LA PIRENAICA DIGITAL

NOTICIAS LABORALES Y DE SEGURIDAD SOCIAL


RECOMENDACIÓN (UE) 2021/402 DE LA COMISIÓN DE 4-3-2021


SUBCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS DE LA PIRENAICA, ENVIANDO TU DIRECCIÓN DE CORREO -->

Seguir a @PIRENAICADIGITA


RECOMENDACIÓN (UE) 2021/402 DE LA COMISIÓN DE 4-3-2021 SOBRE UN APOYO ACTIVO EFICAZ PARA EL EMPLEO TRAS LA CRISIS DE LA COVID-19 (EASE) (DOUE 8-3)

LA COMISIÓN EUROPEA HA ADOPTADO LA PRESENTE RECOMENDACIÓN:

1. A la vista de los desafíos del mercado laboral derivados de la pandemia de COVID-19, de la transición en curso de los sectores en declive a las actividades económicas con mayor potencial de crecimiento y valor estratégico en el marco de las transiciones ecológica y digital, y del cambio demográfico, los Estados miembros deben promover una recuperación generadora de empleo, fomentar el desarrollo de capacidades y apoyar a las personas en su transición a nuevos puestos de trabajo de calidad, de acuerdo con las siguientes directrices:

Paquetes de medidas coherentes para apoyar las transiciones en el mercado laboral

2. Los Estados miembros deben elaborar paquetes de medidas coherentes, que combinen medidas temporales y permanentes, para abordar los desafíos del mercado laboral provocados por la pandemia y llevar a cabo con éxito las transiciones ecológica y digital.

3. Estos paquetes de medidas deben incluir los tres componentes desarrollados en la presente recomendación:

i) incentivos a la contratación y a la transición y apoyo al emprendimiento;

ii) oportunidades de perfeccionamiento y reciclaje y medidas de apoyo;

iii) mayor apoyo por parte de los servicios de empleo a las transiciones laborales. En lo sucesivo, se denominarán medidas EASE. En particular, estas medidas deben:

- complementarse con la aplicación de las recomendaciones específicas por país adoptadas por el Consejo en el marco del Semestre Europeo;

- basarse en una identificación de las necesidades en materia de capacidades y de la posible escasez de profesionales cualificados en todos los sectores económicos, en particular los ecosistemas industriales definidos por el «nuevo modelo de industria para Europa», a fin de identificar aquellos que tengan el mayor potencial de creación de empleo de calidad, y facilitar la transición a una economía climáticamente neutra, eficiente en el uso de recursos y circular, en consonancia con el Pacto Verde Europeo.

- incluir un enfoque específico en las transiciones ecológica y digital, basado también en los desafíos y oportunidades identificadas en los planes nacionales de energía y clima, y en los grupos en situación de desventaja o infrarrepresentados en el mercado laboral, en particular los jóvenes y las mujeres.

4. Los Estados miembros deben animar a los empresarios y a los representantes de los trabajadores a anticipar las necesidades de capital humano, especialmente mediante diagnósticos conjuntos, apoyo personalizado a los trabajadores y asociaciones externas de apoyo a los trabajadores, de conformidad con el Marco de Calidad de la UE para la Anticipación del Cambio y la Reestructuración.

5. Los Estados miembros deben apoyarse en el diálogo social e implicar a los interlocutores sociales en el diseño, la aplicación y la evaluación de las políticas que diseñen para abordar los desafíos del mercado laboral provocados por la crisis de la COVID-19.

i) Incentivos a la contratación y a la transición y apoyo al emprendimiento

6. Los Estados miembros deben utilizar los incentivos a la contratación y a la transición para promover la creación de empleo de calidad y apoyar la empleabilidad de los trabajadores, y acompañar las transiciones en el mercado laboral desde los sectores en declive hacia los sectores en expansión, en particular a los sectores ecológico y digital. Estos regímenes deben ser específicos y temporales, con una reducción gradual de las ayudas a lo largo del tiempo, e incorporar las salvaguardias adecuadas para garantizar que los puestos de trabajo de nueva creación son viables y se mantienen una vez finalizados los incentivos. Por lo general, también deben incluir un fuerte componente de formación pertinente para el mercado laboral y tener en cuenta la dimensión regional de las necesidades de ese mercado, cuando proceda.

7. Los Estados miembros deben introducir o reforzar los regímenes de ayuda a la formación de aprendices y las prácticas remuneradas, en particular en las microempresas, pequeñas y medianas empresas, y en aquellos sectores que sufren una especial escasez de capacidades. Estos regímenes deben incluir un fuerte componente de formación y estar sujetos a un seguimiento y evaluación, y ofrecer una vía para la integración estable en el mercado laboral. El apoyo debe estar vinculado a los marcos pertinentes que fomenten la calidad del empleo, como el Marco Europeo para una formación de Aprendices de Calidad y Eficaz o el marco de calidad para los períodos de prácticas.

8. Los Estados miembros deben apoyar subvenciones, préstamos y capital para empresas emergentes a fin de promover el emprendimiento, junto con un mejor acceso a la protección social para los trabajadores por cuenta propia. Las medidas deben combinar el apoyo financiero y no financiero a los emprendedores, a los que vuelven a empezar y a los emprendedores potenciales. Debe diseñarse de manera inclusiva un apoyo personalizado para aquellas personas de grupos infrarrepresentados y desfavorecidos, así como para los proyectos sociales, ecológicos y digitales.

ii) Oportunidades de perfeccionamiento y reciclaje y medidas de apoyo

9. Los Estados miembros deben poner en marcha estrategias generales de capacitación para los distintos sectores económicos y ecosistemas, y para ello deben apoyar la cooperación entre empresas, interlocutores sociales, instituciones de educación y formación, servicios públicos de empleo y otras partes interesadas pertinentes, a lo largo de todos los ecosistemas industriales y las cadenas de valor o regiones, en consonancia con el Pacto por las Capacidades, así como facilitar la movilidad intersectorial y geográfica, también con la perspectiva de posibilitar la transición verde y digital.

10. Los Estados miembros deben elaborar información estratégica actualizada sobre el mercado laboral y las capacidades, especialmente a escala regional, transfronteriza y sectorial, con vistas a servir de base a los programas educativos y formativos y apoyar a los servicios públicos de empleo. La información estratégica sobre las capacidades debe ser ampliamente accesible para las personas y las partes interesadas pertinentes.

11. Los Estados miembros deben garantizar que la oferta de educación y formación responde a las necesidades del mercado laboral. En particular, los programas de educación y formación profesiones (EFP) deben ofrecer una combinación equilibrada de capacidades y competencias profesionales y crear oportunidades de aprendizaje en el trabajo y de prácticas, con especial atención a los jóvenes. Los cursos breves, más ajustados a las necesidades de los profesionales en activo, pueden facilitar trayectorias profesionales flexibles, especialmente para las personas mayores.

12. Los Estados miembros deben conceder a los adultos, independientemente de su situación actual en el mercado laboral, derechos de formación y orientación de calidad, con vistas a satisfacer sus necesidades profesionales futuras. La combinación, cuando sea posible, de estos derechos con un permiso de formación retribuido puede maximizar su potencial.

13. Los Estados miembros deben reforzar las capacidades de reconocimiento y validación del aprendizaje y la experiencia adquiridos fuera de la educación y formación formales para garantizar que los trabajadores puedan informar a los posibles empleadores sobre sus capacidades, lo que promoverá una redistribución eficiente de los trabajadores, de conformidad con la Recomendación del Consejo de 2012 sobre la validación del aprendizaje no formal e informal, y su evaluación de 2020. En este contexto, los microcredenciales pueden facilitar la portabilidad y el reconocimiento de los resultados del aprendizaje adquiridos durante cursos breves o experiencias de aprendizaje.

iii) Mayor apoyo por parte de los servicios de empleo a las transiciones laborales

14. Los Estados miembros deben ofrecer un apoyo personalizado a los demandantes de empleo que incluya asesoramiento, orientación y tutoría, una evaluación y validación de capacidades, la asistencia en la búsqueda de empleo, el apoyo al emprendimiento y la derivación a los servicios sociales cuando sea necesario. Debe prestarse especial atención a los jóvenes, en particular a aquellos que se incorporan al mercado laboral, así como a combatir el sesgo de género y otras formas de discriminación.

15. Los Estados miembros deben ofrecer apoyo a los trabajadores afectados por las reestructuraciones empresariales, en estrecha colaboración con las empresas en búsqueda de capacidades y mano de obra adicionales. Este apoyo podría incluir trayectorias profesionales personalizadas, dotarles de las capacidades necesarias para transferirse a otros puestos de trabajo dentro de la misma empresa, planes de reempleo, o una formación externa o la colocación en otras empresas, junto con la facilitación de la movilidad transfronteriza y la promoción del reconocimiento o la validación de las capacidades.

16. Los Estados miembros deben garantizar que los servicios públicos de empleo disponen de las capacidades operativas necesarias para prestar directamente, o contribuir de otro modo, a la prestación de las distintas formas de apoyo mencionadas anteriormente. Deben fomentarse las actividades de divulgación de los servicios públicos de empleo, con especial atención a los jóvenes inactivos o desempleados de larga duración a los que es difícil llegar, en cooperación con los servicios sociales.

Posibilidades de financiación, seguimiento y elaboración de informes

17. Los Estados miembros deben dedicar los recursos adecuados a la financiación de las medidas EASE, al tiempo que garantizan que no existe una doble financiación de las medidas financiadas con cargo a los programas e instrumentos de la Unión. Los Estados miembros deben garantizar que las medidas de apoyo están diseñadas para cumplir con las normas sobre las ayudas estatales, cuando proceda.

18. Los Estados miembros deben hacer un uso pleno del apoyo disponible a escala de la Unión procedente de los Fondos Estructurales, en particular el Fondo Social Europeo Plus (FSE+) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), del Fondo de Transición Justa, el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG), la Ayuda a la Recuperación para la Cohesión y los Territorios de Europa (REACT-EU), la Reserva de Adaptación al Brexit y el Instrumento de Apoyo Técnico, para diseñar y ejecutar las medidas EASE.

19. Los Estados miembros deben incluir las medidas EASE in los planes de recuperación y resiliencia, presentados a la Comisión para recibir apoyo con cargo al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR). De conformidad con las condiciones establecidas en el marco jurídico del MRR, la subvencionabilidad de estas medidas dependerá, entre otros criterios, de su adecuación al alcance y los objetivos del Mecanismo, su contribución a dar respuesta a los desafíos identificados en las recomendaciones específicas por país adoptadas por el Consejo en el marco del Semestre Europeo y su complementariedad y coordinación con otros programas e instrumentos de la Unión, con vistas a hacer un uso pleno y óptimo del apoyo disponible.

20. Los Estados miembros deben supervisar y evaluar las medidas EASE, de forma que puedan desarrollarse más políticas e intervenciones basadas en datos contrastados, que garanticen un uso eficiente de los recursos y un rendimiento positivo de la inversión, e informar a través de los marcos existentes sobre las experiencias y los avances en la promoción del empleo y el apoyo a las transiciones profesionales.

Hecho en Bruselas, el 4 de marzo de 2021.

Ver Recomendación (UE) 2021/402 de la Comisión de 4-3-2021 -> https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:32021H0402&from=ES