LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


EL TRIBUNAL SUPREMO AVALA QUE TODOS LOS SINDICATOS PUEDAN DENUNCIAR LA VIGENCIA DE LOS CONVENIOS


SUBCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS DE LA PIRENAICA, ENVIANDO TU DIRECCIÓN DE CORREO -->

Seguir a @PIRENAICADIGITA


EL TRIBUNAL SUPREMO AVALA QUE TODOS LOS SINDICATOS PUEDAN DENUNCIAR LA VIGENCIA DE LOS CONVENIOS

Telemarketing-CGT

CGT informa de una trascendente sentencia para toda la negociación colectiva que da la razón a la demanda interpuesta en solitario por esta organización en cuanto al convenio de Contact Center.

Hace más de dos años CGT denunció la vigencia del Convenio del Telemarketing. Un convenio que había tenido una vigencia de 5 años y que condenaba a los trabajadores de Telemarketing a la precariedad. Había llegado el momento de negociar un nuevo convenio y de cambiar las condiciones laborales.

Aunque tras la denuncia de CGT se empezó a negociar el nuevo convenio el Ministerio de Trabajo no dio por válida la denuncia. Dijo el ministerio de trabajo que para empezar a negociar el nuevo convenio tenía que haber acuerdo de la mayoría sindicatos de la mesa, no valiendo la denuncia de CGT, un sindicato con la representatividad suficiente para ello.

En esta sentencia del Pleno de la Sala de Social del TS da la razón a CGT y se declara la validez de la denuncia del II Convenio Colectivo de Contact Center promovido por CGT el 28-10-2014. Además se anula las Resoluciones administrativas impugnadas, de 5-11-2014 (Subdirección General de Relaciones Laborales) y de 16-12-2014 (Mº de Empleo y Seguridad Social, Subdirección General de Recursos) por lo que se reconoce el derecho de CGT a que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social registre su escrito de denuncia del II CºCº de Contact Center.

La sentencia deja claro que

“limitar la posibilidad de denunciar un CºCº negociado conforme al Título III del ET a quienes lo han suscrito resultaría poco compatible con su eficacia normativa y general (art. 82.3 ET) e incluso podría presentar problemas de compatibilidad con la libertad sindical (art. 28.1 CE).”

Además abunda recalcado que:

“El pluralismo sindical queda indirectamente socavado si se impone una unidad de acción para un acto cuyos efectos no son directamente normativos y cuyo alcance puede venir condicionado por el convenio a que se refiere. En suma: solo si los términos legales son inequívocos habríamos de restringir la legitimación para denunciar el convenio a quienes poseen legitimación plena para negociar. Y las previsiones normativas, lejos de ser inequívocas en tal dirección más bien abocan al resultado contrario.”

CGT se congratula de esta sentencia lograda en solitario contra el Ministerio de Trabajo, la patronal y el resto de sindicatos legitimados para negociar este convenio, de los que recuerda que ninguno se adhirió a esta demanda. Esta sentencia solo abunda en mejorar los derechos de los trabajadores ahora y en el futuro ya que CGT usara todos sus derechos para defenderlos, pese a quien pese.

La mesa de negociación contaba con 6 miembros de CCOO, 5 de UGT, 1 de CGT, 1 de CIG, 1 de ELA y 1 de LAB. Asimismo, CGT tenía 315 representantes sindicales de los 2.119 que existían en el sector. Para el Ministerio, que la central contara con representación y que hubiera participado en las anteriores negociaciones no era suficiente y basó su argumentación en el Estatuto de los Trabajadores y en una sentencia que el Supremo dictó en 1997.

Aseguraba que aceptar la denuncia de una parte que carece de capacidad de negociación plena (dada su representación minoritaria) supondría poner en marcha "un mecanismo complejo" que abriría la negociación y que podría hacer que el convenio dejara de tener efecto, aun cuando la mayoría sindical deseara que siguiera vigente. Es decir, que una parte poco representativa podría desencadenar consecuencias indeseadas para la mayoría.

El Supremo desestima esta idea y da la razón a CGT. Separa, eso sí, dos conceptos: la posibilidad de denunciar un convenio (señalar su caducidad) y la capacidad de instar a negociarlo. Para lo primero, dice, no es imprescindible tener una representatividad plena, que sí hace falta para renegociar el convenio y marcar la agenda. "La CGT no pone en marcha un procedimiento para renegociar el convenio a la vez que lo denuncia, sino que se limita a lo segundo. No hay una proposición para deliberar sobre determinadas materias, sino una advertencia de que el convenio previo llega a su fin", explica el Supremo.

La sentencia invoca la libertad sindical:

"Una interpretación restrictiva de las facultades legalmente reconocidas casa mal con el respeto a ese derecho fundamental. (...) Impedir a un sindicato legitimado para negociar que active la denuncia casa mal con el reconocimiento representativo que se le atribuye y con la defensa de los intereses de sus representados".

Denunciar la vigencia de un convenio es, prosigue, una manifestación de la actividad sindical que solo debe restringirse "si existe una justificación seria para ello".

El Supremo considera que exigir a un sindicato que se coordine con otros para poder denunciar un convenio o bien reservar esta acción solo a los que tienen mayoría absoluta supone una restricción "solo admisible si está impuesta legalmente de una manera clara y si ello posee justificación".

"El pluralismo sindical queda indirectamente socavado si se impone una unidad de acción para un acto cuyos efectos no son directamente normativos y cuyo alcance puede venir condicionado por el convenio a que se refiere".

VER SENTENCIA ->

http://www.poderjudicial.es/search/contenidos.action?action=contentpdf&databasematch=TS&reference=7900583&links=%2214%2F2016%22&optimize=20170103&publicinterface=true