LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


MÁS DE 1,2 MILLONES DE PERSONAS TRABAJAN EN PRECARIO


SUBCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS DE LA PIRENAICA, ENVIANDO TU DIRECCIÓN DE CORREO -->

Seguir a @PIRENAICADIGITA


MÁS DE 1,2 MILLONES DE PERSONAS TRABAJAN EN PRECARIO

Mercedes Jansa - elperiodico.com

CC.OO. denuncia que se pagan 5,45 euros a la hora a repartidores de comida, vigilantes jurados, informáticos y en establecimientos de comida rápida

Hostelería, repartidores de comida a domicilio, vigilantes privados, dependientes, reponedores, informáticos y trabajadores de ayuda a domicilio son algunos empleos que padecen altas tasas de temporalidad en unas condiciones de precariedad salarial y de horarios. CC.OO. calcula que más de 1,2 millones de personas están afectadas por esta situación, casi el 7% del total de la población ocupada, en la que el salario medio es de 5,45 euros a la hora.

Con la desregulación que permite la reforma laboral en cuanto a descuelgue de convenios en horarios y salarios, así como por la creación de empresas multiservicios que son clave para la subcontratación, han ido adquiriendo presencia actividades con unas condiciones laborales inferiores a las tasadas en un convenio. Recientes conflictos como el de los vigilantes de seguridad de El Prat han puesto de manifiesto los efectos de la externalización de servicios: largas jornadas con horas extras sin remunerar, salarios por debajo del pactado debido a que se subcontrata con otras empresas.

Feminización

"El malestar social tiene que ver con la devaluación de derechos en sectores vinculados a empresas multiservicios en los que abundan el fraude de ley con convenios de cartón piedra que están anulando los tribunales", afirma José María Martínez, secretario de la federación de servicios de CC.OO., que ha presentado la segunda parte de su campaña ‘Precarity war' en la que se califica a estos trabajadores como héroes. En muchos casos, se denota una feminización de la precariedad ya que el 72% de los contratos a tiempo parcial son firmados por mujeres.

José Luis Rodríguez, trabajador de una empresa de seguridad con 20 años de antigüedad recuerda el cambio en las condiciones de trabajo. "Ahora lo normal son jornadas de trabajo de 12 horas y los salarios son de 1.100 euros brutos mensuales. Con estas jornadas, es difícil la conciliación. Y además se están firmando convenios de empresa que en ocasiones solo firma un delegado de un centro de trabajo pero que afecta a toda España".

En este sector, que da empleo a más de 123.000 personas, se está extendiendo la figura del trabajador que no solo realiza funciones de seguridad sino de auxiliar: repartir el correo, atender al público…

La irrupción de las plataformas

En el área de hostelería, aunque a caballo entre varias actividades, están los empleados de establecimientos de comida rápida y los repartidores de comida a domicilios. En este último caso, la entrada de plataformas que hacen de intermediario en los pedidos ha establecido unas condiciones de trabajo en el que predomina el falso autónomo, la ausencia de una jornada laboral y, por tanto, el trabajo por horas siempre a disposición de lo que diga el que contrata.

"La mayoría de los jóvenes que vemos en bici por las ciudades repartiendo comida están en el limbo laboral; es la categoría que menos cobra del sector de hostelería", afirma Vicente Sánchez, responsable de la federación de construcción y servicios de CC.OO.. Trabajan más horas de las que han acordado o firmado pero no son declaradas a la Seguridad Social; tiene el tiempo tasado por lo que cuanto antes repartan, antes podrán dar otro servicios y amentar el plus que perciben. Ello aumenta el riesgo laboral agravado porque en la mayoría de los casos, la moto o la bici y el casco son de su propiedad.

Los que trabajan en los establecimientos de comida rápida "tenemos que ser polivalentes , desde preparar la comida, descargarla del reparto, atender a los clientes o limpiar al final de la jornada", señala Carmen González.

En este sector el 90% de la contratación es a tiempo parcial por 15 o 20 horas pero se llegan a realizar el doble como horas complementarias que no se pagan. "Hay veces que nos llaman por una hora y media de trabajo o te patrte el turno sin aviso. Así no hay manera de estudiar o de buscar otro trabajo", subraya.

Sector bipolar

En el sector de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) se da la paradoja de que lo componen trabajadores con titulación superior pero contratados como mano de obra barata. Los niveles salariales están entre los 10.500 y los 13.500 euros al año. Las empresas recurren a la subcontratación para flexibilizar a las plantillas y bajar los salarios.

"Hace siete años que tenemos el convenio bloqueado", explica Eduardo de Benito, trabajador TIC. "Se están dando casos de que las empresas abren cerca de los centros universitarios con estas enseñanzas y son un reclamo para los futuros trabajadores, pero luego son subcontratados por otras firmas. Somos un sector muy bipolar: tenemos una formación muy moderna 4.0, pero las relaciones laborales son del siglo XIX", subraya.