LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


LOS TRABAJADORES QUE ENCADENAN MÁS DE 15 CONTRATOS ANUALES CRECEN UN 83% TRAS LA REFORMA LABORAL


SUBCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS DE LA PIRENAICA, ENVIANDO TU DIRECCIÓN DE CORREO -->

Seguir a @PIRENAICADIGITA


LOS TRABAJADORES QUE ENCADENAN MÁS DE 15 CONTRATOS ANUALES CRECEN UN 83% TRAS LA REFORMA LABORAL

Carlos C. Ungría - bez.es

- El último índice de rotación, que relaciona el número de contratos que firma una persona al año, es el más alto de la última década

- La reforma laboral no ha conseguido reducir la temporalidad en la contratación, sino que ha permitido elevarla por encima del 26%

- Entre 2012 y 2016, el número de empleados que van de un trabajo a otros se ha disparado un 83,4%; cinco años antes eran casi la mitad

- Los cambios normativos no han servido para solucionar el uso de la contratación temporal fraudulenta y el abuso del despido

- Aunque se está produciendo una recuperación del empleo perdido en los primeros años de la crisis, su calidad es limitada

Rotación de la contratación en España ->

http://www.bez.es/images/carpeta_relacionados/28454_RotacionesContratos.jpg

Un contrato de trabajo. Otro. Y otro más. Así hasta encadenar más de 15 en un sólo ejercicio. No es una exageración. Es la situación real que han vivido un total de 141.248 trabajadores durante el año 2016, según las estadísticas que ofrece el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Cada vez son más personas las que se ven abocadas a formalizar un acuerdo laboral tras otro. De hecho, entre 2012 y 2016, el nº de empleados en esta situación se ha disparado un 83,4% (hace 5 años eran 77.014, casi la mitad). Un incremento que ha coincidido con los años en los que ha estado en vigor la última reforma laboral aprobada por el Gobierno de España en febrero de 2012, durante la primera legislatura de Rajoy.

El último índice de rotación, que relaciona el número de contratos que firma una persona al año, es el más alto de la última década

Esta dinámica de sumar un empleo temporal tras otro queda patente al analizar la evolución que ha tenido el índice de rotación, un indicador que relaciona el número de contratos firmados por una persona en una determinada anualidad. Éste alcanzó el año pasado los 2,83, la cifra más elevada de la última década, superando así el registro más alto hasta ahora, que correspondía a 2015 (2,75).

¿Qué es lo que está ocurriendo?

Los datos del SEPE muestran cómo la contratación total mantiene un comportamiento al alza desde 2012, con un aumento del número de acuerdos laborales formalizados del 40,3% hasta los 19,9 millones. La cifra más alta de la serie histórica. Sin embargo, el volumen de personas contratadas ha crecido considerablemente, lo ha hecho a un ritmo menor: un 17,6% hasta los 7 millones.

Estos datos ponen de manifiesto cómo la creación de empleo en España se caracteriza por su falta de estabilidad, hasta tal punto que la temporalidad ha alcanzado cifras anuales de récord, con puestos de trabajo de apenas unas horas, unos días o unas pocas semanas, tal y como ha venido analizando bez.es durante las últimas semanas.

La calidad del empleo

El profesor titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la UAM, Borja Suárez, sostiene en su artículo 'Paisaje después de la ruptura laboral: la pujanza de los trabajadores pobres' que el conjunto de cambios normativos que se han puesto en marcha durante el periodo democrático “no han servido para solucionar ninguno de los endémicos problemas de nuestro mercado laboral: el uso fraudulento generalizado de la contratación temporal y la utilización abusiva del despido”.

Así, el autor apunta que, si bien se está produciendo una recuperación del empleo perdido en los primeros años de la crisis, su calidad es limitada –el auge desmedido de los contratos por horas o días, por ejemplo–, hasta tal punto que ha surgido en España la figura del trabajador pobre. Es decir, “personas con una ocupación profesional que no les reporta recursos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas y las de sus familiares dependientes”.

En la misma línea, UGT apunta que durante la crisis creció el desempleo de forma significativa y tras las últimas reformas laborales han empeorado las condiciones de los trabajadores, tanto de los que mantienen su empleo como de los que han sido contratados durante la incipiente recuperación económica.

La reforma laboral no ha conseguido reducir la temporalidad en la contratación, sino que ha permitido elevarla por encima del 26%”, afirma la formación sindical en su estudio ‘Cinco años de reforma laboral’, dónde pone de ejemplo cómo ha crecido en España el porcentaje de trabajadores que tienen un minijob porque no encuentran un empleo a jornada completa.

Por su parte, el director ejecutivo de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), Ángel de la Fuente, considera que los cambios en la última reforma laboral “han sido bastante tímidos en lo que tiene que ver con la lucha contra la dualidad (empleos fijos y temporales), y es posible que hayan ido más allá de lo deseable al modificar a favor de las empresas el equilibrio de fuerzas en la negociación colectiva”.