LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


EL SUPREMO AVALA UN ERE QUE NO SE NEGOCIÓ CON LOS SINDICATOS


Seguir a @PIRENAICADIGITA


EL SUPREMO AVALA UN ERE QUE NO SE NEGOCIÓ CON LOS SINDICATOS

Mercedes Serraller - expansion.com

El Alto Tribunal da luz verde al procedimiento, contrario a la reforma laboral, en empresas que no tienen representación de los trabajadores y dado que la compañía tenía un número reducido de empleados.

El Tribunal Supremo (TS) avala un ERE que se negoció con la totalidad de los trabajadores sin que se constituyera una comisión ad hoc, en contra de lo que establece la reforma laboral. Así lo dicta en una sentencia que avala este procedimiento en empresas que no cuentan con representación de los trabajadores con anterioridad y atendiendo a las circunstancias, ya que la compañía tenía un número reducido de empleados (17).

Se trata de una situación novedosa, ya que la empresa negoció conjuntamente con todos los trabajadores en lugar de con una comisión que éstos tenían que elegir.

El TS revoca el fallo inicial de la Audiencia Nacional e insiste en que es una solución que no tiene vocación de generalidad pero permite que, en determinadas circunstancias (no demasiados trabajadores afectados, voluntad unánime de negociar personalmente los despidos), sea válido el periodo de consultas desarrollado con todos los trabajadores.

En una comunicación, la empresa les invitó a participar en un período de consultas para un ERE con causa económica. El importe neto de la cifra de negocios ascendió a 10,3 millones en 2011 y a 3,6 millones, en 2012.

A la primera reunión acudieron los 17 trabajadores, y se les informó por primera vez de que podían elegir una comisión ad hoc, lo que los empleados rechazaron y prefirieron negociar de modo conjunto, sin que la empresa les informara de las consecuencia de la falta de elección de representantes.

Los trabajadores propusieron una indemnización de 40 días por año trabajado con un tope de 15 mensualidades, que la diferencia que no cubre el Fogasa por los topes legales los asumiera la empresa y la creación de una bolsa de trabajo con los despedidos, pero que la decisión de volver a trabajar con la empresa fuera del trabajador. La compañía explicó que no podía asumir las indemnizaciones solicitadas. El período de consultas concluyó sin acuerdo y la empresa lo notificó a Empleo, así como su decisión de despedir a 13 miembros de la plantilla.

Para el Supremo:

"está claro que en las empresas sin representación legal de los trabajadores, éstos pueden elegir entre negociar ellos mismos o hacerlo vía representativa. Y aunque ciertamente el legislador refiere que la negociación ha de hacerse por una comisión de un máximo de 3 miembros, el hecho de que hubiesen sido todos ellos los interlocutores en el periodo de consultas no comporta, contrariamente a lo que ha entendido la Audiencia, vicio de procedimiento que cause la nulidad de la decisión empresarial extintiva; y menos -como se razona- por el hecho de que la empresa no hubiese indicado a los trabajadores que la falta de designación no impedirá la continuación del procedimiento".

Y añade:

"No se alcanza a comprender qué suerte de derecho necesario pueda argumentarse para justificar que de oficio se acuerde la nulidad de una negociación en la que todo el perjuicio que pudiera atribuirse a la desproporción numérica entre los interlocutores [de un lado el empresario, con algún asesor, y de otro los 17 trabajadores] sería invocable por parte de quien precisamente reclama en vía judicial que se declare la corrección del proceso".

David Díaz, socio director de laboral de Baker & McKenzie, cree que:

"la norma dice que la negociación no se ha llevado de forma adecuada, pero el Tribunal aplica una justicia material. Le parece fundamental que había aquiescencia de los empleados".

Los despidos de la reforma, cuestionados

Los tribunales han tumbado numerosos ERE a pesar de que las empresas presentaban pérdidas económicas acreditadas alegando que había problemas formales o documentales, el requisito que impone la reforma laboral.

Así lo entendió el Supremo en abril 2013, en el primer expediente que juzgó de una pyme con pérdidas recurrentes y en concurso que cerró. En marzo de 2014, el Alto Tribunal ratificó la sentencia del TSJ de Madrid y declaró improcedente el ERE de Telemadrid, empresa con pérdidas millonarias, ya que culpó a la cúpula de mala gestión.

El pasado 15 de abril, el Supremo confirmó la nulidad del ERE de Coca-Cola por vulneración del derecho de huelga. En lo que respecta al despido individual, en una sentencia del 29 de septiembre de 2014, el Supremo cambió el espíritu de la reforma laboral sobre la cuantía del despido improcedente que estaban aplicando los Juzgados de Lo Social.

El fallo reguló que la compensación máxima por este tipo de despido para los empleados más antiguos tenía que tener como tope 3 años y medio de salario, y no 2 años -720 días-, como, en principio establece la reforma laboral, tras su entrada en vigor el 12-2-2012.

El Tribunal Supremo dijo que, en el despido improcedente, tienen derecho a tener la indemnización más alta, dentro de los tres años y medio, quienes, antes de la entrada en vigor de la reforma, ya tenían más de dos años en la empresa. Esta sentencia ha generado muchas críticas pero ya está siendo aplicada por los jueces, en concreto por los TSJ de Madrid, Castilla y León y Cantabria.