LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LAS 5 SOMBRAS DE LA REFORMA LABORAL 5 AÑOS DESPUÉS DE SU APROBACIÓN


SUBCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS DE LA PIRENAICA, ENVIANDO TU DIRECCIÓN DE CORREO -->

Seguir a @PIRENAICADIGITA


LAS 5 SOMBRAS DE LA REFORMA LABORAL 5 AÑOS DESPUÉS DE SU APROBACIÓN POR EL GOBIERNO

Héctor M. Garrido - 20minutos.es

Menos activos. La caída de población activa motiva que el empleo no crezca tanto como se ha recortado el paro.

Empeoramiento. El plan de choque de 2011 deja más temporalidad, más parcialidad y más paro de larga duración.

Un lustro. El decreto cumple 5 años y UGT lamenta que ha dejado "más pobreza y más desigualdad".

Cuando Mariano Rajoy acudió a su primera cumbre europea como presidente y declaró aquello de "la reforma laboral nos va a costar una huelga", no se trataba de una adivinación supernatural. El líder popular sabía que las medidas laborales que su Consejo de Ministros iba a aprobar 10 días después, el 10-2-2012, pisarían un callo social.

Se han cumplido 5 años de la tramitación de aquella reforma que, como preveía Rajoy, provocó la primera huelga general convocada por los sindicatos contra el gobierno popular, pero también sufrió el rechazo de casi toda la oposición en el Congreso a unas medidas de choque que, entre otras cosas, reducían el coste del despido y permitía el descuelgue del convenio sectorial a las empresas con pérdidas.

El decreto se convirtió en ley en julio gracias a la mayoría absoluta del PP. Pero los ecos de aquella reforma aún resuenan. El Congreso pidió mayoritariamente su derogación en diciembre porque, en sintonía con la postura sindical, los grupos de la oposición en bloque —excepto Ciudadanos, que se abstuvo— consideran que precarizó el empleo, desprotegió al parado y llevo a la desesperanza a muchos que buscaban empleo.

El Gobierno, muy al contrario, defiende el legado de unas medidas que se tomaron para reducir los más de 5 millones de parados existentes entonces y que —según el decreto— buscaban

"facilitar la contratación, con atención a los jóvenes y a los parados de larga duración, potenciar los contratos indefinidos frente a los temporales, que el despido sea el último recurso de las empresas en crisis y sentar las bases para crear empleo estable".

Luces y sombras (2011-2016) -> http://cdn.20m.es/img2/recortes/2017/02/10/420759-620-508.jpg

Estas son las sombras de 5 años de reforma laboral:

1. El millonario recorte del paro no se ha traducido igual en la ocupación

Rajoy se encontró un país con 5.287.300 parados a finales de 2011, según los datos de la EPA, una cifra que llegó a crecer por encima de los 6 millones en 2013. A partir de entonces, con la reforma laboral ya asentada, el número se ha reducido aproximadamente en medio millón anual hasta caer a 4.237.800 desempleados al cierre de 2016. Es un millón de parados de los que encontró Rajoy antes de aplicar su reforma. Y de una tasa de paro del 22,56% se ha pasado a otra del 18,63%.

Pero este recorte del 19,85% en la cifra de parados no se ha traducido del mismo modo en la ocupación. El número de personas con empleo apenas ha crecido un 1,96% en el último lustro: de los 18.153.000 personas a finales de 2011 a los 18.508.000 actuales. Es decir, hay solo 355.100 ocupados más pese a que la rebaja de parados supera el millón.

La causa de este fenómeno hay que encontrarla en la caída de la población activa: el número de personas en edad de trabajar (que tienen empleo o que buscan uno a conciencia) ha caído en los últimos 5 años un 2,96%. Hay 694.400 individuos menos en el país en disposición de incorporarse a un empleo, bien porque ha abandonado el país, bien porque se han jubilado o bien se han desesperado en la búsqueda de trabajo.

EPA-4T

2011

2016

Diferencia

Parados

5.287.300

4.237.800

-1.049.500

Tasa de paro

22,6%

18,6%

 

Ocupados

18.153.000

18.508.100

+355.100

Activos

23.440.300

22.745.900

-694.400

Fuente: EPA. INE

La reducción del paro entre los jóvenes no se compensa con la creación de empleo en este grupo, se debe a su salida a otros países en busca de oportunidades de mejores empleos y formación.

2. La caída del paro no ha solucionado el desempleo 'crónico'

Uno de los pilares de la reforma era facilitar la contratación con atención "a los parados de larga duración", pero 5 años el objetivo no se ha cumplido. Si al cierre de 2011 había 1.431.300 personas que llevaban en la cola del paro más de dos años —los llamados parados de superlarga duración— la cifra se ha incrementado un 22,8% desde la entrada en vigor de la reforma.

Además, si hace un lustro estos parados 'crónicos' suponían un 27,1% del total, su peso ha escalado al 41,5%; es decir, 4 de cada 10 parados en España llevan más de dos años sin empleo, lo que incrementa la posibilidad de que se les haya agotado la prestación estatal para sobrellevar su situación. De hecho, la tasa de cobertura ha caído al 56,6% desde el 69,8% que encontró Rajoy antes de aplicar la reforma.

El endurecimiento de las condiciones de acceso en los últimos años ha provocado que el, número de beneficiarios de prestaciones vaya descendiendo

EPA-4T

2011

2016

Parados desde hace más de 2 años

1.431.300

1.758.200

Porcentaje respecto al total de parados

27,06%

41,49%

Tasa de cobertura (*)

69,8%

56,6%

Porcentaje de parados mayores de 55 años

8,6%

13,5%

Fuente: EPA del INE y SEPE (*) Datos de diciembre.

Uno de los colectivos que más problemas tienen para encontrar trabajo son los mayores de 55 años. Y el peso de este grupo sobre el total de parados se ha incrementado cinco puntos en el último lustro. Antes suponían el 8,6% de los desocupados y ahora son el 13,5%.

3. La mayor tasa de temporalidad de la era Rajoy

El decreto-ley que contenía la reforma laboral aspiraba, según su texto, a "potenciar los contratos indefinidos frente a los temporales" y así atajar la dualidad del mercado laboral. Nada más lejos de la realidad. Según las cifras de Estadística la tasa de temporalidad en el mercado laboral español se ha disparado al 26,5%, el máximo durante los 5 años de presidencia de Rajoy y una cifra solo superada en la Unión Europea por Polonia.

El Gobierno introdujo con la reforma una nueva figura contractual, el contrato de apoyo al emprendedor, que permitía elevar a un año el período de prueba durante el cual se podía despedir a un trabajador sin coste para el empresario. Los sindicatos denuncian que más de la mitad de estos contratos se usan como temporales porque antes de finalizar el año de prueba el trabajador se va a la calle. El registro de estos "fijos precarios" en las oficinas de Empleo supone ahora el 10,6% del total de indefinidos, frente del 5,4% que pesaban en el arranque de la reforma).

EPA-4T

2011

2016

Variación

Asalariados con contrato indefinido

11.393.600

11.312.500

-0,71%

Asalariados con contrato temporal

3.756.900

4.072.900

+8,41%

Tasa de temporalidad

24,8%

26,5%

 

Porcentaje de contratos de una semana o inferiores (*)

20,2%

25,7%

 

Duración media de los contratos temporales (*)

62,9 días

50,6 días

 

Fuente: EPA del INE y (*) SEPE

Empleo defiende que el registro de contratos fijos muestra una tendencia creciente, pero como su porcentaje sigue siendo bajo —no supera ningún mes el 10% del total— la foto final de asalariados que muestra la EPA empeora aún más las cifras laborales que afrontaba Rajoy antes de aplicar su reforma. En los últimos 5 años los asalariados con contrato indefinido han caído un 0,71% y los que disfrutan de una jornada completa suman ahora un 1,27% menos que antes; sin embargo, los empleados de forma temporal han crecido un 8,41%.

4. La asalariados en 'precariedad total' se disparan un 20,6%

Otro de los objetivos de la reforma laboral de Rajoy era dotar de mayor flexibilidad a las empresas para reducir jornadas con el fin de evitar despidos. Las empresas lo agradecieron disparando la contratación a tiempo parcial. El trabajo por horas se ha disparado dos puntos en este tiempo, hasta el 16,62%. Pero el peor dato es otro: antes de la reforma el 55,3% de los contratados por horas deseaban; ahora el porcentaje crece al 60,6%.

De hecho, los asalariados que disfrutan de un contrato indefinido y completo son ahora 9,9 millones, un 2,74% menos que la cifra existente antes de aplicar la reforma laboral. En el polo opuesto, los 'precarios totales', aquellos que padecen un contrato de duración determinada y tampoco cobran un sueldo completo porque tienen la jornada reducida, aumentaron un 20,92% desde entonces hasta los 1,17 millones de personas.

EPA-4T

2011

2016

Variación

Asalariados con jornada completa

12.993.400

12.827.800

-1,27%

Asalariados con jornada parcial

2.157.100

2.557.600

+18,57%

Tasa de parcialidad

14,24%

16,62%

 

Asalariados parciales que desean trabajar más horas

55,3%

60,3%

 

Seguridad completa (indefinidos y de jornada completa)

10.201.600

9.921.800

-2,74%

Precariedad total (temporales y de jornada parcial)

965.000

1.166.900

+20,92%

Fuente: EPA del INE.

5. La moderación salarial ha dañado el poder adquisitivo del trabajador

La reforma se presentó con la esperanza de que el despido fuese "el último recurso de las empresas en crisis". Para lograrlo, el Gobierno arrinconó la negociación colectiva, fulminó la ultraactividad y permitió a las empresas rebajar salarios si tenían problemas de competitividad.

El resultado de estas medidas se observa en la encuesta de coste laboral del INE. En el último trimestre de 2011 el coste medio de los salarios ascendía a 2.020,13 euros y cuatro años después —el último ejercicio con medición del cuarto trimestre— apenas había crecido 6 euros, hasta los 2.026,14. Los precios medidos por el IPC durante el mismo tiempo, en cambio, han crecido un 2,1%, por lo que los trabajadores han perdido 1,9 puntos de poder de compra. Y todo eso en una economía que pasó 20 meses con inflación negativa y creció por encima del 3% en los dos últimos años.

4T

2011

2015

Variación

Coste salarial

2.020,13

2.026,14

+0,2%

IPC - índice base 2011

101,391

103,490

+2,1%

Fuente: Encuesta de coste laboral e IPC. INE.

"Esta reforma es la gran causante de la aparición de la figura del trabajador pobre", pues las condiciones laborales son peores para aquéllos que no han perdido el empleo o fueron contratados durante la recuperación. "Los asalariados han pagado con su devaluación salarial una reforma que ha querido abaratar los costes a las empresas y aliviar su alto endeudamiento".