandante

FUNDAMENTOS DE DERECHO

ÚNICO.- Con amparo en el apartado c) del artículo 193 de la LRJS, se denuncia por el recurrente la infracción de los artículos 9 del Convenio 132 de la O.I.T., 38 del E.T. y 122 de la N.L. de Telefónica, así como de la doctrina existente y del 56.2 de citado Estatuto y 1256 del Código Civil en relación con el 7 del mismo, señalando que la cuestión se circunscribe a dilucidar si el trabajador tiene derecho al disfrute de la totalidad de las vacaciones tras reincorporarse al trabajo como consecuencia de despido declarado improcedente o, como mantiene la empresa y la resolución impugnada, solo tiene derecho a disfrutar por los servicios prestados tras la reincorporación, interesando el disfrute efectivo de 7 días correspondientes a 2015 y 30 a 2014, con carácter principal y subsidiariamente su compensación económica.

El TS resolviendo la cuestión objeto de controversia en este litis, ha establecido la siguiente doctrina en sentencia de 12-6-2012:

"TERCERO.- Para resolver la controversia así planteada, hemos de partir en primer lugar de la naturaleza extintiva de la resolución empresarial de despido, tal y como se afirma en nuestra Sentencia del TS de 21-10-2004, en la que se citan otras anteriores como las de 7-12-1990 y 21-12-1990, 1-7-1991 y 17-5-2000.

En esa doctrina se afirma que:

"Tanto la doctrina científica como la jurisprudencia han coincidido en términos generales, en la naturaleza extintiva de la resolución empresarial del despido, que lleva a determinar el carácter autónomo y constitutivo del acto mismo del despido que ni siquiera se desvirtúa en los casos de despido nulo.

Así resulta de los artículos 49.11 y 54.1 del E.T. y del artículo 3 del Convenio nº 158 de la OIT y así lo atestigua el TC, que en sentencia 3/1987, de 12-3, invoca la jurisprudencia consolidada del TS y la doctrina del TCT en el sentido de que la relación laboral, a consecuencia del acto del despido se encuentra rota y el restablecimiento del contrato sólo tendrá lugar cuando haya una readmisión y ésta sea regular".

Por otra parte, también confirma esta tesis la redacción del artículo 55.7 del E.T. que dispone que "el despido procedente convalidará la extinción del contrato de trabajo que con aquel se produjo...", lo que a contrario sensu significa que el despido improcedente cuando se ha optado por la readmisión o el despido nulo restablecen o hacen renacer el contrato inicialmente extinguido.

Este razonamiento permite concluir afirmando que el acto del despido disciplinario es de naturaleza constitutiva, es decir, extingue la relación laboral en la fecha de efectividad del despido, de manera que no cabe concluir que ese periodo de tiempo haya de computarse como de trabajo efectivo, que daría lugar a entender durante el mismo se acumula la proporción correspondiente para el disfrute del descanso anual.

CUARTO.- Por otra parte, como se afirma en una muy abundante doctrina de esta Sala, la naturaleza de los salarios de tramitación es fundamentalmente indemnizatoria y no salarial.

Las Sentencias del TS de 14-3-1995 del Pleno, 1-3-1994, 28-5-1999, 8-11-2006 y 4-7-2007, entre otras muchas, así lo vienen sosteniendo, de forma que de conformidad con los previsto en los artículos 26.1, 33, 56.1 b) del E.T. y 110 y 111 de la LPL.

En la sentencia del Pleno de la Sala de 13-5-1991, precedente de las anteriores, se dice lo siguiente:

"La figura de los salarios de tramitación o salarios de trámite tiene una evidente y clara naturaleza indemnizatoria, pues con ellos se pretende, tanto en los despidos nulos como en los improcedentes, compensar al trabajador uno de los perjuicios que para él se derivan del hecho del despido, cual es el de no percibir retribución alguna desde la fecha del despido y durante la instrucción del despido correspondiente".

Es doctrina consolidada entonces la que atribuye carácter indemnizatorio a esos salarios, porque no se corresponden a trabajo efectivo ni a descansos retribuidos. De hecho, cuando el artículo 56.1, b) del E.T. habla de "la suma de los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido hasta la notificación de la sentencia que declare la improcedencia o hasta que hubiera encontrado otro empleo...", no está atribuyendo naturaleza salarial a los de tramitación, sino que la referencia a los dejados de percibir hace alusión únicamente al método a seguir para su cálculo.

QUINTO.- Desde los anteriores razonamientos añadiremos los que se contienen en la Sentencia del TS de 30-4-1996, ahora referidos al disfrute de las vacaciones y su relación con la actividad laboral. En ella se dice que:

"a) El derecho a las vacaciones anuales, apuntado por el artículo 40.2 de la Constitución y regulado por el artículo 38 del E.T., normas paccionadas en su caso aplicables y por el Convenio 132 de la O.I.T.... atiende a la finalidad de procurar al trabajador el reposo necesario para que pueda recuperarse del desgaste fisiológico producido por su actividad laboral, así como un tiempo de esparcimiento o desalienación. Es, por tanto, presupuesto necesario para el disfrute de tal derecho la previa prestación de servicios, alcanzando aquel su total dimensión temporal cuando estos se hubieran desarrollado durante todo el año anterior, con disminución proporcional en otro caso.

b) La finalidad que es propia del mencionado derecho lleva consigo que su disfrute específico no pueda sustituirse por compensación económica, salvo en supuestos en que el contrato de trabajo se hubiera extinguido con anterioridad a la fecha fijada para el periodo vacacional, generándose en tal caso derecho a la correspondiente compensación, proporcional al tiempo de prestación de servicios en el año de referencia.".

Es patente entonces que durante el tiempo en el que el trabajador percibió los salarios de tramitación no se desplegó actividad laboral alguna, desde el momento en que el vínculo laboral estaba quebrado desde la fecha del despido , si bien a través de los salarios de tramitación se le indemnizó por el perjuicio sufrido y derivado de la improcedencia de tal acto extintivo, junto con lo indemnización legalmente prevista para ello en el artículo 56 ET, lo que determina que el tiempo de trabajo acumulable a efectos del devengo del derecho a vacaciones o a su abono en metálico concluye con el despido, solución que no se opone a lo establecido en el artículo 4.1 y 5 del Convenio 132 OIT, puesto que todas las previsiones de los preceptos citados parten de la existencia de un tiempo de trabajo preexistente al cese o terminación de la relación de trabajo.

Por ello el número 4 del artículo 5 de ese Convenio dice que:

"En las condiciones que en cada país se determinen... las ausencias del trabajo por motivos independientes de la voluntad de la persona interesada, como enfermedad, accidente o maternidad, serán contadas como parte del período de servicios.

El despido y el tiempo de abono de salarios de tramitación que le siguen no puede equipararse a una ausencia al trabajo por motivos independientes a la voluntad del trabajador, porque, como se ha dicho reiteradamente, la relación de trabajo se extinguió y ese acto declarado improcedente determinó el pago de la indemnización de 45 días por año de antigüedad más los salarios de tramitación, y por ello no se puede equiparar a estos efectos a tiempo real de trabajo que exija el descanso vacacional correlativo."

Doctrina conforme a la cual el recurso se desestima.

FALLO

Desestimamos el Recurso de Suplicación formalizado por D. Leandro contra la sentencia de 23 de febrero, del Juzgado de lo Social nº 28 de Madrid, en autos seguidos a instancia del recurrente frente a Telefónica de España, S.A., en reclamación de derecho y cantidad y confirmamos la resolución impugnada.

MODO DE IMPUGNACIÓN

Contra esta sentencia cabe interponer recurso de casación para la unificación de doctrina que ha de prepararse dentro del plazo de 10 días hábiles inmediatos siguientes a la fecha de notificación de esta sentencia.

VER SENTENCIA

http://www.poderjudicial.es/search/contenidos.action?action=contentpdf&databasematch=AN&reference=7981263

VER OTRAS SENTENCIAS SOBRE TELEFÓNICA

http://www.lapirenaicadigital.es/SITIO/SENTENCIASTEL.html