LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


VIUDEDAD Y LA JURISPRUDENCIA



Seguir a @PIRENAICADIGITA

LA PENSIÓN DE VIUDEDAD Y LA JURISPRUDENCIA

otrosi.net

ÍNDICE:

- Artículo 174 y Disposición Transitoria 18ª de la Ley General de la Seguridad Social

1.- Pensión de viudedad. Concepto

2.- Cuestiones

     2.1.- Separación o divorcio

     2.2.- Excepciones al requisito de ser acreedor de pensión compensatoria

          2.2.1.- Separación o divorcio anteriores al 1-1-2008 (D. T 18ª)

          2.2.2.- Víctimas de malos tratos

          2.2.3.- Mayores de 65 años

     2.3.- Nulidad matrimonial

     2.4.- Parejas de hecho

3.- Selección de jurisprudencia

Ley General de la Seguridad Social

Artículo 174. Pensión de viudedad.

1. Tendrá derecho a la pensión de viudedad, con carácter vitalicio, salvo que se produzca alguna de las causas de extinción que legal o reglamentariamente se establezcan, el cónyuge superviviente cuando, al fallecimiento de su cónyuge, éste, si al fallecer se encontrase en alta o en situación asimilada a la de alta, hubiera completado un período de cotización de 500 días, dentro de un período ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante de la pensión. En los supuestos en que se cause aquélla desde una situación de alta o de asimilada al alta, sin obligación de cotizar, el período de cotización de 500 días deberá estar comprendido dentro de un período ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar. En cualquier caso, si la causa de la muerte fuera un accidente, sea o no de trabajo, o una enfermedad profesional, no se exigirá ningún período previo de cotización.

También tendrá derecho a la pensión de viudedad el cónyuge superviviente aunque el causante, a la fecha de fallecimiento, no se encontrase en alta o en situación asimilada a la de alta, siempre que el mismo hubiera completado un período mínimo de cotización de 15 años.

En los supuestos excepcionales en que el fallecimiento del causante derivara de enfermedad común, no sobrevenida tras el vínculo conyugal, se requerirá, además, que el matrimonio se hubiera celebrado con un año de antelación como mínimo a la fecha del fallecimiento o, alternativamente, la existencia de hijos comunes. No se exigirá dicha duración del vínculo matrimonial cuando en la fecha de celebración del mismo se acreditara un período de convivencia con el causante, en los términos establecidos en el párrafo cuarto del apartado 3, que, sumado al de duración del matrimonio, hubiera superado los 2 años.

2. En los casos de separación o divorcio, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá a quien, reuniendo los requisitos en cada caso exigidos en el apartado anterior, sea o haya sido cónyuge legítimo, en este último caso siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho en los términos a que se refiere el apartado siguiente. Asimismo, se requerirá que las personas divorciadas o separadas judicialmente sean acreedoras de la pensión compensatoria a que se refiere el artículo 97 del Código Civil y ésta quedara extinguida a la muerte del causante. En el supuesto de que la cuantía de la pensión de viudedad fuera superior a la pensión compensatoria, aquélla se disminuirá hasta alcanzar la cuantía de esta última. En todo caso, tendrán derecho a la pensión de viudedad las mujeres que, aun no siendo acreedoras de pensión compensatoria, pudieran acreditar que eran víctimas de violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio mediante sentencia firme, o archivo de la causa por extinción de la responsabilidad penal por fallecimiento; en defecto de sentencia, a través de la orden de protección dictada a su favor o informe del Ministerio Fiscal que indique la existencia de indicios de violencia de género, así como por cualquier otro medio de prueba admitido en Derecho.

Si, habiendo mediado divorcio, se produjera una concurrencia de beneficiarios con derecho a pensión, ésta será reconocida en cuantía proporcional al tiempo vivido por cada uno de ellos con el causante, garantizándose, en todo caso, el 40 por ciento a favor del cónyuge superviviente o, en su caso, del que, sin ser cónyuge, conviviera con el causante en el momento del fallecimiento y resultara beneficiario de la pensión de viudedad en los términos a que se refiere el apartado siguiente.

En caso de nulidad matrimonial, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá al superviviente al que se le haya reconocido el derecho a la indemnización a que se refiere el artículo 98 del Código Civil, siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho en los términos a que se refiere el apartado siguiente. Dicha pensión será reconocida en cuantía proporcional al tiempo vivido con el causante, sin perjuicio de los límites que puedan resultar por la aplicación de lo previsto en el párrafo anterior en el supuesto de concurrencia de varios beneficiarios.

3. Cumplidos los requisitos de alta y cotización establecidos en el apartado 1 de este artículo, tendrá asimismo derecho a la pensión de viudedad quien se encontrase unido al causante en el momento de su fallecimiento, formando una pareja de hecho, y acreditara que sus ingresos durante el año natural anterior no alcanzaron el 50 por ciento de la suma de los propios y de los del causante habidos en el mismo período. Dicho porcentaje será del 25 por ciento en el caso de inexistencia de hijos comunes con derecho a pensión de orfandad.

No obstante, también se reconocerá derecho a pensión de viudedad cuando los ingresos del sobreviviente resulten inferiores a 1,5 veces el importe del SMI vigente en el momento del hecho causante, requisito que deberá concurrir tanto en el momento del hecho causante de la prestación, como durante el período de su percepción. El límite indicado se incrementará en 0,5 veces la cuantía del SMI vigente por cada hijo común, con derecho a la pensión de orfandad que conviva con el sobreviviente.

Se considerarán como ingresos los rendimientos de trabajo y de capital así como los de carácter patrimonial, en los términos en que son computados para el reconocimiento de los complementos para mínimos de pensiones.

A efectos de lo establecido en este apartado, se considerará pareja de hecho la constituida, con análoga relación de afectividad a la conyugal, por quienes, no hallándose impedidos para contraer matrimonio, no tengan vínculo matrimonial con otra persona y acrediten, mediante el correspondiente certificado de empadronamiento, una convivencia estable y notoria con carácter inmediato al fallecimiento del causante y con una duración ininterrumpida no inferior a 5 años. La existencia de pareja de hecho se acreditará mediante certificación de la inscripción en alguno de los registros específicos existentes en las comunidades autónomas o ayuntamientos del lugar de residencia o mediante documento público en el que conste la constitución de dicha pareja. Tanto la mencionada inscripción como la formalización del correspondiente documento público deberán haberse producido con una antelación mínima de 2 años con respecto a la fecha del fallecimiento del causante.

En las comunidades autónomas con Derecho Civil propio, cumpliéndose el requisito de convivencia a que se refiere el párrafo anterior, la consideración de pareja de hecho y su acreditación se llevará a cabo conforme a lo que establezca su legislación específica.

4. En todos los supuestos a los que se refiere el presente artículo, el derecho a pensión de viudedad se extinguirá cuando el beneficiario contraiga matrimonio o constituya una pareja de hecho en los términos regulados en el apartado anterior, sin perjuicio de las excepciones establecidas reglamentariamente.

 

Ley General de la Seguridad Social

Disposición transitoria 18ª. Norma transitoria sobre pensión de viudedad en supuestos de separación judicial o divorcio anteriores al 1-1-2008.

1. El reconocimiento del derecho a la pensión de viudedad no quedará condicionado a que la persona divorciada o separada judicialmente sea acreedora de la pensión compensatoria a que se refiere el segundo inciso del párrafo primero del apartado 2 del artículo 174 de esta Ley, cuando entre la fecha del divorcio o de la separación judicial y la fecha del fallecimiento del causante de la pensión de viudedad haya transcurrido un periodo de tiempo no superior a 10 años, siempre que el vínculo matrimonial haya tenido una duración mínima de 10 años y además concurra en el beneficiario alguna de las condiciones siguientes:

a) La existencia de hijos comunes del matrimonio o

b) Que tenga una edad superior a los 50 años en la fecha del fallecimiento del causante de la pensión.

La cuantía de la pensión de viudedad resultante se calculará de acuerdo con la normativa vigente con anterioridad a la fecha de entrada en vigor de la Ley 40/2007, de 4-12, de medidas en materia de Seguridad Social.

En los supuestos a que se refiere el primer párrafo de esta disposición transitoria, la persona divorciada o separada judicialmente que hubiera sido deudora de la pensión compensatoria no tendrá derecho a pensión de viudedad.

En cualquier caso, la separación o divorcio debe haberse producido con anterioridad a la fecha de la entrada en vigor de la Ley 40/2007, de 4-12, de medidas en materia de Seguridad Social.

Lo dispuesto en esta disposición transitoria será también de aplicación a los hechos causantes producidos entre el 1-1-2008 y el 31-12-2009, e igualmente les será de aplicación lo dispuesto en el artículo 174, apartado 2, de esta Ley.

2. También tendrán derecho a la pensión de viudedad las personas que se encuentren en la situación señalada en el primer párrafo del apartado anterior, aunque no reúnan los requisitos señalados en el mismo, siempre que se trate de personas con 65 o más años, no tengan derecho a otra pensión pública y la duración del matrimonio con el causante de la pensión no haya sido inferior a 15 años.

La pensión se reconocerá en los términos previstos en el apartado anterior.

============

1.- PENSIÓN DE VIUDEDAD. CONCEPTO.

Aunque la sociedad española ya no responde a los patrones para los que se pensó en su origen la prestación de viudedad (familia compuesta por varón y mujer y, en su caso, hijos, progenitores casados, correspondiendo el sostenimiento de la unidad familiar al varón de forma exclusiva) sigue siendo una de las prestaciones más comunes por número de beneficiarios.

Precisamente los cambios sociales, reconocidos por los tribunales habitualmente con carácter previo a las modificaciones de carácter legal, han propiciado toda suerte de reformas del artículo 174 de la LGSS para procurar su adaptación a las nuevas formas de unión familiar y las consecuencias de su ruptura en orden al derecho (uniones de hecho, matrimonio homosexual, nulidad, separación y divorcio), nuevos valores sociales (violencia de género), así como para integrar a los ciudadanos de otras etnias o nacionalidades (reconocimiento del matrimonio por el rito gitano, p.ej.).

De conformidad con ello, el artículo 174 de la LGSS recoge en su apartado primero, no sin cierto grado de inseguridad, que proviene de la admisión a trámite por el pleno del TC el 26-2-2013 de la cuestión interna de constitucionalidad planteada por el propio tribunal (BOE del 9-3-2013), los requisitos del derecho con carácter general, para establecer después la casuística a la que nos referíamos en el párrafo anterior.

Dichos requisitos son los siguientes:

Beneficiario: cónyuge superviviente;

Requisitos del cónyuge fallecido: estar en alta o en situación asimilada al alta; en caso contrario, que acredite un período mínimo de cotización de 15 años;

Período de cotización del cónyuge fallecido: 500 días, dentro de un período ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante de la pensión:

- Si la causa de la muerte fuera un accidente, sea o no de trabajo, o una enfermedad profesional, no se exigirá ningún período previo de cotización;

- En los supuestos en que se cause desde una situación de alta o de asimilada al alta sin obligación de cotizar, el período de cotización de 500 días deberá estar comprendido dentro de un período ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante de la pensión;

- En los supuestos en que se cause aquélla desde una situación de alta o de asimilada al alta, sin obligación de cotizar, el período de cotización de 500 días deberá estar comprendido dentro de un período ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar.

En los supuestos excepcionales en que el fallecimiento del causante derivara de enfermedad común, no sobrevenida tras el vínculo conyugal, se requerirá, además, que el matrimonio se hubiera celebrado con un año de antelación como mínimo a la fecha del fallecimiento o, alternativamente, la existencia de hijos comunes.

No se exigirá dicha duración del vínculo matrimonial cuando en la fecha de celebración del mismo se acreditara un período de convivencia con el causante, en los términos establecidos en el párrafo cuarto del apartado 3, que, sumado al de duración del matrimonio, hubiera superado los 2 años.

La prestación tiene carácter vitalicio.

2.- CUESTIONES

2.1.- Separación o divorcio.

El apartado dos del artículo 174 LGSS recoge las situaciones de separación y divorcio:

Beneficiario: quien sea o haya sido cónyuge legítimo siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho en los términos a que se refiere el artículo 174.3 LGSS.

Requisitos:

- Los generales establecidos en el artículo 174.1 LGSS.

- Además, se requerirá que las personas divorciadas o separadas judicialmente sean acreedoras de la pensión compensatoria a que se refiere el artículo 97 del Código Civil y ésta quedara extinguida a la muerte del causante. (En el supuesto de que la cuantía de la pensión de viudedad fuera superior a la pensión compensatoria, aquélla se disminuirá hasta alcanzar la cuantía de esta última).

En relación con este requisito, la sentencia del TS de 18-9-2013 establece que la norma exige que la persona divorciada o separada sea acreedora de la pensión compensatoria, no que sea perceptora, sino que tenga reconocido el derecho al percibo de la pensión compensatoria.

Asimismo, la sentencia del TS de 29-1-2014 cambia la doctrina en relación con el concepto de pensión compensatoria a efectos de pensión de viudedad, admitiendo que el cónyuge supérstite acceda a la prestación siempre que sea acreedor de cualquier suma periódica a costa del causante, sea cuál sea la denominación dada en su atribución a dicha suma y con independencia, incluso, de su naturaleza jurídica.

La razón del requisito para el reconocimiento del derecho a pensión de viudedad en los supuestos de crisis matrimoniales se halla en la dependencia económica mantenida en el momento del óbito y, tal dependencia se produjo tanto si el supérstite estaba percibiendo pensión compensatoria strictu sensu, como si era beneficiario de cualquier otro pago regular a cargo del fallecido, como puede suceder con la pensión alimenticia a la que podía estar obligado legalmente en caso de separación o a la pactada.

Concurrencia de beneficiarios: la concurrencia de beneficiarios produce como efecto la aplicación de un criterio proporcional en función del tiempo vivido por cada uno de los beneficiarios con el causante, con un mínimo garantizado del 40% a favor del cónyuge o pareja de hecho conviviente con el causante al fallecimiento.

2.2.- Excepciones al requisito de ser acreedor de pensión compensatoria.

2.2.1.- Separación judicial o divorcio anteriores al 1-1-2008 (Disposición Transitoria 18ª LGSS).

Se exime del requisito de ser la persona beneficiaria acreedora de pensión compensatoria si se dan simultáneamente estos dos requisitos más las circunstancias del beneficiario que detallamos a continuación:

a) Que entre la fecha del divorcio o separación judicial y la fecha del fallecimiento del causante no hayan transcurrido más de 10 años;

b) Que el vínculo matrimonial haya tenido una duración mínima de otros 10 años.

c) Que la persona separada o divorciada no fuera la obligada a pagar dicha pensión compensatoria.

Circunstancias concurrentes del beneficiario:

a) Existencia de hijos comunes del matrimonio o

b) Que tenga una edad superior a los 50 años en la fecha del fallecimiento del causante de la pensión.

Cuantía: La cuantía de la pensión de viudedad resultante se calculará de acuerdo con la normativa vigente con anterioridad a la fecha de entrada en vigor de la Ley 40/2007, de 4-12, de medidas en materia de Seguridad Social.

En cualquier caso, la separación o el divorcio deben de haberse producido con anterioridad a la fecha de la entrada en vigor de la Ley 40/2007, de 4-12, de medidas en materia de Seguridad Social.

Lo dispuesto en esta disposición transitoria será también de aplicación a los hechos causantes producidos entre el 1-1-2008 y el 31-12-2009, e igualmente les será de aplicación lo dispuesto en el artículo 174, apartado 2, de esta Ley.

2.2.2.- Víctimas de malos tratos

El artículo 174.2 LGSS último inciso establece que “en todo caso” las mujeres, aunque no sean acreedoras de pensión compensatoria, que acrediten que eran víctimas de violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio, mediante sentencia firme o archivo de la causa judicial por extinción de la responsabilidad penal por fallecimiento, tendrán derecho a la pensión de viudedad.

En defecto de sentencia, dice expresamente la LGSS, se tomará en consideración la orden de protección dictada a su favor o informe del ministerio fiscal que indique la existencia de indicios de violencia de género y, finalmente, será admisible cualquier otro medio de prueba admitido en Derecho.

2.2.3.- Mayores de 65 años.

También están eximidos del requisito de ser acreedoras de pensión compensatoria a quienes tengan 65 o más años, siempre que, además, no tengan derecho a otra pensión pública y la duración del matrimonio con el causante de la pensión no haya sido inferior a 15 años.

2.3.- Nulidad matrimonial

El artículo 174.2, tercer párrafo, de la LGSS, establece que en caso de nulidad matrimonial, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá al superviviente al que se le haya reconocido el derecho a la indemnización a que se refiere el artículo 98 del Código Civil, siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho en los términos a que se refiere el apartado siguiente.

Dicha pensión será reconocida en cuantía proporcional al tiempo vivido con el causante, sin perjuicio de los límites que puedan resultar por la aplicación de lo previsto para el supuesto de concurrencia de varios beneficiarios.

2.4.- Parejas de hecho

El apartado 3 del artículo 174 LGSS establece el derecho a la pensión de viudedad en caso de parejas de hecho cumpliendo los siguientes requisitos:

a) Alta y cotización conforme al 174.1 LGSS;

b) La persona beneficiaria debe hallarse unida al causante en el momento del fallecimiento;

c) Los ingresos del superviviente durante el año natural anterior al fallecimiento no pueden alcanzar el 50% de la suma de los propios y los del causante en el mismo período o el 25% en caso de inexistencia de hijos comunes con derecho a pensión de orfandad;

No obstante, también se reconocerá derecho a pensión de viudedad cuando los ingresos del sobreviviente resulten inferiores a 1,5 veces el importe del SMI vigente en el momento del hecho causante, requisito que deberá concurrir tanto en el momento del hecho causante de la prestación, como durante el período de su percepción. El límite indicado se incrementará en 0,5 veces la cuantía del SMI vigente por cada hijo común, con derecho a la pensión de orfandad que conviva con el sobreviviente.

La ley establece que se considerará pareja de hecho a efectos de causar pensión de viudedad a la constituida con análoga relación de afectividad a la conyugal, por quienes, no hallándose impedidos para contraer matrimonio, no tengan vínculo matrimonial con otra persona y acrediten, mediante el correspondiente certificado de empadronamiento, una convivencia estable y notoria con carácter inmediato al fallecimiento del causante y con una duración ininterrumpida no inferior a 5 años.

En cuanto a la acreditación de la existencia de pareja de hecho con los requisitos legales exigidos, la ley dice que se hará mediante certificación de la inscripción en alguno de los registros específicos existentes en las CC.AA. o ayuntamientos del lugar de residencia o mediante documento público en el que conste la constitución de dicha pareja.

Tanto la mencionada inscripción como la formalización del correspondiente documento público deberán haberse producido con una antelación mínima de dos años con respecto a la fecha del fallecimiento del causante.

La reciente sentencia del pleno del TC de 11-3-2014 ha declarado nulo el párrafo quinto del artículo 174.3 LGSS, que establecía que en las CC.AA. con Derecho Civil propio, cumpliéndose el requisito de convivencia a que se refiere el párrafo anterior, la consideración de pareja de hecho y su acreditación se llevará a cabo conforme a lo que establezca su legislación específica.

El actual texto del artículo 174.3 proviene de la reforma operada por la Ley 40/1997, de 4-12, de medidas en materia de seguridad social, que reconoció expresamente el derecho a la pensión de viudedad para las parejas de hecho, y otorgaba un plazo improrrogable de 12 meses desde la entrada en vigor de la ley (el 1-1-2008) para solicitar la pensión de viudedad cuando el hecho causante se hubiera producido con anterioridad a la misma.

Dicho plazo ha transcurrido en exceso, habiendo declarado el TS en sentencias dictadas en unificación de doctrina, que …no resulta aplicable la regla general que para las "normales" (a diferencia de la "Pensión de viudedad en supuestos especiales") prestaciones por muerte y supervivencia se contiene, como regla, en el art. 178 LGSS, sobre la imprescriptibilidad del derecho al reconocimiento de las mismas, pues en el supuesto analizado se exige que la pensión especial se solicite en un plazo improrrogable ("de los 12 meses siguientes a la entrada en vigor de esta Ley") para poder acceder a dicha especial pensión. (Sentencias del TS 13-6-2012, 27-3-2013 o 26-9-2013).

Las recientes sentencias de la sala segunda del TC de 7-4-2014 resuelven las cuestiones de inconstitucionalidad números 6589-2011, 5800-2011 y 7142-2013, planteadas en relación con la constitucionalidad del precepto legal que, a los efectos del reconocimiento de la pensión de viudedad, exige la previa inscripción registral de la pareja de hecho o su constitución en documento público y sobre la constitucionalidad del precepto legal que, a los efectos del reconocimiento de la pensión de viudedad de las parejas de hecho, establece el requisito de que sus integrantes no tengan vínculo matrimonial con otra persona, declarando que tal precepto (párrafo cuarto del artículo 174.3 LGSS en los incisos relativos a la ausencia de vínculo matrimonial con otra persona y constitución de la pareja de hecho) no violan el derecho a la igualdad ante la ley y son constitucionales.

La sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 8-12-2009 condenó a España a abonar la cantidad de 75.412,56 euros en concepto de daños y perjuicios, gastos y costas, a una mujer, casada por el rito gitano, a la que se le había denegado la pensión por no constituir un matrimonio conforme a la legislación española.

Hay que tener en cuenta que la interesada había solicitado la pensión con anterioridad a la reforma de la LGSS de diciembre de 2007 que concedía dicha pensión para las parejas de hecho y, además, en su momento, conforme a la legislación española no habría podido contraer matrimonio distinto al canónico.

La demandante redujo la cuantía de su solicitud de indemnización, a la vista de la concesión de la pensión de viudedad desde el 1-1-2007 por aplicación de la Disposición Adicional 3ª de la Ley 40/2007, de 4-12 de 2007, de Medidas relativas a la Seguridad Social, en tanto que pareja de hecho.

A la luz de dicha regulación, los matrimonios por el rito gitano podrán obtener la pensión de viudedad como parejas de hecho siempre que cumplan los requisitos previstos para este caso.

Asimismo, el auto del TS de 23-10-2013 inadmite el recurso de casación interpuesto por la demandante de pensión de viudedad, establece la falta de contradicción entre la sentencia recurrida y la del TEDH de 8-12-2009 mencionada, estableciendo que:

En la sentencia recurrida no se discute el derecho de las parejas de hecho a causar pensión de viudedad, sino el cumplimiento de un determinado requisito formal para acceder a la pensión, mientras que lo debatido en la sentencia de contraste es si la inexistencia de matrimonio -o de sus efectos civiles- al haberse celebrado por el rito gitano significa un trato discriminatorio por razones religiosas al no reconocerse pensión de viudedad al cónyuge sobreviviente.

En este punto el Tribunal opina que no podía obligarse a la demandante a casarse legalmente según el derecho canónico sin vulnerar entonces su libertad religiosa, además de que pondera otras circunstancias como la buena fe de los contrayentes, equiparable al reconocimiento de pensión en los supuestos de nulidad matrimonial sin mala fe cuando el superviviente no haya contraído nuevas nupcias.

3.- Selección de jurisprudencia.

1. Sentencias del TS de 18-9-2013 y 1-4-2014 sobre que la persona divorciada o separada sea acreedora de la pensión compensatoria, no perceptora, sino que tenga reconocido el derecho al percibo de la pensión compensatoria.

2. La sentencia del TS de 29-1-2014 cambia la doctrina en relación con el concepto de pensión compensatoria a efectos de pensión de viudedad, admitiendo que el cónyuge supérstite acceda a la prestación siempre que sea acreedor de cualquier suma periódica a costa del causante, sea cuál sea la denominación dada en su atribución a dicha suma y con independencia, incluso, de su naturaleza jurídica.

3. Sentencia del TS de 26-9-2013 sobre la fecha, y a sus consecuencias derivadas, en que deba efectuarse la solicitud de la "Pensión de viudedad en supuestos especiales" prevista en la DA 3ª de la Ley 40/2007 de 4-12, de medidas en materia de Seguridad Social (BOE 5-12-2007), para las parejas de hecho que reúnan determinadas condiciones cuando se hubiere producido el hecho causante con anterioridad a la entrada en vigor (el 1-1-2008, conforme a lo establecido en su DF 6ª).

4. Sentencias de la sala segunda del TC de 7-4-2014, declarando la constitucionalidad de los incisos relativos a la ausencia de vínculo matrimonial con otra persona y constitución de la pareja de hecho del artículo 174.3 párrafo cuarto de la LGSS.

5. Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 8-12-2009.