LA PIRENAICA DIGITAL

PAGINA DE LA CLASE OBRERA


PENSIÓN DE VIUDEDAD Y PAREJAS DE HECHO: EJEMPLO PRÁCTICO


Seguir a @PIRENAICADIGITA


PENSIÓN DE VIUDEDAD Y PAREJAS DE HECHO: EJEMPLO PRÁCTICO

reformalaboral.blogsiga.net

1). Alex y Adri viven en pareja, libres, desde hace 6 años y emancipados de los convencionalismos sociales. No hay ningún poder del Estado que les obligue a manifestar su mutuo afecto y no necesitan papeles ni ataduras para quererse. No tienen hijos. Alex gana 30.000 euros al año y Adri 26.000 euros. Ambos están de alta o situación asimilada en la Seguridad Social y han completado un periodo de cotización de 500 días, dentro de un periodo ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores a la fecha de la defunción.

Si uno de los dos fallece sin registrar su unión, no tendrán derecho a la pensión de viudedad, salvo que vivan en una comunidad autónoma con derecho civil propio y criterios amplios de reconocimiento de la condición de pareja de hecho. En ese caso, el superviviente lo mismo piensa en dejar lo del amor libre y las ataduras a un lado y pedir que el Estado le reconozca sus ataduras como unión estable a efectos de pensión, con lo que sería aplicable el párrafo siguiente.

Si su desprecio a la capacidad de control del Estado es limitada, y se registraron hace más de dos años como pareja de hecho, tampoco tendrán derecho a la pensión de viudedad. Para tener derecho a pensión, el sobreviviente tendría que ganar menos del 25 % de los ingresos de los dos juntos, que no es el caso de nuestra pareja. O sea, si uno ganase 50.000 euros al año y el otro 16.000 euros, los ingresos comunes ascenderían a 66.000 euros, el 25 % son 16.500 euros, y así el que ganase 16.000 euros sí tendría derecho a la pensión de viudedad.

Si, -como los papeles eran los mismos y, como a sus padres les hacía ilusión una boda aunque fuese descafeinada-, fueron un par de mañanas de escapada al juzgado para culminar con un matrimonio civil, fallezca el que fallezca tienen la pensión asegurada. Si están a la última moda legislativa, el matrimonio ante notario surtirá el mismo efecto, ya que, como el canónico, es una forma de matrimonio civil, y por tanto también son viudos.

2). Alex y Adri viven en pareja libres desde hace 6 años y emancipados de los convencionalismos sociales. No hay ningún poder del Estado que les obligue a manifestar su mutuo afecto y no necesitan papeles ni ataduras para quererse. Tienen un hijo común menor de edad. Alex gana 30.000 euros al año y Adri 26.000 euros. Ambos están de alta o situación asimilada en la Seguridad Social y han completado un periodo de cotización de 500 días, dentro de un periodo ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores a la fecha de la defunción.

Si uno de los dos fallece sin registrar su unión, no tendrán derecho a la pensión de viudedad, salvo que vivan en una comunidad de las que tiene capacidad para legislar sobre derecho civil (Galicia, País Vasco, Cataluña, Aragón, Navarra) y su ley de uniones de hecho no les obligue a pasar por un registro teniendo hijos en común. Por ejemplo, a día de hoy, si Alex y Adri viviesen en Navarra, una comunidad autónoma con criterios amplios de reconocimiento, el superviviente lo mismo piensa en dejar lo del amor libre y las ataduras a un lado y pedir que se le reconozca como unión estable a efectos de pensión, con lo que sería aplicable el párrafo siguiente.

Si su desprecio a la capacidad de control del Estado es limitada, y se registraron como pareja de hecho hace más de dos años, habrá pensión de viudedad si fallece Alex. Si fallece Adri, Alex no tiene derecho a pensión. Y ello porque con un hijo común con derecho a orfandad, la viudedad solo tiene derecho a pensión si los ingresos de la viuda/o durante el año natural anterior no alcanzaron el 50 % de la suma de los propios y de los del causante habidos en el mismo periodo. En este caso el 50 % de 56.000 euros son 28.000 euros y solo Adri gana menos de esa cantidad.

Si, -como los papeles eran los mismos y ya que a sus padres les hacía ilusión una boda aunque fuese descafeinada-, fueron un par de mañanas de escapada al juzgado para culminar con un matrimonio civil, fallezca el que fallezca tienen la pensión asegurada. Si están a la última moda legislativa, el matrimonio ante notario surtirá el mismo efecto, ya que, como el canónico, es una forma de matrimonio civil, y por tanto también son viudos.

3). La viudedad en pareja de hecho registrada será automática, como excepción, si los ingresos del sobreviviente fuesen inferiores a 1,5 veces el importe del SMI vigente en el momento del fallecimiento (13.620,6 euros para el 2016) y se mantienen en ese nivel tanto en el momento del hecho causante de la prestación como durante el periodo de su percepción. El límite se incrementa en 0,5 veces la cuantía del SMI vigente por cada hijo común, siempre que tenga derecho a la pensión de orfandad y  conviva con el sobreviviente.

4). El único límite para la pensión de viudedad de un matrimonio civil se puso en el año 2007: que uno de los contrayentes fallezca antes de que lleven un año casados, debido a una enfermedad común que ya tuviera el finalmente difunto antes de casarse y no tengan hijos comunes. Si antes del matrimonio pudieran entrar en el supuesto de pareja de hecho, se suman ambas situaciones. Si superan los 2 años de convivencia, vuelven a tener derecho a la pensión de viudedad. Esto se hizo porque el fraude típico era casarse con un pariente lejano o amigo moribundo con la idea de resultar beneficiario de la pensión. Por eso, la ley protege a quien tuvo la mala suerte de enfermar después, a los supuestos de muerte accidental y a los que siendo pareja de hecho anteriormente intentan mejorar su situación cuando se ven con la enfermedad en la puerta.

El Tribunal Supremo ha declarado reiteradamente (aunque con votos particulares que defienden otra postura) que no se trata de una discriminación entre situaciones jurídicas iguales. La prestación de viudedad no es un derecho, es una prestación a la que se tiene derecho con requisitos concretos, y en la que cabe la pareja de hecho solo en circunstancias concretas.